try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

"La realidad inventada". Profecías que se autocumplen. Watzlawick



"La realidad inventada". Profecías que se autocumplen. Watzlawick

Profecías que se autocumplen

Una profecía que se autocumple es una suposición o predicción que. por sola razón de haberse hecho, convierte en realidad el suceso supuesto, esperado o profetizado y de esta manera confirma su propia "exactitud". Por ejemplo, si alguien por alguna razón supone que se lo desprecia, se comportará precisamente por eso de un modo desconfiado, insoportable, hipersensible que sucutará a los demás el propio desdén del cual el sujeto estaba convencido y que queda así "probado".

Un hecho todavía no producido, futuro, determinó efectos en el presentem efectos que a su vez hicieron que cobraran realidad el hecho pronosticado. El futuro y no el pasado determinó pues el presente.

Un acto que es resultado de una profecía que se autocumple crea primero las condiciones para que se de el suceso esperado y en este sentido crea presisamente una realidad que no habría dado sin aquel. Dicho no es pues ni verdadero ni falso; sencillamente crea una situación y con ella su propia "verdad".

La diferencia

La persona reacciona a un fenómeno que ya se desarrolla en el presente y de esta manera influye su curso en el presente. El curso se desencadena por obra de las medidas que se toman como (presunta) reacción al curso dee cosas esperado. La presunta reacción ( el efecto) es efectivamente una acción( la causa); la "solución" crea el problema; la profecía de un suceso hace que se cumpla el suceso profetizado.

La experiencia cotidiana nos enseña que sólo muy pocas profecías se autocumplen, sólo cuando se cree en una profecía, es decir, sólo cuando se la ve como un hecho que ya ha entrada, por así decirlo, en el futuro, puede la profecía influir en el presente y así cumplirse. Cuando falta este elemento de la creencia o de la convicción, falta también el efecto.

El experimento de Rosenthal es sólo un ejemplo, aunque particularmente claro, de los profundos y determinantes efectos de nuestras expectativas, prejuicios, supersticiones y deseos -es decir, construcciones puramente mentales amenudo desprovistas de todo destello de efectividad- sobre nuestros semejantes, tambien es un ejemplo de las dudas que estos descubrimientos pueden suscitar sonbre la cómoda suposición del sobresaliente papel que desempeñan las predisposiciones heredadas o innatas. Porque lo cierto es que estas construcciones pueden tener efectos no sólo positivos sino también negativos. Somos responsables de no sólo nuestros sueños sino también responsables de nuestra realidad que engendra nuestros pensamientos y esperanzas.

Sería sin embargo un error que las profecías que se autocumplen se limitan sólo a los seres humanos.

Esto abre la posibilidad a diagnósticos que se autocumplen. A decir verdad, hay una gran cantidad de determinados modos de comportamiento que en el mundo conceptual de la psiquiatría están tan estrechamente vinculados con ciertos diagnósticos categóricos , que descadenan reflejos pavlovianos no sólo en el pensamiento del psiquiatra , sino también en el mundo del paciente. Pretender mostrar como determinadas formas de conducta asumen, a causa de su estimación cultural y social, la significación de manifestaciones patológicas y como estas a su vez llegan a ser profecías que se autocumplen, sería emp`resa que sobrepasaría los límites de este ensayo.

Para el oncólogo norteamericano Simonton, cuyo nombre esta vinculado especialemente con la consideración de los factores psíquicos en el tratamiento del cáncer, hay aquí tres cosas de suma impotrancia: las expectativas y creencias ( belief system) del paciente, de la familia del paciente y, en tercer lugar, las del médico que tratan el mal. Si se tiene en cuenta lo que hemos expuesto hasta ahora se toma clara la posibilidad de que cada una de estas expectativas pueda convertirse en una profecía que se autocumple.

Como a los del paciente el médico es , por así decirlo, un mediador entre la vida y la muerte, las declaraciones del médico pueden convertirse muy facilmente en profecías que se autocumplen..

El saber sobre el efecto curativo que tienen predicciones positivas es indudablemente tan antiguo como la creencia en las inevitables consecuencias de maldiciones y hechizos.

Los procesos inmunológicos del organismo humano pueden ser estimulados por determinadas categorías de vivencias y que estos procesos no son por lo tanto del todo autónomos. Hoy en día ya se ha establecido que el organismo produce una serie de sustancias hasta ahora desconocidas y semejantes a la morfina que son analgésicos y cuya producción es estimulada por determinados procesos psíquicos. Hay aquí un nuevo y amplio campo en el que el fenómeno de las profecías que se autocumplen comienza a cobrar carácter científico.

Tan importantes como la sugerencias del médico, sus expectativas y convicciones son las dedidas y medicamentos que prescribe. En este plazo son de paritcular interés los llamdos placebos( del latín placebo, "satisfaré, gustaré"), es decir, esos preparados quimecamente neutros que imitan la forma, el gusto y el color de determinado medicamento pero no tienen ningún efecto famacológico. Hoy en día el interés por los placebos crece rápidamente en los medios científicos.