try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Concepto de alexitimia: como rasgo de personalidad (neurosis actuales y neurosis de defensa)



Las neurosis actuales, neurosis de angustia y neurastenia, implican altos montos de
excitación sin descargar
, la descarga es insuficiente, el deseo no se satisface; por lo tanto, la
frustración libidinal pone en marcha la patología, dándose satisfacciones incompletas,
parciales. A su vez, las neurosis de defensa o psiconeurosis, cuando la magnitud no puede descargarse, regresa en busca de representaciones para descargarse, busca otras vías, estos serían los síntomas, se produce la no satisfacción del deseo por la represión (Arrue, 2007).
Es importante recalcar que, si bien el concepto de alexitimia surgió paralelo a las
investigaciones que empezaron a realizarse con pacientes psicosomáticos,
no es un
equivalente de lo psicosomático, sino que puede observarse en otras psicopatologías y en
traumatismos pasajeros.
Aunque, actualmente la alexitimia no se encuentra en los manuales de clasificación
psiquiátrica y no es una noción universalmente aceptada, posee un valor heurístico que ha
dado lugar a numerosas investigaciones (Otero, 1999). Se discute si debe ser considerada
como rasgo o estado, estructura o defensa, precondición para la formación de un estado
psicopatológico o síndrome psicopatológico por sí mismo, innata o adquirida, específica de
un tipo de pacientes o potencialmente desarrollada en cualquiera, etc. Se puede considerar a la teoría que plantea la alexitimia como un rasgo de personalidad.
Así, partiremos definiendo rasgo como una estructura mental que explica la
uniformidad de las conductas
, el cual se infiere a partir de la constancia de éstas ante el
mismo estímulo, haciendo que el individuo habitualmente responda de la misma manera.
La conducta es una respuesta significante frente a un estímulo y, cuando ésta es
reiterada, se configura el rasgo. El rasgo es egosintónico, es decir, está en sintonía con el
sujeto,
arraigado y no molesta, a no ser que se rigidize y llegue a constituirse en extremo,
provocando problemas internos, interpersonales o ambos.