try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Biografía Leclaire Serge Nacido Liebschutz (1924-1994)


Biografía Leclaire Serge Nacido Liebschutz (1924-1994)

Leclaire Serge Nacido Liebschutz (1924-1994) Psiquiatra y psicoanalista francés

Proveniente de una familia judía, Serge Leclaire nació en Estrasburgo con el nombre de Serge Liebschutz. En la escuela secundaria conoció a Wladimir Granoff, que también iba a ser psicoanalista. Desde los acuerdos de Múnich, su padre, fundador de una fábrica de prendas de punto abandonó Alsacia con toda la familia para emprender un largo periplo que lo llevó a Marsella. Allí obtuvo papeles falsos con el nombre de Leclaire y, producida la liberación, adoptó legalmente ese apellido, que sería aceptado por el hijo. Después de estudiar psiquiatría, Leclaire oyó hablar por primera vez del psicoanálisis a un monje hindú que le aconsejó visitar a Françoise Dolto. Entonces se volvió a encontrar con su camarada Granoff en el Hospital de la Salpêtrière, y se comprometió con él en la vía del Freudismo. Durante tres años realizó su formación didáctica en el diván de Jacques Lacan, mientras, en la Société psychanalytique de Paris (SPP), establecía vínculos estrechos con hombres y mujeres de la tercera generación francesa, en particular Jean Laplanche y Anne-Lise Stern. Poco a poco Serge Leclaire fue convirtiéndose en discípulo de un maestro excepcional, Jacques Lacan, a quien admiraba sin adulaciones ni sumisión: fue el primer lacaniano de la historia. En 1953, en oportunidad de la primera escisión del movimiento psicoanalítico francés, se alineó con la fracción llamada liberal y universitaria, representada por Daniel Lagache, Françoise Dolto y Jacques Lacan, y en consecuencia participó en la creación de la Société française de psychanalyse (SFP, 1953-1963). Fue primero su secretario y después el presidente; entre 1961 y 1965 se le reconoció un estatuto de miembro a título personal de la International Psychoanalytical Association (IPA). Con Wladimir Granoff y François Perrier dedicó entonces los mejores años de su vida a luchar por la integración de la SFP en la IPA. A él le correspondió la tarea de conducir las negociaciones secretas con la dirección de la internacional Freudiana, que no negaba el lacanismo como doctrina, sino la técnica psicoanalítica transgresiva inaugurada por Lacan, basada en la sesión de duración variable, todavía llamada sesión corta. Finalmente, en 1963 la política aplicada por Leclaire desembocó en la ruptura definitiva entre el lacanismo y la legitimidad Freudiana. Desesperado por este fracaso, pero profundamente fiel, e impulsado por la fuerte pasión que le suscitaba el sueño profético y el espiritualismo, siguió a Lacan en la fundación de la École Freudienne de Paris (EFP), cuyos estatutos redactó en parte. Convertido en el clínico más apreciado de la Francia Freudiana, durante treinta años trató de unificar a la comunidad psicoanalítica francesa, siempre en vía de dispersión y conflictos. Después de haber sido en 1969 el iniciador del primer departamento de enseñanza de psicoanálisis en la universidad francesa (París VIII), también fue en 1983 el único psicoanalista de envergadura que se atrevió a enfrentar el riesgo de la "cura en directo" por televisión, en el programa Psy-show. Cuando la experiencia reveló sus límites (la vulgaridad y el exhibicionismo perverso), renunció a ella. En 1989 se puso por segunda vez al servicio de su sueño unificador, creando la Association por une instance des psychanalystes (APUI), destinada a preservar al psicoanálisis de sus viejos demonios: las terapias corporales, la hipnosis y el ocultismo. La obra escrita de Serge Leclaire refleja sus ideales. En relación directa con la enseñanza lacaniana, supo seguir siendo un clínico de obediencia Freudiana, dotado de un hermoso humanismo y un espíritu de tolerancia proveniente de la filosofía de la Ilustración. Desde Freud se sabe que los historiales, para evitar la chatura de la literatura rosa, deben construirse como ficciones. En este sentido, Leclaire fue uno de los psicoanalistas franceses (junto con Michel de M'Uzan) que supo describir sus casos (alineado con la tradición inglesa), como lo atestigua su libro inaugural Psychanalyser, en el cual expuso la historia del Hombre del Unicornio: una neurosis obsesiva enfocada desde la concepción lacaniana del significante. Leclaire había hablado sobre ella por primera vez en el coloquio de Bonneval, organizado por Henri Ey en el hospital de esa ciudad durante el otoño de 1960.

Nacido en Estrasburgo en una familia judía alsaciana, Serge Leclaire fue, desde la década de 1950, analizante y alumno de Jacques Lacan. Participó, como tal, en la fundación de la Sociedad Francesa de Psicoanálisis, de la que fue presidente entre 1959 y 1963, luego en la Escuela Freudiana de París, en la que fue miembro del directorio y del jury del pase. En 1968 fundó el departamento de psicoanálisis de la Universidad de París VIII. Las diversas obras escritas por Serge Leclaire, en un lenguaje muy accesible, dan testimonio de sus cualidades de clínico y de su comprensión activa de la obra de Jacques Lacan. Se puede mencionar en especial Psicoanalizar, donde muestra, a partir de un caso largamente presentado, y de un examen del Hombre de los Lobos, que una existencia puede organizarse alrededor de la repetición de secuencias signifícantes mínimas, o incluso alrededor de la repetición de algunas letras que se combinan de diferentes maneras. Su actividad pública e institucional fue más controvertida. Fue el principal negociador que intentó obtener el reconocimiento de la S.F.P por la organización internacional (IPA) [véase psicoanalítico (historia del movimiento)]. Participó en 1984-1985 en una emisión televisiva, «Psy-show», que constituía una tentativa de responder «en directo» a los sufrimientos privados. Finalmente, en los últimos años de su vida, propuso hacer regular por una «instancia ordinal» comparable al Orden de los Médicos [nombre que recibe en Francia la agremiación de los médicos] los problemas de la «profesión psicoanalítica». Esta última iniciativa fue la más discutida, la menos bien recibida por la mayoría de los analistas. Serge Leclaire es autor especialmente de Psychanalyser (1968), Démasquer le réel (1971), On tue un enfant (1975), Rompre les charmes (1981).