try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Diccionario de psicología, letra S, Sobredeterminación (o determinación múltiple)



Sobredeterminación (o determinación múltiple)
Al.: überdeterminicrung (o mehrfache Determinicrung).
Fr.: surdétermination (o détermination multiple).
Ing.: overdetermination.
It.: sovradeterminázione.
Por.: superdeterminação (o determinação múltipla).

Hecho consistente en que una formación del inconsciente (síntoma, sueño, etc.) remite a una
pluralidad de factores determinantes. Esto puede entenderse en dos sentidos bastante distintos:
a) la formación considerada es la resultante de varias causas, mientras que una sola causa no
basta para explicarla;
b) la formación remite a elementos inconscientes múltiples, que pueden organizarse en
secuencias significativas diferentes, cada una de las cuales, a un cierto nivel de interpretación,
posee su propia coherencia. Este segundo sentido es el más generalmente admitido.
Por muy distintas que sean estas dos acepciones, no dejan de presentar algunos puntos de
conexión.
En los Estudios sobre la histeria (Studien über Hysterie, 1895) coexisten ambas acepciones.
Unas veces, el síntoma histérico se califica de sobredeterminado en la medida en que resulta a la
vez de una predisposición constitucional y de una pluralidad de acontecimientos traumáticos:
uno solo de estos factores no basta para producir o mantener el síntoma, por lo cual el método
catártico, sin modificar la constitución histérica, logra eliminar el síntoma gracias a la
rememoración y a la abreacción del trauma. Otro pasaje de Freud en la misma obra se relaciona
más bien con la segunda acepción: las cadenas de asociaciones que enlazan el síntoma con el
«núcleo patógeno» constituyen «un sistema de líneas ramificadas y, sobre todo, convergentes».
El estudio del sueño ilustra con la mayor claridad el fenómeno .e la sobredeterminación. En
efecto, el análisis muestra que « [...] cada uno de los elementos del contenido manifiesto del
sueño está sobredeterminado, se halla representado varias veces en los pensamientos latentes
del sueño». La sobredeterminación es el efecto del trabajo de condensación. No sólo se
manifiesta a nivel de los elementos aislados del sueño; el sueño en conjunto puede hallarse
sobredeterminado: «[...] los efectos de la condensación pueden ser extraordinarios. Hace
posible reunir en un sueño manifiesto dos series de ideas latentes totalmente diferentes, de
forma que puede obtenerse una interpretación aparentemente satisfactoria de un sueño sin
darse cuenta de la posibilidad de una interpretación de segundo grado» (véase:
Sobreinterpretación).
Conviene subrayar que la sobredeterminación no implica que el síntoma o el sueño se presten a
un número ilimitado de interpretaciones. Freud compara el sueño con ciertos lenguajes arcaicos,
en los que una palabra, una frase, comportan aparentemente numerosas interpretaciones; en
estos lenguajes, es el contexto, la entonación o incluso los signos accesorios los que suprimen
la ambigüedad. En el sueño, la indeterminación es más fundamental, pero las diferentes
interpretaciones son susceptibles de verificación científica.
La sobredeterminación tampoco implica la independencia, el paralelismo de diversas
significaciones de un mismo fenómeno. Las diferentes cadenas asociativas coinciden en más de un «punto nodal», según demuestran las asociaciones; el síntoma lleva la huella de la interacción de las diversas significaciones, entre las cuales realiza una transacción. Basándose en el ejemplo del síntoma histérico, Freud muestra que «[...] éste sólo puede aparecer si dos deseos opuestos, surgidos de dos sistemas psíquicos diferentes, vienen a realizarse en una misma expresión».
Se ve aquí lo que subsiste del sentido a) de nuestra definición: el fenómeno a analizar es una
resultante, la sobredeterminación es un carácter positivo y no la simple ausencia de una
significación única y exhaustiva. J. Lacan ha insistido en el hecho de que la sobredeterminación
constituye una característica general de las formaciones del inconsciente: «Para admitir un
síntoma, sea o no neurótico, en la psicopatología psicoanalítica, Freud exige el mínimo de
sobredeterminación que constituye un doble sentido, símbolo de un conflicto que terminó más allá
de su función en un conflicto presente no menos simbólico [...]». La razón de ello es que el
síntoma (en sentido amplio) se halla «estructurado como un lenguaje», y por consiguiente
constituido, por naturaleza, por deslizamientos y superposiciones de sentido; jamás es el signou
nívoco de un contenido inconsciente único, de igual modo que la palabra no puede reducirse a
una señal.