try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Viktor Frankl: Añoranza de soledad

  • user warning: Table './temascom_article/captcha_sessions' is marked as crashed and should be repaired query: INSERT into captcha_sessions (uid, sid, ip_address, timestamp, form_id, solution, status, attempts) VALUES (0, 'ojc32r3pgg1d51f9vhel2trun0', '35.175.191.168', 1571802987, 'forward_form', '645cea9dc5660c2fb6ac20d8da9ee7ae', 0, 0) in /home/temasfo/public_html/psicopsi.com/sites/all/modules/captcha/captcha.inc on line 99.
  • user warning: Table './temascom_article/captcha_sessions' is marked as crashed and should be repaired query: UPDATE captcha_sessions SET token='856512007be03c1acd21cdd0fc674a5c' WHERE csid=0 in /home/temasfo/public_html/psicopsi.com/sites/all/modules/captcha/captcha.module on line 216.
  • user warning: Table './temascom_article/captcha_sessions' is marked as crashed and should be repaired query: SELECT status FROM captcha_sessions WHERE csid = 0 in /home/temasfo/public_html/psicopsi.com/sites/all/modules/captcha/captcha.inc on line 129.
  • user warning: Table './temascom_article/captcha_sessions' is marked as crashed and should be repaired query: SELECT status FROM captcha_sessions WHERE csid = 0 in /home/temasfo/public_html/psicopsi.com/sites/all/modules/captcha/captcha.inc on line 129.
  • user warning: Table './temascom_article/captcha_sessions' is marked as crashed and should be repaired query: UPDATE captcha_sessions SET timestamp=1571802987, solution='eeFeE' WHERE csid=0 in /home/temasfo/public_html/psicopsi.com/sites/all/modules/captcha/captcha.inc on line 111.


Añoranza de soledad

Cierto que había veces en que era posible —y hasta necesario— mantenerse alejado de la multitud. Es bien sabido que una vida comunitaria impuesta, en la que se presta atención a todo lo que uno hace y en todo momento, puede producir la irresistible necesidad de alejarse, al menos durante un corto tiempo. El prisionero anhelaba estar a solas consigo mismo y con sus pensamientos. Añoraba su intimidad y su soledad. Después de mi traslado a un llamado "campo de reposo", tuve la rara fortuna de encontrar de vez en cuando cinco minutos de soledad. Tras el barracón de suelo de tierra en el que trabajaba y donde se hacinaban unos 50 pacientes delirantes, había un lugar tranquilo junto a la doble alambrada que rodeaba el campo. Allí se había improvisado una tienda con unos cuantos postes y ramas de árboles para cobijar media docena de cadáveres (que era la cuota diaria de muertes en el campo). Había también un pozo que llevaba a las tuberías de conducción de agua. Siempre que no eran necesarios mis servicios solía sentarme en cuclillas sobre la tapa de madera de este pozo, contemplando el florecer de las verdes laderas y las lejanas colinas azuladas del paisaje bávaro, enmarcado por las mallas de la alambrada de púas. Soñaba añorante y mis pensamientos vagaban al norte, al nordeste y en dirección a mi hogar, pero sólo veía nubes. No me molestaban los cadáveres próximos a mí, hormigueantes de piojos; sólo las pisadas de los guardias, al pasar, me despertaban de mis sueños; o, a veces, una llamada desde la enfermería o para recoger un nuevo envío de medicinas para mi barracón, envío consistente en cinco o diez tabletas de aspirina, para 50 pacientes y varios días. Las recogía y luego hacía mi ronda, tomándole el pulso a los pacientes y suministrándoles media tableta si se trataba de casos graves. Pero los casos desahuciados no recibían medicinas. No les hubieran ayudado y, además, habrían privado de ellas a los que todavía tenían alguna esperanza. Para los enfermos leves no tenía más que unas palabras de aliento. Así me arrastraba de paciente en paciente, aunque yo mismo me encontraba exhausto y convaleciente de un fuerte ataque de tifus. Después volvía a mi lugar solitario sobre la tapa de madera del pozo. Por cierto, este pozo salvó una vez la vida de tres compañeros prisioneros. Poco antes de la liberación, se organizaron transportes masivos hasta Dachau y estos tres hombres, acertadamente, intentaron evitar el viaje. Bajaron al pozo y allí se escondieron de los guardias. Yo me senté tranquilamente sobre la tapa, con aire inocente, tirando piedrecitas a la alambrada de púas, como si se tratase de un juego infantil. Al reparar en mí, el guardia dudó un momento, pero pasó de largo. Pronto pude decir a los hombres que estaban abajo que lo peor había pasado.

Viktor Frankl