try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

AGORAFOBIA Y PÁNICO. Génesis y mantenimiento: Ansiedad elevada e Hiperventilación



AGORAFOBIA Y PÁNICO.
Arturo Bados López
5 de diciembre de 2005 (universidad de Barcelona)

GÉNESIS Y MANTENIMIENTO:

ANSIEDAD ELEVADA
Los eventos estresantes –según su tipo, frecuencia, intensidad, persistencia, predecibilidad y controlabilidad– en conjunción con ciertas características personales (estrategias ineficaces de afrontamiento y resolución de problemas, percepción de falta de control sobre los acontecimientos, sistema nervioso autónomo lábil), producen, en mayor o menor medida, activación fisiológica y, según los casos, ansiedad elevada. El grado de apoyo social también influye en la fuerza de esta respuesta. Desde una perspectiva del momento actual, los ataques de pánico suelen surgir en el contexto de una ansiedad tónica elevada.
Se ha dicho que un periodo de ansiedad persistente o generalizada precede en muchos casos a la aparición de los episodios de ansiedad o ataques de pánico. Bajo estas condiciones de ansiedad, aumenta o se mantiene la activación fisiológica a través de la hiperventilación o de otros mecanismos, ya sean internos (fisiológicos y cognitivos) o externos (medicación, alcohol, dieta). En cambio, según otros autores, la ansiedad generalizada aparece después de los ataques de pánico, pero no antes. Una hipótesis plausible es que la ansiedad generalizada puede facilitar la aparición inicial de los episodios de ansiedad o ataques de pánico y a su vez estos contribuir al mantenimiento de la anterior. Según los casos, se ha detectado que la ansiedad generalizada sigue o precede a la primera aparición de los episodios de ansiedad o ataques de pánico.

HIPERVENTILACIÓN
La hiperventilación puede surgir bajo condiciones de estrés o ansiedad y facilitar la activación fisiológica. Ahora bien, la hiperventilación por sí sola no produce ansiedad intensa o pánico, sino que es necesario además que las sensaciones corporales inducidas por la hiperventilación sean percibidas como displacenteras e interpretadas como señal de peligro y el grado de control percibido sobre las sensaciones debe ser bajo. Aunque la hiperventilación puede jugar un papel en los ataques de pánico, no constituye un factor ni necesario ni suficiente y según autores como Garssen, Buikhuisen y van Dyck (1996) no parece ser muy importante. La hiperventilación puede verse como uno de los posibles índices de la activación fisiológica, aunque, según los casos, también puede ser una de las posibles explicaciones para algunos de los componentes fisiológicos de la agorafobia y/o un factor agravante de los síntomas somáticos debidos a otras causas.

Volver al índice principal de ¨AGORAFOBIA Y PÁNICO¨