try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Mecanismos de defensa del yo contra peligros extrapsíquicos



1. Negación en actos y palabras
2. Negación en la fantasía: el sujeto modifica en la fantasía, una situación real
desagradable, transformándola en otra que le resulte más placentera.
3. Limitación del yo: abandono por parte del yo de una actividad cuyo ejercicio le
produce displacer por un motivo cualquiera.
4. Identificación con el agresor temido: específicamente con el objeto temido o con su
agresión, que puede darse frente a un acontecimiento pasado o a uno futuro.
Según Anna Freud, el representar el papel del agresor, asumiendo sus actitudes y
atributos, o imitando sus agresiones, el sujeto simultáneamente se transforma, de
persona amenazada y pasiva, en la que amenaza y es activa.
5. Renuncia altruista: el sujeto usa su energía participando en el destino de sus
semejantes, en lugar de experimentar la vida en sí mismo, vive la vida de los demás.
Por medio de este mecanismo se logra dominar la mortificación narcisista.
Los peligros instintivos contra los cuales se defiende el yo son siempre los mismos, aunque
los motivos por los que percibe una determinada irrupción como riesgosa, son referibles a
diferentes causas:
a. Causas motivadas por la angustia frente al superyó en las neurosis de adultos.
Cuando un deseo instintivo pugna por introducirse en la conciencia y conseguir la
gratificación con ayuda del yo
. A las protestas del superyó, el yo se somete y
combate al impulso, perdiendo su independencia, reduciéndose a mero ejecutor de
los requerimientos del auperyó; hostil contra el instinto e incapaz de experimentar
placer.
b. Defensa instintiva por la angustia real o objetiva en la neurosis infantil. El niño
pequeño obra sus impulsos instintivos con miras a no transgredir las prohibiciones
paternas. El yo del pequeño no combate el instinto por su propia voluntad, sino por
la angustia frente al castigo externo.
c. Defensa instintiva por la angustia frente a la fuerza del instinto. El yo es amigo del
instinto en tanto se haya diferenciado poco del ello. Siempre existe cierta
desconfianza del yo frente a las exigencias instintivas y la angustia frente a la fuerza
de éstas opera como angustia ante el superyó o angustia objetiva.