try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Biografía Sokmnicka Eugénie Nacida Kutner (1884-1934)


Biografía Sokmnicka Eugénie Nacida Kutner (1884-1934)

 

Sokmnicka Eugénie Nacida Kutner (1884-1934) Psicoanalista francesa

Pionera del psicoanálisis de niños, miembro fundador de la Société
psychanalitique de París (SPP), analista de André Gide (1869-1951) y
amiga de los escritores de La Nouvelle Revue française (NRF), esta
polaca de destino trágico nació en Varsovia en una familia judía
acomodada y liberal. Su madre fue una militante de la independencia
polaca, lo mismo que sus tíos y su abuelos paternos. Educada por una
institutriz francesa, llegó a París a los 20 años y obtuvo una
licenciatura en ciencias en la Sorbona, mientras asistía a los cursos
de Pierre Janet en el Collége de France. En 1911 se orientó hacia la
psiquiatría dinámica y viajó a la Clínica del Burghölzli, donde siguió
la enseñanza de Carl Gustav Jung. En 1913, en el momento de la ruptura
entre Viena y Zurich, ella escogió el camino Freudiano y entró en
análisis con Sigmund Freud durante un año. Participó entonces en las
reuniones de la Sociedad Psicológica de los Miércoles y, en 1914, por
consejo del maestro, se instaló en Múnich, donde no había ningún
círculo Freudiano. La guerra la obligó a volver a Polonia, y después a
Zurich. En 1918 se estableció en Varsovia con la firme intención de
formar allí una sociedad psicoanalítica. No logró hacerlo. En Budapest,
con el gran Sandor Ferenczi, emprendió una nueva cura, cuyas huellas se
encuentran en la correspondencia del húngaro con Freud. Eugénie se
sentía perseguida, y Ferenczi atribuyó sus trastornos a rasgos
paranoicos y erotómanos. También sufría de depresión y tendencias
suicidas. Ante esta mujer difícil, Ferenczi, al contrario de Freud, dio
muestras de un don clínico excepcional. Siempre a punto de partir a
otro país, en 1921 Sokolnicka formuló el deseo de volver a París.
Apoyada por Ferenczi, pudo lograrlo con el acuerdo de Freud, quien sin
embargo no la apreciaba y la trató de "persona horrible". Con todo,
resolvió apoyarla hasta que se encontrara con Marie Bonaparte. Su
pasaje por el Hospital Sainte-Anne fue de corta duración. Como no era
médica y tenía un carácter difícil, tropezó con grandes dificultades
para integrarse al medio psiquiátrico francés, a pesar del respaldo de
René Laforgue y Édouard Pichon. Fue sobre todo en el ambiente literario
donde ella favoreció la implantación de las tesis Freudianas en
Francia. En el otoño de 1921 el grupo de la NRF la
recibió con fervor, y ella organizó en la revista un cenáculo bautizado
como "Club de los rechazados", donde se reunían Jacques Rivière
(1886-1925), Roger Martin du Gard (l 881-1958), Gaston Gallimard, y
otros. En su novela Los monederos falsos, publicada en 1925, Gide le dio el nombre de Sophroniska y se inspiró en el artículo que ella había publicado en 1920 en el Internationale ärztliche Zeitschriftfür Psychoanalyse (IZP), "L'analyse
d'un cas de névrose obsessionnelle infantile". Se trataba de la cura de
un niño judío de 10 años, originario de Minsk. Eugénie lo había tomado
en análisis durante seis semanas, aplicando con éxito la técnica de la
confesión y el tratamiento breve. La historia de este caso, uno de los
primeros de ese tipo después del de Juanito (Herbert Graf) y los pocos
artículos de Hermine von Hug-Hellmuth, sería comentada en numerosas
oportunidades, primero por la escuela inglesa y después en Francia,
donde lo tradujo por primera vez en 1968 Michel Gourevich con una
presentación de Daniel Widlöcher. En 1934, puesta al margen en la SPP y
con una clientela magra, Eugénie Sokolnicka se suicidó abriendo la
llave del gas en la casa que habitaba, prestada por Édouard Pichon