try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Diccionario de psicología, letra P, Pichon Édouard



Pichon Édouard
(1890-1940) Médico y psicoanalista francés
Pediatra, médico hospitalario, gramático, monárquico, ideólogo del afrancesamiento absoluto de
la doctrina freudiana y miembro de la liga Action française, Édouard Pichon ha quedado como el personaje más original, más contradictorio y más inteligente de la primera generación psicoanalítica francesa. Yerno de Pierre Janet sin ser janetiano, sintió la pasión del psicoanálisis sin ser realmente freudiano. Después de su análisis con Eugénie SokoInicka casi no formó didactas, prefiriendo siempre la medicina hospitalaria a la práctica de consultorio. Si bien adhirió sin reservas a las tesis antisemitas de Charles Maurras (1868-1952), fue dreyfusista. No publicó ningún texto sospechado de antisemitismo ni tuvo nunca, en la vida cotidiana, la menor actitud antisemita con sus colegas de la SPP y el grupo de L'Évolution psychiatrique. A diferencia de Angelo Hesnard y de muchos psiquiatras franceses de su generación, no era germanófobo.
Su creencia en la superioridad de la "civilización" francesa sobre todas las otras culturas
derivaba menos del chovinismo que de la política. Al defender la "civilización" contra la Kultur,
Pichon reivindicaba un catolicismo racionalista, el único capaz a su juicio, contrariamente al
judaísmo y el protestantismo, de encarnar los valores de una espiritualidad occidental que
pudiera actuar como contrapeso frente al bolcheviquismo, el feminismo, el liberalismo, el nazismo
y los ideales de la Revolución de 1789. De allí sus posiciones ultraconservadoras en favor de la
familia tradicional, del matrimonio único, de la virginidad de las jóvenes y de la educación de los
niños.
Por su rigor teórico, y a pesar del fracaso radical de su programa de afrancesamiento de la
doctrina vienesa, desempeñó un papel considerable en la génesis del freudismo francés,
poniendo muy pronto el acento en la relación entre el lenguaje y el inconsciente, animando en el
seno de la Société psychanalytique de Paris (SPP) una comisión para la traducción y la
unificación del vocabulario freudiano y, finalmente, introduciendo nociones que más tarde
utilizaría Jacques Lacan: por ejemplo, la de forclusión. Fue también el maestro en pediatría de
Françoise Dolto, quien le debía un estilo brillantísimo y una manera de hablar en la que se
mezclaban la tradición de la derecha maurrasiana y un realismo poético derivado directamente
de las películas de Jean Renoir (1894-1979).
Nacido en Sarcelles, en una familia originaria de Borgoña, Édouard Pichon fue educado en un
espíritu laico y republicano. Muy pronto sufrió el embate de un reumatismo articular hereditario
(moriría de esa afección), y ése fue el tema de su tesis de medicina. Junto con el tío, Jacques
Damourette, gran erudito, fanático de la lengua y la literatura, emprendió desde la juventud (entre
1911 y 1940) la tarea más importante de su vida: la edificación de una gramática descriptiva de
la lengua francesa. La obra se titula Des mots à la pensée y comprende siete enormes
volúmenes acompañados de un "Glosario de términos especiales" que cataloga todos los
neologismos inventados por los dos estudiosos.
En 1927 se casó con Héléne Janet, de quien tuvo un hijo, Étienne Pichon, y ese mismo año dirigió a Charles Maurras su carta de adhesión a la Action française: "Señor y admirable maestro, no soy un racionalista puro. Aunque la razón tenga alguna belleza, alguna utilidad, me parece que el corazón, si me atrevo a decirlo, es aún más divino [ ... ]. El Papa está haciéndose protestante, y ésta es la razón de mi humilde solicitud de adhesión [ ... ]. Un último punto: soy psicoanalista. Los resultados obtenidos por el método freudiano han obligado a mi buena fe a aceptar esta disciplina. He escrito recientemente un artículo para demostrar que la adopción del psicoanálisis como método terapéutico no entrañaría en absoluto la renuncia a ningún estilo metafísico, moral ni religioso.-
En el período de entreguerras publicó muchos artículos, tres de los cuales llegaron a ser
esenciales para la comprensión del sistema conceptual propio del movimiento psicoanalítico
francés: "la gramática como modo de exploración del inconsciente", "Sobre la significación
psicológica de la negación en francés", y "La persona y la personalidad vistas a la luz del
pensamiento idiomático francés". Estos textos revelan que Pichon fue el primero en advertir,
antes de Lacan, que el descubrimiento freudiano del inconsciente le planteaba a la lingüística
saussureana una cuestión fundamental. También subrayan hasta qué punto su posición de
gramático estaba en contradicción con su lectura psicoanalítica de los textos freudianos. En
efecto, la idea de una primacía de la lengua sobre el pensamiento llevó a Pichon a sostener en la gramática el principio de una primacía del inconsciente sobre la conciencia, mientras que, en su enfoque de la obra freudiana, negaba la existencia de un inconsciente "psicológico". De modo que accedió a la naturaleza del inconsciente freudiano a través de la gramática. Fue entonces el primero en identificar, a partir de la lengua, una confluencia entre el lenguaje y el inconsciente.
Ésta sería retomada por Lacan.
En 1938 Pichon entabló una polémica con Lacan a propósito de un texto titulado "Los complejos
familiares", encargado al último por Lucien Febvre (1878-1956) y Henri Wallon (1879-1962) para
la Encyclopédie française. Si bien Pichon compartía con Lacan la idea de que la familia era un
agente de la tradición, y no de la herencia, rechazaba la doctrina de la antropología cultura¡, y
con esta óptica negaba el antropologismo lacaniano, a su juicio "marxista" y "hegeliano". Tanto
como el universalismo de Lacan se basó desde esa época sobre la idea de una universalidad de
la razón y la cultura frente a la naturaleza, el universalismo de Pichon (maurrasiano) reposaba
sobre la pretendida superioridad universalizante de la civilización francesa. Pichon admiraba a
Lacan con lucidez, y pensaba que era el único capaz de asumir después de él la función de
ideólogo de un freudismo que había que afrancesar.