try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Gestalt, el self



El Self
Hablamos de ajuste creativo como la función esencial del self, o mejor dicho, "el self es el sistema de ajustes creativos". Ya que el self solo se descubre y se realiza a sí mismo en el entorno. "Y vamos a considerar al self como la función de contactar el presente real efímero", teniendo en cuenta que el self es el contacto.
"Al complejo sistema de contactos necesarios en el campo, lo llamamos ‘self’. […] Se sitúa en la frontera del organismo y del entorno; […] y pertenece a ambos, al entorno y al organismo. […] no es una institución fija, sino que existe en donde y cuando existe una interacción en la frontera". El self como proceso de hacer y retirarse del contacto es siempre temporal, dinámico y cambiante.
La inhibición del self, en la neurosis, es la incapacidad de concebir una situación como cambiante o, al revés, la neurosis es la fijación sobre un pasado incambiable e inmutable. "Ya que la función del self es algo más que aceptar las posibilidades, es también identificarlas y rechazarlas, llegar creativamente a una nueva figura, es distinguir entre las ‘respuestas obsoletas’ y el comportamiento único y nuevo, que requiere cada situación".
Como ya hemos dicho antes, la terapia supone concentrarse en la estructura de la figura/fondo proporcionándole al self múltiples oportunidades de integrarse progresivamente. Ya que "la finalidad del tratamiento no es resolver la mayoría de los complejos [del paciente] sino llegar a un punto tal en la técnica de la consciencia inmediata de sí mismo que el paciente pueda continuar sin ayuda". La curación solamente puede venir de uno mismo (mediante la flexibilidad de la regulación organísmica), en el entorno.
En Terapia Gestalt no atacamos las "defensas" o "resistencias", "en lugar de tratar de eliminarlas, se acepta su lado positivo, son tenidas en cuenta" y se las apoya, abordándolas en la sesión terapéutica, de persona a persona.
Tampoco le pedimos al paciente que no se censure, sino que se concentre en la manera en cómo se censura, se retira, se encierra en el silencio, qué músculos, imágenes o bloqueos emplea para esto. "De esta manera, construimos un puente para que empiece a sentir que se reprime de manera activa y pueda, entonces, empezar a relajar por sí mismo su represión".
Apoyar las resistencias o interrupciones, sacar el conflicto de la represión y aumentar la consciencia inmediata produce ansiedad. La ansiedad es la excitación frenada en la frontera-contacto. Pero el sufrimiento y el conflicto no son ni innecesarios, ni carentes de sentido: son el índice de la destrucción (des-estructuración) que se produce en toda formación figura/fondo, para que una nueva figura pueda emerger. Tratar de proteger al paciente de esto supone "que el terapeuta, desde lo alto de su superioridad, juzga tal o cual material humano como no merecedor de recuperar una existencia plena". Si el terapeuta deja su actitud de superioridad, el paciente se convierte, entonces, en un aprendiz de terapia y por lo tanto en un elemento activo de su proceso.
Y puesto que es un elemento activo de su propio proceso y puesto que es él quien ha acudido a terapia y ha continuado en terapia, debe ser él quien decida cuándo dejarla.

Si ampliamos la idea de apoyar las "resistencias" o "defensas", necesariamente debemos hacer un esbozo de tres conceptos fundamentales, a los que ya hemos aludido: el proceso de hacer y retirarse del contacto y sus fases, el self y sus funciones, y las interrupciones del proceso de hacer y retirarse del contacto.
El proceso de hacer y retirarse del contacto es, en general, una secuencia continua de figuras y fondos. Todo el proceso es una excitación creciente consciente y proviene de los dos polos del campo: el organismo y el entorno.
El proceso de hacer y retirarse del contacto es una totalidad única, pero se puede distinguir, por comodidad, la siguiente secuencia de figuras y fondos:
Precontacto: el cuerpo es el fondo; el apetito, las sensaciones o el estímulo ambiental es la figura. Es lo dado o "ello" de la situación. Es de lo que se es consciente.
Toma de contacto: la excitación del apetito se convierte en fondo, y algún "objeto" o conjunto de posibilidades es la figura. El cuerpo disminuye.
Hay elección y rechazo de las posibilidades, agresión para acercarse y superar los obstáculos; orientación y manipulación deliberadas. Estas son las identificaciones (aceptaciones) y alienaciones (rechazos) del "yo".
Contacto final (ó Contacto pleno): sobre un fondo que comprende el entorno y el cuerpo indiferentes, un objetivo vivo se destaca como figura y se contacta con él. Se relaja cualquier actitud deliberada.
Postcontacto: hay una interacción flotante entre el organismo y el entorno que no es una relación figura/fondo; el self disminuye. Se da la asimilación y por lo tanto el crecimiento, modificando la "personalidad".

De las fases o etapas del proceso de hacer y retirarse del contacto podemos deducir las tres principales funciones del self, según la Terapia Gestalt, y cómo pasa el self, temporalmente, de una función a otra.
La función "ello", correspondería a la fase de Precontacto. "Es el segundo plano dado, que se disuelve en posibilidades" incluyendo las excitaciones orgánicas, las sensaciones, las situaciones inacabadas del pasado que se vuelven conscientes, el entorno vagamente percibido y los incipientes sentimientos que conectan al organismo con el entorno.
La función "yo", en la fase de Toma de Contacto, "es la identificación con y la alienación de las posibilidades, la limitación o el acrecentamiento del contacto en curso". Es la aceptación o el rechazo de las posibilidades de la situación presente y real. Incluye el comportamiento motor, la agresión, la orientación y la manipulación.
La función personalidad, activa en las fases de Contacto Final y Postcontacto, "es el sistema de actitudes asumido en las relaciones interpersonales, es la asunción de lo que uno es". Cuando el comportamiento interpersonal es neurótico, la personalidad consiste en un cierto número de conceptos equivocados sobre uno mismo, introyecciones, ideales del yo, máscaras, etc. Pero cuando se ha terminado la terapia, la personalidad es una especie de entramado de actitudes con el que se comprende uno a sí mismo y que se puede utilizar para cualquier tipo de comportamiento interpersonal ya que, la personalidad es "una réplica verbal del self". La personalidad se forma con la lealtad, la moralidad y las actitudes retóricas, siendo estas últimas "la propia manera que tiene uno de manipular las relaciones interpersonales".

Cuando las "situaciones inacabadas del pasado" hacen su aparición, interrumpen la secuencia del proceso de hacer y retirarse del contacto. Esto tiene lugar mediante procesos que, en principio, son sanos cuando se emplean en su momento oportuno. Dicho de otra manera, "los comportamientos neuróticos son los ajustes creativos de un campo en el que hay represiones".
Esta creatividad va a actuar y a aparecer espontáneamente en cualquier situación presente, por eso, el terapeuta no tiene que ir a buscar nada por debajo del comportamiento "ordinario", ni hurgar en él para poner de manifiesto el mecanismo. Su trabajo consiste sencillamente en plantear una relación basada en el contacto, dando por sentado que el paciente no va a poder mantenerla de manera adecuada y por cuyo fracaso, se siente insatisfecho. Debido a esta insatisfacción, le va a surgir el interés y la excitación, que generalmente va a vivirlos como ansiedad. Entonces, esta necesidad, real y presente, del paciente, con ayuda del terapeuta, va a destruir y asimilar los obstáculos y va a crear formas más viables, "como ocurre en cualquier otro aprendizaje".
No olvidemos que la ansiedad es la interrupción de la excitación creativa en curso. Y que la neurosis es, a la vez, una situación de miedo crónico y de frustración crónica. Puesto que la frustración es crónica, el deseo no aprende a activar las funciones prácticas importantes; y puesto que el miedo es crónico, el individuo se controla, se inhibe y se frustra.
El terapeuta necesita su propio criterio para mantener sus referencias, para saber en qué dirección mirar. Y no debe olvidar que la situación real y presente, representa siempre un ejemplo de toda la realidad que ha sido o será.
Por eso, el terapeuta necesita, además de sus propias referencias, estar atento a la estructura del comportamiento del cliente: ¿cómo atiende a su propio organismo? ¿Cómo satisface una necesidad?
Si basamos nuestro modo de hacer terapia a partir de los momentos de un proceso presente y en curso, y en concreto, en sus interrupciones, "podemos esperar que, con la consciencia inmediata, estas interrupciones, se van a convertir en otras interrupciones, y la continuidad del proceso no se habrá perdido". Así, el paciente, en un entorno seguro, como es su relación con el terapeuta, podrá resolver satisfactoriamente el "experimento" de hacer contacto.
Como terapeutas, solo necesitamos ayudar al paciente a desarrollar su identidad creativa a través de ese "pasaje ordenado" de una interrupción a otra. Ya que el comportamiento del paciente en terapia, o en cualquier otra cosa, es un ajuste creativo que continúa resolviendo un problema de frustración y de miedo crónicos, la terapia consiste en "proporcionarle unas circunstancias concretas en donde estas soluciones habituales (inacabadas) ya no sean las posibilidades de solución más adecuadas".
Para localizar las interrupciones en la secuencia del proceso de hacer y retirarse del contacto, lo que llamamos pérdidas de la función yo, la pregunta es la siguiente: ¿cuál es el momento en el que el paciente empieza a no mantener el contacto en la sesión terapéutica? ¿Cómo, concretamente, se lo impide?
Y una vez identificada la interrupción, apoyarla hasta la siguiente y así sucesivamente hasta el final de la secuencia del proceso de hacer y retirarse del contacto.
"La diferencia entre los diversos tipos [de personalidad] está relacionada con el momento en el que se produce la interrupción:
Antes de la nueva excitación primaria: confluencia.
Durante la excitación: introyección.
Al enfrentarse al entorno: proyección.
Durante el conflicto y la destrucción: retroflexión.
En el contacto final: egotismo."

No debemos olvidar que una interrupción de la secuencia de hacer y retirarse del contacto es debida a un estado del self, empleado de manera inadecuada. Esto es, la confluencia, la introyección, la proyección, la retroflexión y el egotismo son estados temporales adecuados y necesarios en determinas fases de la secuencia de hacer y retirarse del contacto. Solo cuando han perdido su función espontánea y se convierten en estructuras rígidas que interrumpen el proceso de hacer y retirarse del contacto es cuando se convierten en disfuncionales.

La confluencia es el estado de no contacto, no hay frontera del self. Todos los hábitos y los conocimientos son confluyentes. La distinción entre las confluencias sanas y las confluencias neuróticas consiste en que las primeras están potencialmente sujetas a contacto, mientras que las segundas no se pueden contactar, debido a la represión.
"En el plano neurótico, la actitud presente –no reconocer del todo la nueva tarea- consiste en agarrarse a la no consciencia, como si se aferrara a un comportamiento acabado para encontrar en él alguna satisfacción, y como si la nueva excitación fuera a arrebatársela. […] El objetivo es conseguir que el otro haga todos los esfuerzos".
 
La interrupción se puede producir durante la excitación, el self, entonces, introyecta: desplaza su propio deseo potencial por el de algún otro. Esto sirve para evitar la sensación de "no pertenencia". La actitud hacia el entorno es resignada y, por lo tanto, infantil y sumisa (o la contraria, rebelde y agresiva pero sin sentido). La satisfacción conseguida es la frustración.
La introyección sana es el paso previo a la asimilación, necesaria en cualquier situación de aprendizaje. Está caracterizada por el interés, la motivación y la consciencia inmediata.
En la (¿intro?)proyección patológica, el individuo siente la emoción pero flotando a la deriva, "en el aire" y ya que no siente que surge de él, la atribuye a la otra realidad posible: el entorno; dirigida contra él por el otro. Produce rigidez muscular e inhibe los poderes motores para dejarse llevar libremente por las emociones libres.
En el ajuste creativo, es un factor alucinatorio necesario en los primeros acercamientos. Esto es la intuición o el presentimiento, y es así "como nos ponemos en guardia o nos sentimos invitados por medio de un significado que todavía no es manifiesto".
Cuando las energías de la orientación y la manipulación están plenamente comprometidas en el entorno pero el individuo no puede hacerles frente porque tiene miedo a herir o a ser herido, "necesariamente, se va a sentir frustrado" y, entonces, las energías comprometidas se van a volver contra los únicos objetos disponibles y seguros en el campo: su personalidad y su propio cuerpo. Esto son las retroflexiones. Podemos incluir aquí los remordimientos, los arrepentimientos, las reconsideraciones, las enfermedades psicosomáticas, los dolores musculares sin "causa", el pensamiento obsesivo, la rumia, etc. El retroflectador trata de evitar quedar comprometido con el entorno.
Cualquier acto de autocontrol deliberado durante un compromiso difícil es una retroflexión, generalmente sana.
El entorno tangible del retroflectador está formado únicamente por sí mismo. Y su satisfacción directa es la sensación de control activo.

Cuando, en las fases de contacto final y de postcontacto debería haber una relajación del control o de la vigilancia, cuando se trataría de abandonarse al comportamiento que llevaría a la asimilación y al crecimiento, "hay un esfuerzo por controlar lo incontrolable y lo sorprendente", esto es el egotismo disfuncional. La preocupación del egotista no es contactar con el entorno, asimilar y crecer holísticamente sino "multiplicar sus conocimientos científicos y técnicos para poner cada vez más cosas del entorno a su alcance y en su poder para ser irrefutable". La satisfacción del egotista disfuncional es el aburrimiento y la soledad; es vanidoso y creído, sabe de todo y lo va diciendo. Desconfía de la humanidad y siempre tiene "enfrentamientos".
No obstante, normalmente, el egotismo es sano e indispensable en la elaboración de cualquier proceso de maduración largo, difícil y complejo; dicho de otra manera, se sienten las ganas de comprometerse y se aplaza esto, desanimándolo, ya que, en ese proceso concreto, no es adecuada ni la espontaneidad ni la capacidad de correr riesgos.

Los tipos de interrupciones pueden multiplicarse hasta el infinito combinando cada clase con otra, como "confluencia de introyectos", "proyección de retroflexiones", etc. Por ejemplo, "la confluencia con los introyectos es la culpabilidad; […] la retroflexión de los introyectos es la rebeldía…".
Hay que tener en cuenta que, en Terapia Gestalt, no trabajamos con el contenido, sino con el proceso, con la secuencia de hacer y retirarse del contacto y sus interrupciones en el aquí y ahora de la situación real en curso, en la sesión de terapia, entre el paciente y el terapeuta. El significado creativo de la situación, no es lo que se piensa por anticipado, "lo que se trae a terapia", sino lo que surge al traer al primer plano las situaciones inacabadas, cualesquiera que sean y al descubrir-e-inventar su pertinencia en la situación presente, que se muestra interrumpida y por lo tanto desprovista de excitación, energía e interés. El neurótico, en la sesión y en su vida, empieza a perder el contacto con la realidad, se da cuenta, pero no tiene las técnicas que le permitirían continuar el contacto y persiste en un proceso que le lleva, cada vez, más lejos de la realidad, y entonces, se pierde. Es necesario que, en la sesión de terapia, ayudado por el terapeuta, aprenda a reconocer con precisión, en qué momento y cómo deja de estar en contacto y dónde y cuál es la realidad, de tal manera que pueda seguir contactándola.
La teoría de la Terapia Gestalt es la teoría del self y por lo tanto, la práctica de la Terapia Gestalt es la teoría del self aplicada.