try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Biografía Boehm (o Böhm) Felix (1881-1958)


Biografía Boehm (o Böhm) Felix (1881-1958)

Boehm (o Böhm) Felix (1881-1958) Psiquiatra y psicoanalista alemán

Con Werner Kemper, Harald Schultz-Hencke y Carl Müller-Braunschweig, Felix Boehm fue uno de los psicoanalistas que aceptaron trabajar en el Deutsches Institut für Psychologische Forschung (o Göring-Institut, o Instituto Alemán de Investigación Psicológica y Psicoterapia) fundado por Matthias Heinrich Göring en 1936, en el marco de la nazificación del psicoanálisis en Alemania y de la política de "salvarnento" del psicoanálisis preconizada por Ernest Jones. Analizado primero por Eugénie SokoInicka y después por Karl Abraham, Boehm trabajó en el Berliner Psychoanalytisches Institut (BPI), integrado al famoso Policlínico de Berlín fundado por Max Eitingon, y se interesó principalmente por la cuestión de la homosexualidad. Presidente de la Deutsche Psychoanalytische Gesellschaft (DPG) a partir de 1933, dos años más tarde obligó a renunciar a los judíos, en una sesión presidida por Ernest Jones. En el marco del Göring Institut, continuó sus "investigaciones", llegando a ser "perito" en homosexualidad en la Wehrmacht, y sobre todo en la Luftwaffe. En un primer momento se contentó con denunciar el peligro homosexual que pesaba sobre Alemania, solicitándole al Reich que tomara medidas de vigilancia y diagnóstico precoz. De tal modo pretendía oponerse a las tesis nacionalsocialistas sobre la homosexualidad, que conducían directamente a la esterilización, el encarcelamiento, el asesinato y el exterminio. Pero a partir de 1944 aceptó el programa nazi, de modo que enviaba a una muerte programada a los homosexuales de los que él se ocupaba o examinaba como "perito", pretendiendo entonces salvar a los que padecían psicosis o alcoholismo. Contrariamente a Müller-Braunschweig, que padeció una crisis depresiva y se sentía culpable de sus actos de colaboración, Boehm era un hombre grosero, arrogante y misógino. En 1946, cuando John Rickman viajó a Berlín para interrogar a los Freudianos que habían quedado en Alemania bajo el nazismo, a fin de evaluar su capacidad para formar a candidatos didactas, juzgó que Boehm era inepto para ejercer esa función, no por el hecho de su colaboración con Göring, sino por razones de deterioro psíquico. De tal modo, el representante de la International Psychoanalytical Association (IPA), notable reformador de la psiquiatría inglesa durante la guerra, participó en una política de reconstrucción del Freudismo en Alemania que no consistía en juzgar a los psicoanalistas en función de su compromiso con el nazismo, sino en evaluar su supuesta normalidad psíquica. Con esta perspectiva, Rickman se dejó engañar por Kemper, el cual, por su parte, no presentaba ningún trastorno de la personalidad. En el momento de la creación de la Deutsche Psychoanalytische Vereinigung (DPV) por Müller-Braunschweig, Boehm siguió en la DPG, y por lo tanto no fue reintegrado a la IPA.