try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Biografias, Zulliger Hans (1893-1965)



Zulliger Hans
(1893-1965) Psicoanalista suizo

 
Lo mismo que numerosos médicos o pedagogos suizos influidos por la ética protestante y la
tradición de la "cura de almas", Hans Zulliger se interesó por el freudismo con la intención de
reformar los métodos educativos aplicados a los niños. En tal sentido, se inscribe en el linaje de
los misioneros modernos del psiquismo humano que, desde Oskar Pfister hasta Adolf Meyer,
pasando por Hermann Rorschach e incluso Eugen Bleuler, fueron los iniciadores de una
renovación del tratamiento de la desviación, de la locura o simplemente de la normalidad, cuyos
efectos se hicieron sentir hasta la década de 1970.
Nacido en el cantón de Berna, Zulliger provenía de un ambiente modesto de obreros relojeros.
Para no estar demasiado tiempo a cargo de sus padres, renunció a seguir estudios de medicina,
y pensó en convertirse en docente. En la primavera de 1912 fue designado maestro en el pueblo
de Ittingen, donde durante cerca de cincuenta años formó a generaciones de niños campesinos
con la ayuda de su esposa, también maestra.
Oyó hablar por primera vez de la doctrina freudiana en la escuela normal de HofwilBerna,
dirigida por Ernst Schneider (1878-1957), pedagogo de vanguardia analizado por Carl Gustav
Jung y Oskar
Pfister. Su interés por los niños que estaban a su cargo lo llevó entonces al camino
del psicoanálisis. Después de una cura con Pfister emprendió la vía de las "pequeñas
psicoterapias de niños", destinadas a curar síntomas como el tartamudeo, la enuresis, la
compulsión de robar o la masturbación.
Alentado por Sigmund Freud, al que visitó en dos oportunidades, fue invitado en 1921 a
continuar su acción y unirse a la Sociedad Suiza de Psicoanálisis (SSP), que acababa de
fundarse y de la que sería secretario. Con Rorschach se inició en el método del
Psychodiagnostik y, en la línea de Anna Freud, adoptó la técnica del dibujo libre y la terapia por
el juego, pero desprendiéndose del análisis de niños; prefirió seguir siendo más bien educador
que psicoanalista en el sentido clásico. Publicó numerosos libros que fueron traducidos a varios
idiomas.