try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Algunos casos de mujeres histéricas psicoanalizadas por Freud: Isabel R., joven de 24 años



MUJERES HISTÉRICAS PSICOANALIZADAS POR FREUD

Rosa Sos Peña

Departamento de Psicología Básica, Clínica y Psicobiología,

Universitat Jaume I, Castellón

Algunos casos de mujeres histéricas psicoanalizadas por Freud

Isabel R., joven de 24 años

En el año 1892, un colega le envió a Isabel R. que presentaba un caso de histeria,

no padecía enfermedad orgánica de carácter grave, aunque, desde hacía dos años, sufría

dolores de piernas y molestias para caminar. Ella era la pequeña de tres hermanas y vivió su

juventud en una casa de Hungría, se mostraba psíquicamente normal y era inteligente. Sin

embargo, su dolencia le retiraba de la relación social, también su madre estaba aquejada de

la vista y de varias enfermedades nerviosas, aunque ella le tenía mucho cariño a su padre.

Un día, su padre se desplomó al suelo, aunque había silenciado su dolencia

cardiaca crónica a todos. Isabel se ocupó de atenderle y cuidarle durante un año y medio

de enfermedad. Después de su muerte, se produjo un gran vacío en aquella familia formada

por cuatro mujeres. Ella anhelaba que su familia recuperara la dicha pasada y con ese fin, se

consagró a atender a su madre con toda dedicación. Al concluir el año de duelo, la hermana

mayor contrajo matrimonio con un hombre muy ingenioso y trabajador, pero era ambicioso

y no se preocupaba por su madre. Poco después, ambos se desplazaron a una ciudad

apartada de Austria, acrecentando con ello el aislamiento de su madre. Afortunadamente,

el matrimonio de su otra hermana parecía ser más conveniente para la familia. Su nuevo

cuñado era de mayor sensibilidad, se comportaba de manera muy considerada. El conocerle

hizo que Isabel de nuevo confiara en el matrimonio. Al poco tiempo, ellos tuvieron un hijo.

Por esa época, a su madre le realizaron una grave intervención quirúrgica que resultó

muy eficaz. Las tres familias se reencontraron en una estación estival, fue allí donde Isabel

padeció las primeras molestias en las piernas con gran fuerza. Tras lo cual, los médicos le

recomendaron que se desplazara al Balneario de Gastein, para un tratamiento de aguas, al

que viajó con su madre. En aquella temporada, la segunda hermana estaba embarazada de

nuevo, siendo su salud muy delicada. Cuando apenas había trascurrido dos semanas en el

balneario, recibieron el aviso de que tenían que volver, debido a que la hermana estaba muy

grave. Enseguida regresaron, pero fue un tremendo viaje, en el que Isabel soportó muchas

molestias en las piernas, junto a la gran preocupación por su hermana. Los temores fueron

confirmados, desgraciadamente su hermana había fallecido ya por una enfermedad cardiaca.

El método que utilizó Freud en su tratamiento no fue la hipnosis, ya que no conseguía

hipnotizarla, tuvo que aplicar la asociación libre. La cual consistía en el descubrimiento y

supresión por capas sucesivas del material psíquico patógeno. Isabel había establecido una

conexión a través de sus emociones psíquicas y los dolores corporales que, eventualmente,

había sufrido en ese momento y utilizaba a partir de entonces en su vida mnésica, la sensación

somática como representación de la psíquica.

El procedimiento consistía en que la paciente se tumbaba en un diván con los ojos

cerrados, a continuación Freud aplicaba sus manos sobre la frente y le sugería manifestarle sin

limitación alguna, aquello que apareciera en su memoria cuando le ejerciera presión sobre

su cabeza. Ella empezó explicando su amistad con un joven que terminó por la enfermedad

de su padre. Pero después de su muerte, el joven ya no quería nada con ella. En cada sesión

se trabajaban los motivos de dolor hasta desvanecerlos.

Entre los sucesos que hacían doloroso el caminar, estaba el que ocurrió durante

un paseo, en el que anduvo con varios familiares a lo largo de su estancia en la estación

veraniega. Hacía un día espléndido y ella se mostró animada cuando le sugirieron salir

a pasear. Finalmente, caminó con su cuñado, aunque al principio se negaba a pasear,

pues su mujer no estaba atendida, pero al final la siguió. Tras su retorno se le manifestaron

los síntomas, el imaginar acerca de su soledad y la felicidad conyugal de su hermana le

resultaba doloroso. Otro acontecimiento cercano al anterior, se refería a un día en que Isabel

salió, como en otras ocasiones, hasta una colina, desde donde se avistaba un magnifico

paisaje. Se colocó sobre una piedra y le aparecieron unas ideas a la mente acerca de su

soledad y la fortuna de la familia. Entonces le surgió la ilusión de ser tan dichosa como lo era

la hermana, de ese paseo retorno con muchas molestias. Luego, ante el lecho de muerte de

la hermana, le sobrevino el pensamiento acerca de que él cuñado estaba libre y ella podía,

por fin ser su mujer.

Ella no tenía clara conciencia de sus sentimientos amorosos, Freud se lo explicó a

la madre de Isabel, la cual no creyó conveniente decirle nada a él, pues no tenía seguridad

de su respuesta. Por el verano se concluyó el tratamiento, ella se encontraba mejor y ya no

sentía dolores físicos, su curación fue muy buena, a pesar de que las relaciones del cuñado

con la familia continuaron sin cambios. Posteriormente, Isabel contrajo matrimonio con un

hombre extranjero.

Volver a índice principal de "MUJERES HISTÉRICAS PSICOANALIZADAS POR FREUD"

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.