try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Noty Psy: El perfil del pedófilo



El perfil del Pedófilo

13 de junio de 2015 autor Cristina Prieto

fuente: psiqueviva

La Pedofilia es una desviación sexual que se caracteriza por la presencia en un individuo (pedófilo) de fantasías o conductas que implican actividad sexual entre un adulto y un niño.

Comportamiento del pedófilo

Las conductas del pedófilo van del simple exhibicionismo hasta la penetración. Algunos de estos comportamientos son:

Exhibirse delante de un menor con el fin de excitarse sexualmente.

Observar al niño vestirse o desvestirse con el mismo fin.

Masturbación ante niños.

Proposiciones verbales.

Tocarle, besarle, agarrarle.

Forzarle a ver imágenes o películas, escuchar conversaciones sexuales, posar para fotografías, ver o presenciar actividades sexuales.

Sexo oral, vaginal o anal.

La pedofilia puede darse de diferentes formas: con relación a la orientación puede ser de tipo heterosexual, homosexual o ambas; con relación a objeto, este puede ser exclusivamente pedofílico o no. En la siguiente tabla se exponen las diferencias entre la pedofilia heterosexual y homosexual.

 El perfil del pedófilo

Hay pedófilos de todas las clases sociales. Los más peligrosos son aquellos en los que el niño confía por naturaleza, como un criado, un amigo de la familia, o aquellos que el niño idealiza por sus funciones, como un sacerdote, un profesor, un bombero o un policía. El acto perverso de estas personas insospechadas deja cicatrices profundas en el niño bajo la forma de culpa y de angustia.

Los pedófilos menos peligrosos, desde el punto de vista psicológico, son los marginales, los exhibicionistas de la calle. Estos actúan desde fuera, de forma compulsiva, y después son castigados y encarcelados, con gran alivio reparador para el menor.

Características del Pedófilo

Varón, de entre 30-50 años, de nivel social medio o medio-alto.

El 75% de los casos no tienen antecedentes penales.

En más del 30% de los casos se trata del padre, el tío o el abuelo de la víctima.

Normalmente tienen una familia a su cargo y con frecuencia hijos pequeños.

No es infrecuente la ruptura marital y un segundo matrimonio.

Muchas veces son personas respetadas, incluso aparentan firmes valores morales y religiosos.

Con frecuencia buscan trabajos o actividades que les permitan estar cerca de los niños.

Su acercamiento a los niños suele ser físico.

Les invitan e incluso les colman de atenciones y regalos para generar en ellos un sentimiento de deuda.

No suelen presentar ningún trastorno psicopatológico.

Apariencia normal.

Inseguridad y baja autoestima.

Solitario.

Suelen tener problemas de adicción a sustancias.

Dificultades para mantener relaciones heterosexuales.

Dificultades de comunicación.

Desajustes de personalidad (sobre todo en la esfera de las relaciones sociales).

Suelen cometer su primer abuso en la adolescencia.

Son reincidentes.

Buscan constantemente la gratificación sexual.

No tienen conciencia de enfermedad llegando a considerar que su sexualidad es normal y es por esta razón que no buscan tratamiento psicológico.

Hacen grandes esfuerzos por lograr que la familia de la víctima o su grupo de apoyo “confíe” en ellos.

Suelen amenazar de violencia a la víctima o sus seres queridos.

Racionalizan sus actos: Suelen decir “al chico le gusta” o “esta es la manera que le demuestro cómo le quiero” para fundamentar lo que hacen.

La mayoría de estos agresores niegan el abuso con vehemencia.

Curso y Pronóstico

Su curso puede ser permanente, manteniendo contactos con una o varias víctimas, o presentar períodos de abstinencia con episodios pedofílicos. Su nivel de reincidencia, por tanto, es altísimo, aun después de ser descubiertos y condenados.

El curso es crónico especialmente en aquellos que se sienten atraídos por los individuos del mismo sexo. El índice de recidivas de los individuos con pedofilia homosexual es aproximadamente el doble de los que prefieren al otro sexo.

En la mayoría de los abusadores violentos y agresivos el aislamiento social es lo único que evita que se siga dañando a terceras personas.

Bibliografía

Belloch, A; Sandín, B. y Ramos, F. (2008) Manual de Psicopatología. Vol I. Madrid: McGraw- Hill. 

www.20minutos.es/noticia/ 26841/0/perfil/pederasta/bebes/ – 43k –

www.aldia.co.cr/especiales/altoalapedofilia/perfil.htm – 13k –

www.pediatraldia.cl/abuso_sexual_pedofilia.htm – 27k –

www.paidopsiquiatria.com/modules. php?name=News&file=article&sid=223 – 42k –

www.monografias.com/trabajos11/pedofil/pedofil.shtml – 101k –

www.espaiterapeutic.com/index.php?option=com_content&task=view&id=58&Itemid=117 – 76k –

www.aap.org.ar/publicaciones/ forense/forence-16/tema-5.htm – 142k –

www.bvs-psi.org.br/dominicana/PerspectivasPsicol1.pdf –

www.emagister.com/ parafilias-perversiones-sexuales-cursos-1027480.htm – 26k –

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.