try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Diccionario de Psicología, letra F, Fuerza


Diccionario de Psicología, letra F, Fuerza

La prevalencia de la consideración de las fuerzas en la investigación psicoanalítica aparece subrayada en la cuarta de las Conferencias de introducción al Psicoanálisis, como conclusión del estudio de los actos fallidos. «Por lo tanto -escribe Freud-, vamos a abandonar aquí el análisis de los actos fallidos. Sólo quiero recomendarles lo siguiente. Conserven en su memoria, como modelo, el modo en que hemos tratado estos fenómenos. Por este ejemplo podrán colegir los propósitos de nuestra psicología. No queremos solamente describir y clasificar los fenómenos; deseamos también concebirlos como indicios de un juego de fuerzas que tiene lugar en el alma, como la manifestación de tendencias que aspiran a alcanzar una meta y que trabajan en la misma dirección o en direcciones opuestas. Tratamos de formarnos una concepción dinámica de los fenómenos psíquicos. En nuestra concepción, los fenómenos percibidos tienen que ceder el paso a tendencias sólo supuestas.» El estatuto epistemológico y la significación operatoria del concepto de fuerza quedan entonces claramente enunciados. Desde el punto de vista epistemológico, Freud insiste en el carácter de construcción del concepto, y por lo tanto recusa toda interpretación realista y dogmática de la fuerza. Además rechaza derivar su representación de la experiencia interna. El concepto extraerá más bien sus determinaciones de las respuestas que es capaz de dar a los problemas específicos del psicoanálisis, -En primer lugar, apunta a las características de un proceso, y no a las cualidades de un dato. -Tiene por función sacar a luz los indicios (Anzeichen) de este proceso. Dicho de otro modo, el alcance constructivo del concepto representa el aspecto epistemológico de la situación psicológica del proceso en tanto que inconsciente. -Esa inconciencia del proceso tiene que ver más exactamente con su relación con una meta y con los factores que rigen otros procesos. Es un rasgo esencial de la fuerza que se relacione con una exigencia, con una orientación, y con la concurrencia compleja de exigencias a las cuales se responde con procesos diversamente orientados. En estas condiciones, es propio de la fuerza que realice un cierto «trabajo».