try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Diccionario de psicología, letra R, Representante de la pulsión



Representante de la pulsión

Al.: Triebrepräsentanz (o Triebrepräsentant).
Fr.: représentant de la pulsion.
Ing.: instinctual representative.
It.: rappresentanza o rappresentante della pulsione.
Por.: representante do impulso o pulsional (da pulsão).

Término utilizado por Freud para designar los elementos o procesos en los que la pulsión
encuentra su expresión psíquica. Unas veces el término es sinónimo de
representante-representativo, otras tiene un sentido más amplio, incluyendo también el afecto.
Freud generalmente asimila el representante de la pulsión al representante-representativo; en la
descripción de las fases de la represión se examina sólo el destino del
representante-representativo, hasta que se toma en consideración «otro elemento del
representante psíquico»: el quantum de afecto (Affektbetrag), que «[...] corresponde a la pulsión
en la medida en que se ha desprendido de la representación y encuentra una expresión
adecuada a su cualidad en procesos que percibimos como afectos».
Así, pues, junto a un elemento representativo del representante de la pulsión, puede hablarse de
un factor cuantitativo o afectivo del mismo. Observemos, no obstante, que Freud no utiliza el
término «representante afectivo», que podría crearse por simetría con el de representante.
representativo.
El destino de este elemento afectivo no es menos importante para la represión: en efecto, ésta
«[...] no tiene otro motivo ni otro fin que la evitación del displacer: de ello resulta que el destino del
quantum de afecto del representante es mucho más importante que el de la representación».
Recordemos que este «destino» puede ser variado: el afecto persiste y puede entonces
desplazarse a otra representación; se transforma en otro afecto, especialmente angustia;
también puede ser suprimido. Pero se observará que esta supresión no es una represión en el
inconsciente, como la que actúa sobre la representación; en efecto, no puede hablarse en rigor
de afecto inconsciente. Lo que así se designa sólo corresponde, de hecho, en el sistema Ics,
«[...] a un rudimento que no ha llegado a desarrollarse».
Así, pues, hablando estrictamente, sólo a nivel del sistema Pcs-Cs (o del yo) se puede sostener
que la pulsión está representada por el afecto.