try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Anna Freud. AMPLIACIÓN DEL ÁMBITO DEL ANÁLISIS: LOS PROBLEMAS DE LOS PEQUEÑOS PACIENTES



Anna Freud. Extensión del alcance del psicoanálisis: la psicología del yo

AMPLIACIÓN DEL ÁMBITO DEL ANÁLISIS: LOS PROBLEMAS DE LOS PEQUEÑOS PACIENTES

Al extender la técnica psicoanalítica de la reconstrucción de los sucesos de la niñez en los adultos a la exploración directa de las historias de vida de los niños .tal como las vivían, Anna Freud pronto hizo dos descubfimientos. Los pequeños pacientes suelen ser espíritus libres exuberantes, pero indolentes para la asociación libre. Como era de esperar, no es una empresa prometedora el uso de la disciplinada técnica verbal analítica en niños pequeños con vocabularios exiguos y limitadas habilidades verbales. Además, a diferencia de los adultos, los pequeños pacientes, por lo general, no consideran que necesiten ayuda, no comprenden el papel de un psicoanalista y sólo asisten a tratamiento por los ruegos o las órdenes de los padres. Dado que el psicoanálisis tradicional requería el compromiso intelectual y emocional de los pacientes con su tratamiento, tener a niños como pacientes constituía un desafío formidable (A. Freud, 1927, p. 6; 1945, p. 8).

¿Cómo se decide que un niño requiere psicoanálisis? Un punto de vista, representado por otros expertos en el análisis infantil en las décadas de 1920 y 1930, era que cualquier niño con alguna alteración emocional o intelectual se beneficiaría del tratamiento psicoanalítico. En ese mismo periodo, Anna Freud era de la opinión de que el psicoanálisis sólo estaba indicado para los niños cuyo desarrollo posterior era obstaculizado por una verdadera neurosis infantil (A. Freud, 1927).

Luego de una considerable experiencia, Anna Freud conceptualizó los criterios para el tratamiento de los niños.

En el caso de los pacientes adultos, la gravedad de una alteración neurótica es indicada por la magnitud del daño a sus capacidades para llevar una vida con amor libre de conflictos y para realizar un trabajo productivo y satisfactorio (A. Freud, 1945, p. 15). Esos criterios no pueden aplicarse a los niños. La niñez implica desarrollo cognitivo, emocional y conductual:

En la niñez hay un solo factor de tal importancia que su deterioro por una neurosis exige acción inmediata, a saber: la capacidad de un niño para desarrollarse, para no quedar fijado en alguna etapa del desarrollo antes de que haya concluido el proceso de maduración (A. Freud, 1945, p. 17).

Las exigencias de los pacientes infantiles a cuyos procesos inconscientes no se tenía acceso mediante los procedimientos estrictamente verbales hicieron necesario ampliar la teoría para abarcar los hechos del cambio en la niñez. El cambio de los tratamientos para la patología declarada a la terapia para los problemas transitorios del desarrollo necesitaba que la teoría cambiara su foco de atención (A. Freud, 1968). Por consiguiente, el criterio para evaluar la necesidad de dar tratamiento analítico a un niño ya no era la presencia de síntomas neuróticos explícitos. La amenaza de fijación en alguna fase del desarrollo se convirtió en un indicador suficiente que justificaba la intervención analítica.

Volver a "Anna Freud. Extensión del alcance del psicoanálisis: la psicología del yo"

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.