try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Debate: Real, Simbólico e Imaginario de la familia (Familias sinthomáticas)



Debate: Real, Simbólico e Imaginario de la familia

Familias sinthomáticas

Una vez homogeneizado los tres registros -real, simbólico e imaginario- Lacan va a interesarse en lo que les permite mantenerse

anudados: el sinthome en el lugar del Nombre-del-padre, que se ha vuelto una forma más, entre otras, de anudar los tres registros.

Lo que nos autoriza a hablar de familias sinthomáticas ya que estas se mantienen anudadas en nuestra contemporaneidad bajo esta

forma y no ya siempre por el Nombre-del-Padre, tal como era más bien el caso tradicionalmente. Las uniones del mismo sexo

y las familias a las que estas darían lugar, se situarían -algunas, quizás no todas, ya que podemos suponer que existen también

familias anudadas en el Nombre-del-Padre- en esta apertura que permite Lacan con el sinthome. La socióloga Michaela Marzano

señalaba en las columnas del diario Libération durante los años de la discusión del PACS (Pacto civil de solidaridad, una forma de

concubinato aprobado por la Ley, en vigencia en Francia desde 1999) que en la época de las uniones libres, las familias se forman

hoy -incluso si la gente se casa en Francia cada vez menos- con el proyecto, esencialmente, de hacer un niño. El niño aparece así en

el centro de lo que reúne dos partenaires para nombrarse padres, y esto más allá del sexo biológico de los progenitores, lo que viene

a nombrar el neologismo “parentalidad”. Podríamos agregar que las funciones “padre” y “madre” no salen indemnes de esta

transformación. Ya no lo estaban en la modernidad, es la constatación que hacía Lacan en “Los Complejos familiales” en lo que

respecta a “los efectos psicológicos de la decadencia social de la Imago paterna “. Y, podríamos agregar, a las transformaciones

que presentan los términos “hombre” y “mujer “. Reenviemos, en cuanto a este punto, al formidable texto de Jacques-Alain Miller

“Bonjour sagesse” donde comentaba el escrito de Alexandre Kojève “El ultimo mundo nuevo” [9]. En este texto Kojève ironizaba

acerca de los personajes de Françoise Sagan, especialmente sobre el personaje del padre en Buenos días, tristeza, un hombre que se

pasea en robe de chambre y con quien el incesto sería posible, o aún sobre la barba de Ernest Hemingway, El viejo y el mar quien

iba a pescar virilmente el pez espada en el Caribe, figuras todas estas de la virilidad perdida en el siglo XX y que Kojève oponía a

las grandes figuras de la virilidad del siglo XIX: Napoleón, el marqués de Sade y Georges Brummell. Hoy tenemos las novelas de

Elfriede Jelinek, pienso especialmente en Lust, novela que no nos habla especialmente del placer sino de la invasión de la escena

familiar por un goce pornográfico en los que los personajes hombre-mujer, padre y niño, aparecen fundidos en un goce incestuoso que Jelinek refiere -en sus comentarios sobre sus novelas- a la obscenidad de las relaciones de producción en la sociedad de

mercado. Sin embargo, en nuestra lectura, constituye el signo de un hecho mucho más grave aún: ningún semblante se sostiene.

Y, sobre todo, ninguno de los que podríamos pensar que serían los últimos en ceder -los de la familia- frente al ascenso del goce y

la disolución que provoca la decadencia de los simbólico.

Zygmunt Bauman, sociólogo que se interesa en la estructura líquida de las sociedades contemporáneas, habla del lugar del niño

en la actualidad como “un objeto de consumo emocional” [10], término que indica el carácter fetiche que el niño puede tomar

en nuestras sociedades de mercado, y abre la vía para pensar el valor sinthomático que evocábamos en ciertas parejas. Podríamos

incluso divertirnos en constatar que las cifras coinciden en este punto, ya que -como lo indica Maurice Godelier- en el proyecto de

niño homoparental o de madres portadoras, hacen falta al menos tres elementos cuando no tres genitores, ambos partenaires y un

tercero, dador de esperma o de óvulos, y el niño que viene a ocupar el lugar de cuarto término que reúne los otros tres.

A veces es así como acontece no solamente en la realidad de estas nuevas familias, sino también en su estructura borromea. En

un control alguien me hablaba recientemente de una analizante homosexual que había tenido, sucesivamente, tres niños con tres

mujeres diferentes y, cada vez, con el mismo genitor, a quien reconocía como el padre de los niños. Esta mujer inseminaba a cada

una de sus partenaires con una jeringa en un simulacro de acto procreativo. Luego de cada nacimiento se separaba de cada una

de las partenaires. Sólo con dos de ellas había guardado una relación y con el niño también, bajo la forma de una “madrina “. El

genitor cuida a los tres niños una semana sobre dos y algunos fines de semana las dos “madrinas” cuidan respectivamente a cada

uno de sus hijos.

Volver a la primera parte de "Debate: Real, Simbólico e Imaginario de la familia"

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.