try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Alexitimia como constructo desarrollado por la observación clínica



El término alexitimia fue acuñado e introducido por Peter Sifneos en 1972, a partir de las raíces griegas a privativa –sin—, lexis, palabra y thimos, afecto (sin palabras para los afectos). El acto de nombrar algo: un objeto, un ser vivo, un acontecimiento, un fenómeno, implica conocerlo para poder reconocerlo después. Es frecuente que se piense que lo que se nombra se corresponda con una porción (un “segmento”, diría Eco), de la realidad, entendida ésta como aquello que existe u ocurre fuera de nosotros; sin embargo los seres humanos, quienes tenemos el privilegio de nombrar, hemos asignado nombres tales como dragones, íncubos, serafines, a seres inexistentes; ovnis, a fenómenos disímbolos que se pretende son naves espaciales; telequinesia, al supuesto fenómeno de mover cosas a distancia sin otra fuerza que la voluntad de un individuo especialmente dotado. En suma, poner nombres no significa necesariamente que lo nombrado exista en realidad, en el ejercicio científico suele llamarse constructo a un concepto descriptivo o explicativo de un fenómeno o proceso cuya naturaleza o mera existencia no había sido identificada ni dilucidada con antelación, y que con frecuencia forma parte de hipótesis mas amplias.
Esto viene a cuento debido a que alexitimia es un constructo desarrollado a partir de la observación clínica de personas que muestran incapacidad para identificar en sí mismas el componente afectivo de las emociones, y por tanto incapacidad de expresarlas verbalmente.
En un principio las personas a quienes se identificó como alexitímicas fueron pacientes que sufrían trastornos psicosomáticos, en el transcurso de los años se le ha relacionado con dependencia a sustancias, con trastornos de la conducta alimentaria, personalidad antisocial y trastorno por estrés postraumático. Debe subrayarse que la alexitimia no aparece en las clasificaciones psiquiátricas, y no es un constructo generalmente aceptado, pero ha demostrado tener valor heurístico puesto que ha dado lugar a numerosas investigaciones.