try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Diccionario de Psicología, letra G, Genital (amor)


Diccionario de Psicología, letra G Genital (amor)

(fr. amour génital; ingl. genital love, al. genitale Liebe). Forma del amor a la que llegaría el sujeto al término de su desarrollo psicosexual. Una de las causas frecuentes para recurrir al análisis reside en la dificultad, para el sujeto, de vivir su existencia afectiva y sexual como él desearía. Las inhibiciones, las insatisfacciones y las contradicciones experimentadas en este plano se soportan cada vez menos en cuanto se considera que el mundo moderno asegura a cada uno un derecho igual al disfrute, al goce. Freud, sin embargo, ha destacado que este tipo de dificultades no es sólo referible a las contingencias de la historia individual, sino que reposa en escisiones inducidas por la estructura subjetiva misma, En su artículo Sobre la más generalizada degradación de la vida amorosa (1912), señala el hecho bien conocido de que ciertos hombres sólo pueden desear a mujeres que no aman. Aman a su mujer legítima -o, más generalmente, a una mujer idealizada- y desean a mujeres que ven como degradadas; por ejemplo, las prostitutas. Freud explica esta escisión por el hecho de que la mujer amada, demasiado próxima a la madre, se encuentra prohibida. En cuanto a las mujeres, agrega Freud, si bien se observa menos en ellas la necesidad de tener un objeto sexual rebajado, la sensualidad a menudo permanece ligada para ellas a la condición de lo prohibido, o al menos del secreto. Sin embargo, Freud menciona también, siempre en el mismo artículo, lo que sería una «actitud completamente normal en el amor», actitud en la que vendrían a unirse la corriente sensual y la corriente tierna. ¿Podría entonces el psicoanálisis prometer, tanto al hombre como a la mujer, una armonía del deseo y del amor? Esto es lo que se ha creído poder teorizar bajo el nombre de amor genital. M. Balint es sin duda el autor que ha propuesto el análisis más elaborado sobre este punto (Amor primario y técnica psicoanalítica). El amor genital, para él, se define ante todo en términos negativos. Estaría depurado de todo rasgo pregenital, ya se trate de rasgos orales (avidez, insaciabilidad, etc.), de rasgos sádicos (necesidad de humillar, de mandar, de dominar al compañero), de rasgos anales (necesidad de ensuciarlo, de despreciarlo por sus deseos y placeres sexuales), como también de particularidades en las que se hacen sentir los efectos de la fase fálica o del complejo de castración. Debe notarse, sin embargo, que este despojamiento le parece difícilmente concebible. ¿Puede arriesgarse entonces una definición positiva? El amor genital, en tanto fase cumplida de una evolución, supondría una relación armoniosa entre los participantes, y esto, para Balint, necesita de un trabajo de conquista más un trabajo de adaptación que tengan en cuenta los deseos del otro. Pero Balint reconoce que la acomodación a la realidad del otro no puede ser la última palabra del amor genital. «Ciertamente -escribe-, el coito es al principio un acto altruista; pero, a medida que la excitación crece, la atención acordada al compañero disminuye, de tal suerte que al final, durante el orgasmo y los momentos que lo preceden, los intereses del compañero se olvidan totalmente». Hay, sin embargo, una última paradoja. Para Balint, en el momento mismo en que el sujeto se encuentra arrastrado por una satisfacción que sólo le concierne a él, puede experimentar el sentímiento de una armonía perfecta, la de gozar del placer supremo juntamente con su compañero, La teoría del amor genital ha tenido un papel nada despreciable en el psicoanálisis: llegar a él ha podido aparecer como uno de los objetivos concebibles de la cura. Pero hay que señalar que Balint no explicita verdaderamente esta «convicción de estar unido al compañero en una armonía completa». De ahí que parezca más ligada a una representación imaginaria del amor como reciprocidad que a lo que se presenta de hecho en el acto sexual. Freud, en cierto modo, refutaba por adelantado la teoría de Balint cuando consideraba «la posibilidad de que algo en la naturaleza misma de la pulsión sexual no sea favorable a la realización de la plena satisfacción». Para ello se fundaba en la diferencia entre el objeto originario y el objeto final de la pulsión, debido a la barrera del incesto, y también en el hecho de que la pulsión sexual se constituye desde un gran número de componentes que no pueden ser integrados todos en la configuración ulterior. Del mismo modo, Lacan ha podido subrayar que «en el hombre (...) las manifestaciones de la pulsión sexual se caracterizan por un desorden eminente. No hay nada allí que se adapte». Esta inadaptación, indudablemente, debe ser referida, en última instancia, a la posición distinta de los hombres y las mujeres en la sexuación.

Al.: genitale Liebe. Fr.: amour génital. Ing.: genital love. It.: amore genitale. Por.: amor genital. Término frecuentemente utilizado en el lenguaje psicoanalítico contemporáneo para designar la forma de amor a la que llegaría el sujeto al completar su desarrollo psicosexual, lo que supone no solamente la entrada en la fase genital, sino también la superación del complejo de Edipo. La expresión «amor genital» no se encuentra en los trabajos de Freud. En cambio, sí se halla la idea de una forma completa de la sexualidad e incluso de una «actitud completamente normal en el amor» ( 1 a ), en la cual confluyen la corriente de la sensualidad y la de la «ternura» (Zärtlichkeit). Su separación viene ilustrada, según Freud, por el ejemplo, trivial en clínica psicoanalítica, del hombre incapaz de desear a la mujer que ama (a la cual idealiza) ni amar a la que desea (prostituta). La evolución de la corriente sensual, descrita en los Tres ensayos sobre la teoría sexual (Drei Abhandlungen zur Sexualtheorie, 1905) conduce a la organización genital: con la pubertad «[...] aparece un nuevo fin sexual, a cuya realización contribuyen todas las pulsiones parciales, mientras que las zonas erógenas se subordinan a la primacía de la zona genital [...]. La pulsión sexual se pone ahora al servicio de la función de reproducción». En cuanto a la ternura Freud hace remontar su origen a la relación primitiva del niño con la madre, a la elección de objeto primaria, en la cual la satisfacción sexual y la satisfacción de las necesidades vitales funcionaban indisolublemente en apoyo (véase: Ternura). M. Balint, en un artículo dedicado al amor genital , hace observar que se habla del mismo sobre todo en términos negativos, de igual modo que para la fase post-ambivalente de Abraham, que se define fundamentalmente por la ausencia de rasgos de las fases anteriores. Si se intenta definir positivamente el amor genital, resulta difícil escapar a los criterios normativos e incluso a un lenguaje claramente moralizante: comprensión y respeto del otro, ofrecimiento ideal del matrimonio, etc. El concepto de amor genital, desde el punto de vista de la teoría psicoanalítica, plantea cierto número de preguntas y observaciones: 1) La satisfacción genital (la del sujeto, del compañero o recíproca) no implica en modo alguno la existencia de amor. Y a la inversa, ¿no supone el amor un lazo que sobrevive a la satisfacción genital? . 2) Una concepción psicoanalítica del amor, aunque excluya toda referencia normativa, no debe ignorar lo que el psicoanálisis ha descubierto sobre la génesis del amor: - en cuanto a la relación de objeto: incorporación, control, unión con el odio; - en cuanto a los modos de satisfacción pregenitales, con los que se halla indisolublemente mezclada la satisfacción genital; - en cuanto al objeto: el «pleno amor de objeto» del que habla Freud ¿no va siempre marcado por el narcisismo originario, tanto si se trata del tipo de elección objetal anaclítica como del tipo de elección objetal propiamente narcisista? No olvidemos que es «la vida amorosa del género humano» la que proporcionó a Freud un motivo para introducir el concepto de narcisismo. 3) La utilización actual del término «amor genital» se acompaña a menudo de la idea de una satisfacción completa de las pulsiones, e incluso de la resolución dé todo conflicto (se ha llegado a escribir: «La relación genital, para decirlo de una vez, carece de historia»). A esta concepción se opone indiscutiblemente la teoría freudiana de la sexualidad; véanse, por ejemplo, las siguientes líneas: «Hemos de contar con la posibilidad de que exista, en la naturaleza misma de la pulsión sexual, algo desfavorable a la realización de la satisfacción completa» . 4) De un modo general, con el término «amor genital», ¿no se confunden varios planos cuya concordancia no está garantizada: el del desarrollo libidinal, que debe conducir a la síntesis de las pulsiones parciales bajo la primacía de los órganos genitales; el de la relación de objeto, que supone la superación del Edipo; y, finalmente, el del encuentro singular? Por lo demás, sorprende que los autores que invocan el amor genital no escapan a la siguiente contradicción: el objeto de amor se concibe a la vez como intercambiable (puesto que lo «genital» encuentra necesariamente un objeto amoroso) y único (dado que lo «genital» toma en consideración la singularidad del otro).