try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Biografía Reik Theodor (1888-1969)

user warning: Duplicate entry '57229970' for key 'PRIMARY' query: INSERT into captcha_sessions (uid, sid, ip_address, timestamp, form_id, solution, status, attempts) VALUES (0, 'nak9jv622sqf9dogdid6g2ft75', '18.210.22.132', 1571601258, 'forward_form', '6e110ddff43c3c09046228f27e625076', 0, 0) in /home/temasfo/public_html/psicopsi.com/sites/all/modules/captcha/captcha.inc on line 99.

Biografía Reik Theodor (1888-1969)

 

Reik Theodor (1888-1969) Psicoanalista norteamericano

Este melómano vienés, enamorado de las melodías de Gustav Mahler, gran
lector de Goethe y del poeta Richard Beer-Hofmann (1866-1945), erudito
en literatura y antropología, y por otra parte eminente profesional del
psicoanálisis aplicado, tenía por su maestro Sigmund Freud una
veneración tal que no podía evitar imitarlo en todas las cosas. Se
vestía como Freud, se recortaba la barba como Freud y fumaba los mismos
cigarros que Freud. Por ello, en el primer círculo vienés le pusieron
el nombre de "símil Freud" Proveniente de una modesta familia judía de
origen húngaro, Theodor Reik sufrió en su infancia la depresión de la
madre y los conflictos que estallaron entre el abuelo materno, judío
ortodoxo y sabio talmudista, y el padre librepensador. Éste murió
cuando Reik tenía 18 años. Se vio entonces obligado a trabajar para
ayudar a la familia, mientras sufría crisis de angustia que se
traducían en autoacusaciones aberrantes y mortificaciones ascéticas. No
obstante, estudió letras y filosofía en la Universidad de Viena, y
realizó como tesis el estudio de un relato de Gustave Flaubert
(1821-1880): La Tentation de saint Antoine. Más tarde
llegaría a publicar un centenar de textos (libros y artículos) en
alemán primero y después en inglés. Freud quería a este hombre
neurótico, siempre en busca de un padre, a quien adoptó como hijo
espiritual. En 1911 lo impulsó a adherir a la Wiener Psychoanalytische
Vereinigung (WPV), pero se negó a tomarlo en análisis y lo envió a
Berlín, al diván de Karl Abraham. Puesto que no era médico, a Reik le
resultaba difícil ganarse la vida como profesional, y por otra parte
carecía de fortuna. Freud lo mantuvo, enviándole una mensualidad, y
pagó también su análisis con Abraham. Al volver de la Primera Guerra
Mundial, durante la cual sirvió en el ejército austríaco, Reik comenzó
a padecer trastornos cardíacos; a menudo sintió el terror de estar al
borde de la muerte. Freud aceptó entonces tomarlo en análisis para una
cura interminable que se desarrolló en dos tiempos. En 1925 estalló el
asunto del juicio por ejercicio ilegal de la medicina, que iba a hacer
célebre a Reik y a provocar una verdadera tempestad en el seno del
movimiento psicoanalítico internacional, oponiendo sobre todo a
europeos y norteamericanos. Acusado judicialmente porque practicaba el
psicoanálisis sin ser médico, Reik fue respaldado por Freud, quien
publicó en esa oportunidad una obra, ¿Pueden los legos ejercer el aná lisis?,
en la cual asumió la defensa de los no-médicos, subrayando el carácter
lego de la práctica psicoanalítica. El asunto tomó pronto una amplitud
considerable en el interior de la International Psychoanalytical
Association (IPA), al punto de dividir a la comunidad Freudiana: de un
lado estaban los partidarios del psicoanálisis llamado médico (en
general, norteamericanos), y del otro sus adversarios (sobre todo
europeos), apoyados por Marie Bonaparte. Salpicado por el tumulto, Reik
se instaló en Berlín en 1928, con la esperanza de hacer carrera en esa
ciudad. Pero la llegada de los nazis al poder lo obligó a emigrar,
primero a Leyden, Holanda, y más tarde a Nueva York, adonde llegó en
junio de 1938, después de haber visitado por última vez a Freud, a su
vez exiliado en Londres. En el continente americano sus dificultades
continuaron. A pesar de su notoriedad, Reik, que seguía sin título de
médico, nunca pudo incorporarse a la New York Psychoanalytic Society
(NYPS). Lo mismo que otros psicoanalistas emigrados (Wilhelm Stekei y
Franz Alexander en particular), impugnó los principios ortodoxos de la
cura y preconizó la humanización de la técnica, desarrollando la tesis
de la "tercera oreja", según la cual el analista debe jugar con su
intuición en la relación contratransferencial con el paciente. Murió de
una crisis cardíaca