try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Blanchot y la filosofía: Afirmar el abismo



La pasión de la pregunta. Blanchot y la filosofía

Sergio Espinosa Proa
Maestría en Filosofía e Historia de las Ideas
Universidad Autónoma de Zacatecas

Afirmar el abismo
La relación con lo desconocido, dirá el dialogante, es una ausencia de relación. Ni mantenerse dentro de las fronteras del yo, ni, en el arrebato, fundirse en lo Otro. La filosofía bordea esos extremos. Ni la comprensión, ni el éxtasis. En la primera, lo mismo reduce y a-simila a lo otro; en el segundo, lo otro devora y a-simila a lo mismo. Ahora bien, ¿cómo hacer que lo oscuro permanezca en su (propia) oscuridad? La filosofía se engaña si sólo se imagina a sí misma como un esfuerzo por comprender y hacer comprender. La comprensión es conquista, violencia apropiadora, dominio de lo otro en el diurno resplandor de lo mismo. Si no debemos desesperar de la filosofía, que predominantemente ha sido en la historia de Occidente un pensamiento de la ocupación (de lo otro), es porque ella también puede acoger aquella alteridad — y esa extraña hospitalidad representa otro arranque y otro (sobre)salto para la filosofía misma.
Acoger lo Otro. ¿De qué manera? “El Otro”, indica el dialogante, “es lo totalmente Otro; lo otro es lo que me supera absolutamente; la relación con lo otro que es el otro es una relación trascendente, lo que quiere decir que hay una distancia infinita y, en cierto sentido, infranqueable entre yo y lo otro que pertenece a la otra orilla, que no tiene ni puede tener patria común conmigo, de ningún modo alinearse en un mismo concepto, en un mismo conjunto, constituir un todo o hacer número con el individuo que soy” (47). Pero, si la filosofía es voluntad de inmanencia, ¿cómo alojar en ella esta inconmensurabilidad, esta heterogeneidad exterior a todo concepto? ¿Cómo hacerlo sin por ello abandonar el horizonte mismo de la filosofía?
Alojar lo Extranjero. Pero un extranjero que no es este o aquél desconocido habitante de un país desconocido. Lo extraño, lo incógnito, lo misterioso, lo otro, lo distante, lo extranjero, lo siniestro, lo errante, palabras que en vano apuntan a aquello que se desvía de nuestro horizonte de visibilidad — y de invisibilidad.
La filosofía podría pensar (y comprender) no lo —infinitamente— separado, sino pensarse a sí misma en el ámbito de esta separación. Ahora bien, alojar lo Otro es posible: la obra de Emmanuel Levinas es, por cierto, el máximo monumento de esa posibilidad y de esa exigencia. Pensar lo infinito… es como pensar “más de lo que se piensa”. Blanchot da nombre a ese exceso, a esa inconmensurabilidad entre lo finito (del pensamiento) y lo infinito (del ser), echando mano de una palabra antigua: deseo. Pero un deseo que no tiene nada que ver ni con la necesidad (la falta que espera ser satisfecha) ni con el amor (que busca la unión); es un deseo “de lo que no nos hace falta, de lo que no puede satisfacerse, y tampoco desea juntarse con lo deseado”: un deseo “de lo que debe quedarle inaccesible, y extraño —deseo de lo otro como otro, deseo austero, desinteresado, sin satisfacción, sin nostalgia ni comprensión” (48).
Un deseo que —por cuanto no es en absoluto nostalgia de una presunta unidad perdida— es el reverso del Eros platónico.
Lo Otro es Dios, pero en tanto Desconocido. Lo Otro es Lo Más Alto… mas no porque sea todopoderoso, sino porque en ello cesa mi poder. Blanchot no oculta su simpatía por esta dislocación de la filosofía —en cuanto metafísica— por la relación ética (49). El otro no es (diabólica) potencia, sino (angelical) indefensión.
¿Podría existir algo más alto que el respeto a la existencia del otro, antes incluso de saber qué podría ser? El deber se antepone de ese modo al ser (y al conocer). Porque la relación con lo otro no puede ser simétrica — no hay diálogo posible con ello. Lo Más Alto es lo Más Bajo. Lo esencial es que el otro no es otro “yo mismo”.
Lo Otro no es una (otra) subjetividad. Su relación con el ego es de pura exterioridad: no admite ni nombre ni le conviene ningún concepto. “A menos”, dirá el dialogante, “que, precisamente, sea necesario entender que la relación de hombre a hombre es tal que el concepto de hombre, la idea de hombre como concepto (aunque fuese dialéctico), no podría dar cuenta de ella” (50).
La pregunta por lo Otro no se resuelve si no descubre el centro del lenguaje. Un centro que es un desvío, una dislocación: se aparta de la polaridad visible/invisible. Hablar no es ver, dice Blanchot. Por el lenguaje salimos del horizonte de la claridad y de la oscuridad: de lo velado y lo re-velado, de lo cubierto y lo descubierto.
Es extraño, pero por el lenguaje salimos del horizonte de la filosofía… al menos de aquella que
subordina la justicia a la verdad. Pero esta inversión de la ontología por la ética no deja de espantar. La proximidad de Blanchot respecto de Levinas tiene un límite. La interrogación acerca de lo Otro es una filosofía que representa el límite mismo de la filosofía, su fin, allí donde comienzan a gravitar otras preguntas. Pero en Levinas estas preguntas ya han sido respondidas. La filosofía no se abre a su desconocido sino allí donde encuentra algo —¿de sobra?— conocido: la escatología profética, es decir, “la afirmación de un poder de juzgar capaz de arrancar a los hombres de la jurisdicción de la historia” (51).
Quizá no debería temerse la conmoción que este desplazamiento puede suscitar en el pensamiento.
“Temo la conmoción”, explica, empero, el dialogante, “cuando la provoca algún Inconmovible” (52).

Continúa en ¨Una presencia sin presente¨

Notas:
47- Ibíd., p. 101
48- Ibíd., p. 102 y 103
49- Sobre esta idea de dislocación, cf. la ingeniosa reseña que hace Jacques Derrida a propósito de Totalidad e infinito de E. Levinas, en La escritura y la diferencia, Anthropos, Barcelona, trad. P. Peñalver, 1987, pp. 107-210
50- El diálogo inconcluso, loc. cit., p. 108
51- Ibíd., p. 109
52- Ibídem.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.