try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Cuestionario de miedos (Fear Questionnaire)



Cuestionario de miedos (Fear Questionnaire)

El cuestionario de miedos (Fear Questionnaire) (FQ) fue desarrollado por Marks en 1979 a partir del cuestionario de Gelder y Marks (1), con objeto de disponer de un instrumento de autoevaluación de fobias que facilitase la comparación de información entre centros.

Se trata de un cuestionario autoadministrado. Consta de tres apartados. En el primero el paciente describe su fobia principal y valora su grado de evitación para ella y otras situaciones potencialmente fóbicas (17 ítems) mediante una escala de 0 a 8 puntos (las puntuaciones 1, 3, 5 y 7 no llevan etiqueta verbal). En el segundo debe indicar el grado de molestia que le producen ciertos síntomas no-fóbicos (6 ítems), pero asociados a los trastornos afectivos, con el mismo tipo de escala que en el apartado anterior. En el tercero debe evaluar el nivel de interferencia que le producen sus síntomas fóbicos en su vida diaria, se emplea el mismo tipo de escala.

    Se obtienen cuatro puntuaciones:
  - “Fobia principal”: puntuación ítem 1 (rango 0 a 8)
  - “Fobia total”: suma de las puntuaciones de los ítems 2 al 16 (rango 0 a 120). Se puede subdividir en tres (rango de cada una de 0 a 40):
    - “Agorafobia”: suma puntuaciones ítems 5, 6, 8, 12 y 15.
    - “Fobia a la sangre y lesiones físicas”: suma puntuaciones ítems 2, 4, 10, 13  
     y 16.
    - “Fobia social”: suma puntuaciones ítems 3, 7, 9, 11 y 14.
  - “Ansiedad-depresión”: suma puntuaciones ítems 18 al 22 (rango 0 a 40)
  - “Fobia global”: valoración del último ítems (rango 0 a 8).

INTERPRETACIÓN

    Se ha discutido, con frecuencia, el poder discriminativo de las tres subescalas de fobia total. Varios estudios2-4 han confirmado la capacidad de las subescalas para valorar correctamente a los pacientes, especialmente dos de ellas: agorafobia y fobia social. Para agorafobia se han propuesto3, 5 puntos de corte entre 15 y 19 y para fobia social alrededor de 18. La utilización de las mismas resulta más adecuda que la puntuación total de la escala.

    Recientemente, Stanley (6) determinó la puntuación media y desviación stardar de las tres subescalas en dos grupos de adultos, uno diagnosticado de ansiedad generalizada y otro control sin patología psiquiátrica, con los siguientes resultados:

            Ansiedad Generalizada                Control
                            Adulto-Mayor     Adulto-Joven

Fobia a sangre        9.7 (SD 6.3)          5.2 (SD 5.2)           8.1 (SD 6.2)
Agorafobia            6.8 (SD 5.5)          3.6 (SD 4.3)           4.9 (SD 5.6)
Fobia social            9.9 (SD 6.2)          4.9 (SD 3.7)           8.8 (SD 5.8)

    Las subescalas de agorafobia y fobia social, pueden emplearse como instrumento de cribado, siendo adecuadas para diferenciar estos cuadros de los desórdenes de ansiedad generalizada y pánico (7). En los cuadros de ansiedad que no responden adecuadamente al tratamiento, podría considerarse su utilización para la detección de fóbias no sospechadas inicialmente.

    El empleo de la subescala de fobia a la sangre y lesiones físicas, aunque menos documentada, puede resultar útil para la selección de casos en estudios de investigación.

    No son útiles para detectar síntomas de evitación en casos de ataque de pánico sin agorafobia, trastorno obsesivo compulsivo, fobias específicas y trastorno por estrés postraumático. Es sensible al cambio, pudiendo utilizarse para la valoración de los progresos terapéuticos (8, 9).

Para Williams (10) la medida de la agorafobia con este cuestionario no es lo suficientemente precisa, proponiendo su utilización para el estudio preliminar y descripción general del trastorno. El contenido de los ítems se refiere sólo a conductas motoras, y para algunos autores (11) el número de ítems de las subescalas no es lo suficientemente grande como para planificar el tratamiento en función de los resultados del test.

PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS

Fiabilidad:
Posee una buena consistencia interna, alfa de Cronbach de 0,83 a 0,86 para la puntuación total y de 0,71 a 0,83 para las tres subescalas7.  Estudios en población general arrojan peores resultados (0,44 a 0,78 para las subescalas).

La fiabilidad test-retest tras una semana es de  r = 0,80 – 0,96 (12) y cuando el intervalo aumenta (2-16 semanas) es de r = 0,8.

Validez:
La subescala de agorafobia presenta índices de correlación con el Inventario de Movilidad para Agorafobia de r =  0,44-0,78. La subescala de fobia social presenta correlaciones r = 0,42-0,65 con el Inventario de Ansiedad y Fobia Social y con la Escala de Evitación de Watson y Friend.

La puntuación total y la de las subescalas muestran moderada correlación con escalas que valoran ansiedad y depresión (Inventario de Depresión de Beck, Inventario de Ansiedad Rasgo-Estado). En cambio no se ve influenciada por la deseabilidad o conveniencia social (baja correlación con la Escala de Conveniencia Social de Marlowe-Crowne).

    Las subescalas de agorafobia y fobia social se han mostrado sensibles al cambio con el tratamiento (13, 14).

BIBLIOGRAFIA

Original:

    Marks IM y Mathews AM.Brief standard self-rating for phobic patients. Behaviour Research and Therapy 1979; 17: 263-7.

Verión española:

Methews AM, Gelder M, Johnston DW. Agoraphobia. Nature and Treatment. New York: Guilford Press, 1981.

Documentación:

Comeche MI, Díaz MI, Vellejo MA. Cuestionarios, Inventarios y Escalas. Ansiedad, Depresión y Habilidades Sociales. Fundación Universidad-Empresa. Madrid, 1.995

Bulbena A, Berrios GE, Fernández de Larrinoa P. Medición Clínica en Psiquiatría y Psicología. Ed. Masson. Barcelona, 2.000.

American Psychiatric Association. Handbook of Psychiatric Measures. Washington, 2000.

Argyle N, Solyom C, Solyom I. The structure of phobias in panic disorder. Brit J Psychiatry 1991; 159: 378-82.

Van Zuuren FJ. The Fear Questionnaire. Some Data on Validity, Reliability and Layout. Br J Psychiatry 1988; 153: 659-62.

Walker LG. The measurement of anxiety. Postgrad Med J 1990; 66: S11-S17.

Adicional:

1.- Gelder MG, Marks IM. Severe Agoraphobia: A controlled prospective trial of behaviour therapy. British Journal of Psychiatry 1966; 113: 53-73.

2.- Cox BJ, Swinson RP, Shaw BF. Value of the Fear Questionnaire in Differentiating Agoraphobia and Social Phobia. Br J Psychiatry 1991; 159: 842-5.

3.- Van Zuuren FJ. The Fear Questionnaire. Some Data on Validity, Reliability and Layout. Br J Psychiatry 1988; 153: 659-62.

4.- Cox BJ, Parker J, Swinson RP. Confirmatory Factor Analysis of the Fear Questionnaire with Social Phobia Patients. Br J Psychaitry 1996; 168: 497-9.

5.- Cobb JP, Mathews AM, Childs-Clarke A, Blowers CM. The spouse as co-therapist in the treatment of agoraphobia. Br J Psychaitry 1984; 144: 282-7.

6.- Stanley MA, Beck JG, Zebb BJ. Psychometric properties of four anxiety measures in older adults. Behav Res Ther 1996; 34(10): 827-38.

7.- American Psychiatric Association. Handbook of Psychiatric Measures. Washington, 2000.

8.- Echeburúa E, Corral P, García E, Borda M. La autoexposición y las benzodiacepinas en el tratamiento de la agorafobia sin historia de trastorno de pánico. Análisis y Modificaciones de Conducta 1991; 17: 969-91.

9- Emmelkamp PM, Mersch P, Vissia E, Van der Helm M. Social phobia: a comparative evaluation of cognitive and behavioral interventions. Behav Res Ther 1985; 23: 365-9.

10.- Williams SL. On the nature and measurement of agoraphobia. Progress in Behaviour Modification 1985; 19: 109-44.

11.- Bulbena A, Berrios GE, Fernández de Larrinoa P. Medición Clínica en Psiquiatría y Psicología. Ed. Masson. Barcelona, 2.000.

12.- Marks IM y Mathews AM.Brief standard self-rating for phobic patients. Behaviour Research and Therapy 1979; 17: 263-7.

13.- Gelernter CS, Uhde TW, Cimbolic P. Cognitive-behavioral and pharmacological treatments of social phobia: a controlled study. Arch Gen Psychiatry, 1991; 48: 938-45.

14.- Mattick RP, Peters L. Tratment of severe social phobia: effects of guided exposure with and without cognitive restruturing. J Consult Clin Psychol, 1988; 56: 251-60.