try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Diccionario de psicología: letra N, Narcisismo primario - narcisismo secundario



Narcisismo primario - narcisismo secundario

Al.: primärer Narzissmus, sekundärer Narzissmus.

Fr.: narcissisme primaire, narcissisme secondaire.Ing.: primary narcissism, secondary narcissism.It.: narcisismo primario, narcisismo secondario.Por.: narcisismo primário, narcisismo secundário.El narcisismo primario designa un estado precoz en el que el niño catectiza toda su libido sobresí mismo. El narcisismo secundario designa una vuelta sobre el yo de la libido, retirada de suscatexis objetales.Estos términos tienen, en la literatura psicoanalítica, e incluso en la misma obra de Freud,acepciones muy diversas, lo que impide dar una definición unívoca más precisa que la queproponemos.1.° La expresión «narcisismo secundario» ofrece menos dificultad que la de narcisismo primario. Freud la utiliza, desde Introducción al narcisismo (Zur Einführung des Narzissmus, 1914), paradesignar estados tales como el narcisismo esquizofrénico: «[...] nos vemos inducidos, porconsiguiente, a considerar este narcisismo, que ha aparecido haciendo refluir de nuevo lascatexis de objeto, como un estado secundario construido sobre la base de un narcisismoprimario que ha sido empañado por múltiples influencias». Para Freud, el narcisismo secundariono designa únicamente ciertos estados extremos de regresión; constituye también unaestructura permanente del sujeto: a) En el plano económico, las catexis de objeto no suprimenlas catexis del yo, sino que existe un verdadero equilibrio energético entre estos dos tipos decatexis; b) En el plano tópico, el ideal del yo representa una formación narcisista que jamás esabandonada.2.° El concepto de narcisismo primario experimenta variaciones extremas de uno a otro autor. Setrata aquí de definir una fase hipotética de la libido infantil, y las divergencias existentes serefieren, de un modo complejo, a la descripción de dicho estado, a su situación cronológica y,para algunos autores, incluso a su existencia.Para Freud, el narcisismo primario designa, de un modo general, el primer narcisismo, el del niñoque se toma a sí mismo como objeto de amor antes de elegir objetos exteriores. Tal estadocorrespondería a la creencia del niño en la omnipotencia de sus pensamientos. Si se intenta precisar el momento de la constitución de tal estado, se encuentran, ya en Freud, algunas variaciones. En los textos del período 1910-1915, esta fase se localiza entre la delautoerotismo primitivo y la del amor de objeto, y parece ser coetánea a la aparición de unaprimera unificación del sujeto, de un yo. Más tarde, con la elaboración de la segunda tópica,Freud designa con la noción de narcisismo primario un primer estado de la vida, anterior inclusoa la constitución de un yo, y cuyo arquetipo sería la vida intrauterina. Desaparece entonces ladistinción entre el autoerotismo y el narcisismo. Desde el punto de vista tópico, resulta difícilcomprender qué es lo que se catectiza en el narcisismo primario así entendido.Esta última acepción del narcisismo primario es la que prevalece corrientemente en nuestros días en el pensamiento psicoanalítico, lo que conduce a limitar la significación y el alcance de ladiscusión: se acepte o no el concepto, con él se designa siempre un estado rigurosamente«anobjetal» o, por lo menos, « indiferenciado », sin escisión entre un sujeto y un mundo exterior.Dos tipos de objeciones pueden oponerse a esta concepción del narcisismo:- Desde el punto de vista terminológico, esta acepción prescinde de la referencia a una imagende sí mismo, a una relación especular, como la que etimológicamente presupone el término«narcisismo». A nuestro juicio, pues, el término «narcisismo primario» es inadecuado paradesignar una fase descrita como anobjetal.- Desde el punto de vista de los hechos: la existencia de esta fase es muy problemática, yalgunos autores estiman que, en el lactante, existen desde un principio relaciones de objeto, un«amor objetal primario», de forma que rechazan como mítica la noción de un narcisismo primario,entendido como una primera fase anobjetal de la vida extrauterina. Según Melanie Klein, no puede hablarse de fase narcisista, puesto que, desde el origen, se instituyen relaciones objetales, pero sólo de «estados» narcisistas caracterizados por un retorno de la libido haciaobjetos interiorizados.Partiendo de estas críticas, parece posible devolver su sentido a lo que fue la intención de Freud cuando, recogiendo la noción de narcisismo introducida en patología por H. Ellis, la amplía hastahacer de ella una fase necesaria en la evolución que conduce desde el funcionamientoanárquico, autoerótico, de las pulsiones parciales, hasta la elección de objeto. Nada pareceoponerse a que se designe con el término «narcisismo primario» una fase precoz o ciertosmomentos fundamentadores, caracterizados por la aparición simultánea de un primer esbozo deyo y su catexis por la libido, lo que no implica que este primer narcisismo sea el primer estado delser humano, ni que, desde el punto de vista económico, este predominio del amor a sí mismo excluya toda catexis objetal (véase: Narcisismo).