try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Drogadicción y Adolescentes: Conclusión y Bibliografía



CONCLUSIÓN: Según lo expuesto en el capítulo La Droga, sabemos que desde épocas remotas se utilizaron
sustancias que permitían alejar al individuo de la realidad.
No tenemos ninguna duda sobre la
importancia económica que genera la comercialización de la droga, y es por ello la limitación
internacional de su regulación. Intentamos brevemente explicar la obtención de las drogas más
comunes, explicar sus formas de administración, sus dependencias y sus consecuencias.
Determinamos en el capítulo Drogadicción,
las causas que llevan al individuo a su uso y abuso.
Definimos de la mano de Kalina, el perfil de identidad que adquiere un drogadicto, trabajamos los
factores que influyen en el desarrollo de la drogadicción
, la falta de una buena contención familiar, la
baja autoestima, el no poder identificar una autoridad, los modelos familiares adictivos, los procesos
depresivos, la búsqueda de riesgos y nuevas sensaciones, las presiones grupales y sociales, etc. En
cuanto a la Prevención
, clasificamos los distintos tipos y modelos existentes, expusimos la necesidad,
o no de legalizar y ejemplificamos situaciones. Nuestra preocupación está orientada hacia los
adolescentes. La adolescencia es una etapa de cambios físicos, familiares y sociales, es el caldo de
cultivo ideal para la incorporación de nuevos hábitos. Se sienten megalómanos, presentan dificultades
en sus vínculos, les importa mucho ser aceptados por sus pares, que como transitan por sus mismos
caminos "son los únicos capaces de entenderlos". La pérdida de la bisexualidad de la infancia, y la
incorporación de las primeras pulsiones sexuales, los lleva primero al narcisismo corporal, a la
admiración homosexual y los estados de enamoramiento, y luego a la consolidación del YO y la
posterior resolución de situaciones traumáticas. Familiarmente la mayoría de los adolescentes están
contenidos. Pero no siempre esta contención es la óptima. Hay familias saludables, familias doble
mensaje, familias autoritarias, familias inmaduras, familias incompletas familias narcisistas.
Comunitaria y socialmente los adolescentes se encuentran con una diversidad muy amplia, como para
poder centrarse en la búsqueda de apoyo para resolver críticamente tantos cambios que están
operando e n ellos. La escuela, termina siendo el ámbito ideal para poder compartir y canalizar sus
vivencias, angustias y ansiedades, pero ¿Qué pasa en la escuela? Según las encuestas realizadas a
nuestros alumnos obtuvimos que solamente 45 alumnos sobre 307 (14.66%), pudieron definir a la
drogadicción como una enfermedad social, la mayoría la considera un Desorden mental (80,46%). El
64,50% de éstos adolescentes obtiene información sobre prevención de drogas de sus familias, por lo
que podemos demostrar que la fa lta de información y el desconocimiento excede a los adolescentes, y
sería muy necesario abarcar en el tratamiento de prevención de drogas
, a todo el grupo familiar.
Nuestros alumnos dicen: 36,15% no registran actividad escolar sobre prevención 34% declaran Charlas
o clases programáticas de tratamiento del tema 23% ha visto carteles informativos. Pero dentro del
período escolar el tiempo dedicado al tratamiento del tema para el 56% de los alumnos ha sido en
algunas ocasiones. El 82% de los alumnos considera que tener información sobre drogas, obra como
un elemento preventivo, y solo un 2,93% considera a la actual propaganda como efectiva, les parece
Informativa al 40,72%, Insuficiente al 35,50% y Preventiva al 34,20%. La escuela no está haciendo lo
suficiente. Se puede observar en la falta de cooperación por parte del nivel directivo en responder a sus
encuestas. También se puede detectar que mientras los directivos detallan en que materia curricular se
trata el tema de drogadicción, los alumnos responden mayoritariamente NO recibir NINGUNA actividad
escolar sobre prevención -entendiendo un 82% que la prevención es información- lo cual llevaría a
concluír que no consideran la información sobre drogadicción brindada en la curricula actual, como
elemento preventivo. Es necesario un tratamiento más serio del tema, más sistematizado, más amplio,
es necesario un plan que pueda aplicarse en la comunidad educativa, implicando a los docentes,
padres y principalmente a los adolescentes. La educación es el mejor instrumento de prevención y el
marco escolar es el que más posibilidades y potencial ofrece. Es necesario disminuir los factores de
riesgo, y buscar que los alumnos a través de la educación, obtengan criterios para mantener un estilo
de vida más saludable. Brindar programas de prevención del consumo de drogas, que se incorporen
obligatoriamente a la currícula escolar, informando y apoyando al adolescente en un marco de
contención, a sus padres y a los docentes, es la alternativa que modestamente sugerimos. Si la droga
no es atacada con conciencia social y desde todos los ámbitos no tendremos alumnos para formar en
el transcurso del tercer milenio.
Por consiguiente a nuestra hipótesis planteada: "La escuela orientaría y
educaría a los alumnos adolescentes en la prevención" correspondería decir que la escuela NO
orientaría NI educaría a los alumnos adolescentes en la prevención.

Bibliografía ** Aberastury A.; Knobel M. - La adolescencia normal ** Behr, Hans-Georg La Droga, potencia mundial
** Kalina, Eduardo - La familia del Adicto y otros temas, Adolescencia y drogadicción, De la práctica a la teoría
** Musacchio de Zan, Amelia; Ortíz, Alfredo; Frágola, Alejandro; Molina C. y otros - Drogadicción
** Newman, Elías - La Sociedad de la droga ** Savater, Fernando - Etica como amor propio
** Yaría, Juan A. - Toxicodependencias: Asistencia y Prevención Material adicional obtenido de:
** Apuntes dados por la cátedra.