try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Obras de Lev Semiónovich Vygotsky. CAPÍTULO 1: El problema y el método de investigación



CAPÍTULO 1

El problema y el método de investigación

La primera cuestión a tratar en el análisis del pensamiento y el lenguaje se refiere a la relación entre diferentes funciones psíquicas, entre diferentes clases de actividad de la conciencia; esta es una cuestión fundamental en muchos problemas de la psicología. En el análisis del pensamiento y el lenguaje, el aspecto central de todo este problema lo constituye, naturalmente, la relación entre el pensamiento y la palabra. Todas las restantes cuestiones son, por así decirlo, secundarias y subordinadas lógicamente a la primera y fundamental, sin cuya resolución resulta imposible incluso plantear con acierto cada una de las cuestiones sucesivas y, más particulares. Por extraño que parezca, el problema de las conexiones y relaciones entre funciones representa para la psicología un problema nuevo y casi sin estudiar.
Por el contrario, el problema del pensamiento y el lenguaje es tan antiguo como la propia psicología; sin embargo, la relación entre pensamiento y palabra es el aspecto que resulta más oscuro y el, menos estudiado, El análisis atomista y funcional, que dominó la psicología científica a lo largo de la última década, dio lugar a considerar las funciones psíquicas de forma aislada y a elaborar y perfeccionar métodos de investigación psicológica aplicados al estudio de esos procesos aislados y separados entre sí. Mientras tanto, e problema de la conexión entre funciones, de su organización en la estructura integral de la conciencia, quedaba fuera de la esfera de la atención de los investigadores.
La noción de la conciencia como un todo y de las relaciones entre sus diferentes funciones, indisociables en el curso de la actividad, no es nada nuevo para la psicología actual. Pero la unidad de la conciencia y la conexión entre las distintas funciones suelen representar en psicología más bien un postulado que un objeto de investigación. Es más, al postular la unidad funcional de la conciencia, la psicología asumía como fundamento de sus investigaciones, junto a tan indiscutible suposición, e postulado completamente falso, aceptado tácitamente por todos aun sin formularlo con claridad, consistente en reconocer la invariabilidad y la constancia de las conexiones interfuncionales de la conciencia y suponer que la percepción está siempre y del mismo modo ligada con la atención, la memoria lo está siempre y del mismo modo con la percepción, el pensamiento con la memoria, etc. Esto implicó, naturalmente, que las conexiones interfuncionales quedaran fuera del paréntesis en calidad de constantes, sin ser tomadas en consideración en las operaciones de investigación de las diferentes funciones aisladas.
En consecuencia, el problema de las relaciones es, como hemos dicho, la parte menos estudiada de toda la problemática de la psicología actual.
De modo inevitable, esto influyó muy seriamente en el estudio del problema del pensamiento y el lenguaje. Si revisamos la historia del estudio de este problema, constatamos de inmediato que la pregunta crucial, la relación entre pensamiento y palabra, quedó en todo momento fuera de la atención de los investigadores y que el núcleo del problema aparecía confundido con otros aspectos y se desplazaba hacia cualquier otra cuestión.
Si intentamos formular en pocas palabras los resultados del estudios sobre el problema del pensamiento y el lenguaje en la historia de la psicología científica, podemos decir que las distintas aproximaciones han oscilado siempre y repetidamente entre dos polos extremos: entre la identificación, completa fusión del pensamiento y la palabra, y la total y absoluta ruptura y separación metafísica. Las diferentes teorías del pensamiento y el lenguaje se han movido siempre a lo largo de un eje situado entre estos dos polos, sea manifestando alguno de los extremos en su forma más pura, o bien combinándolos, situándose, por así decirlo, en un punto intermedio entre ellos, han girado alrededor de un círculo vicioso sin encontrar, de momento, la salida.
La tendencia de identificar el pensamiento y el lenguaje aparece desde la antigua lingüística psicológica, para la cual el pensamiento es «habla sin sonido» y se desarrolla en la misma línea hasta llegar a los psicólogos o reflexólogos norteamericanos contemporáneos, que consideran el pensamiento como un reflejo inhibido, no manifiesto en su componente motriz. Evidentemente, todas las teorías que se adhieren a esta línea, debido a la propia esencia de sus concepciones sobre la naturaleza del pensamiento y el lenguaje, han tropezado siempre con la imposibilidad no sólo de resolver, sino incluso de plantear la cuestión de la relación entre el pensamiento y la palabra. Si coinciden, si son la misma cosa, no tiene el menor objeto investigar la relación entre pensamiento y palabra. No cabe imaginar el estudio de la relación de una cosa consigo misma. Quien unifica pensamiento y lenguaje se cierra a sí mismo de principio la posibilidad de plantearse la cuestión relativa las relaciones entre ambos y lo convierte de antemano en un problema irresoluble. De hecho, el problema no se resuelve, simplemente se soslaya.
A primera vista puede parecer que las teorías próximas al polo opuesto y que desarrollan la idea de la independencia del pensamiento y el lenguaje se hallan en situación más favorable respecto a las cuestiones que nos interesan.
Quienes consideran el lenguaje como la manifestación externa del pensamiento, como su ropaje, quienes, como sucede a los representantes de la Escuela de Wurtzburgo2, tratan de liberar el pensamiento de todo lo sensitivos incluyendo la palabra y de considerar la conexión entre pensamiento y palabra como una asociación meramente externa, no sólo plantean de hecho el problema de la relación entre ambos, sino también tratan de resolverlo a su manera. Sin embargo, semejante perspectiva, compartida por diversas corrientes psicológicas, no solo no permite resolver el problema, sino tampoco plantearlo y, aunque no lo soslaya como hacen los investigadores del primer grupo, torta el nudo, en lugar de desatarlo.
p. 16 Descomponiendo el pensamiento lingüístico en los elementos que lo integran, pensamiento y palabra, como si fuesen ajenos el uno al otro y después de estudiar las propiedades del pensamiento puro, independiente del lenguaje, y del lenguaje independiente del pensamiento, estos investigadores tratan a continuación de representarse la conexión entre ambos como una relación puramente mecánica entre dos procesos distintos.
A modo de ejemplo, podemos mencionar los intentos de un autor actual por estudiar con este procedimiento la descomposición del pensamiento lingüístico en sus elementos integrantes y la conexión e interrelación entre ambos procesos. Como resultado de esta investigación, su autor llega a la conclusión de que los procesos motores del lenguaje desempeñan un papel importante en la facilitación del curso del pensamiento, ayudando a la comprensión; y, en procesos como la comprensión de materiales verbales difíciles, el lenguaje interno posibilita mejoras en la retención e integración del material. Las distintas formas de actividad implicadas en el proceso de la comprensión ganan en calidad e intensidad cuando se incorpora a ellas el lenguaje interno, que ayuda a reconocer, a retener y a distinguir lo importante de lo irrelevante en el movimiento del pensamiento. Además, el lenguaje interior desempeña el papel de factor coadyuvante en la transición del pensamiento al lenguaje en voz alta.
Hemos ofrecido este ejemplo sólo para mostrar cómo al descomponer el pensamiento lingüístico, en tanto que entidad psicológica precisa, en las partes que lo integran no queda al investigador más remedio que establecer una interacción puramente externa entre esos procesos elementales, como si se tratase de dos formas heterogéneas de actividad, que no guardasen internamente relación alguna entre sí. La ventaja de los representantes de la segunda corriente consiste en que a ellos, al menos, les resulta posible plantear la cuestión relativa a la relación entre el pensamiento y el lenguaje. Pero su debilidad radica en que el propio planteamiento de este problema es erróneo y excluye toda posibilidad de resolverlo correctamente, ya que su método de descomposición del todo en elementos aislados impide estudiar las relaciones internas entre el pensamiento y la palabra. Por consiguiente, la cuestión estriba en el método de investigación. Si nos planteamos desde el primer momento la relación entre el pensamiento y el lenguaje, necesitamos también esclarecer de antemano qué métodos, capaces de asegurar la resolución exitosa de este problema, debemos utilizar en nuestra investigación.
Conviene distinguir dos clases de análisis utilizados en psicología. La investigación de cualquier entidad psíquica presupone obligatoriamente un análisis. Este análisis puede adoptar dos formas básicamente diferentes; una de ellas es la responsable del fracaso de todos los intentos de resolver este problema; mientras la otra es el único punto de partida acertado para acercarnos, aunque sólo sea el primer paso, hacia su correcta resolución.
El primer procedimiento de análisis psicológico se puede denominar de descomposición de conjuntos psíquicos complejos en sus elementos.
Cabe compararlo con el análisis químico del agua por descomposición en hidrógeno y oxígeno. Lo esencial de este tipo de análisis consiste en que obtiene, como resultado, productos de naturaleza distinta a la del conjunto analizado, elementos privados de las propiedades inherentes al conjunto pero dotados de otras nuevas e insospechadas en aquél. Al investigador que en su deseo de resolver el problema del pensamiento y el lenguaje lo descompone en uno y otro, le sucede exactamente lo mismo que sucedería a quien, buscando la explicación de cualquiera de las propiedades del agua, por ejemplo, por qué extingue el fuego, o por qué es aplicable a ella el principio de Arquímedes, recurriese a descomponerla en oxígeno e hidrógeno como recurso para explicar dicha propiedad. Descubriría extrañado que el hidrógeno arde solo y que el oxígeno mantiene la combustión y nunca podría explicar, a partir de las propiedades de los elementos, las propiedades que identifican el conjunto. Igualmente, la psicología que buscando las propiedades significativas del pensamiento lingüístico inherentes a él precisamente como conjunto, lo descompone en elementos, buscará después en vano las características de la unidad propias del conjunto. Durante el proceso de análisis se habrán evaporado, volatilizado, y al investigador no le quedará otro remedio que buscar la interacción mecánica externa entre elementos para recomponer, siguiendo procedimientos meramente especulativos, las propiedades desaparecidas durante el proceso de análisis, pero pendientes de explicación.
Dicho con propiedad, esa clase de análisis, que da como resultado productos que han perdido las propiedades inherentes al conjunto, no es, desde el punto de vista del problema a cuya resolución se aplica, un análisis en el sentido propio de la palabra. Más bien, podemos considerarlo como un método de conocimiento, en cierto modo, opuesto al verdadero análisis. Porque la fórmula química del agua se refiere a todas sus propiedades y lo hace en general y del mismo modo a todas sus variedades, se refiere en idéntico grado al agua del Océano Pacífico como a una gota de lluvia. Por eso, la descomposición del agua en elementos no puede ser el camino que nos, conduzca a la explicación de sus propiedades concretas. Ese es, en realidad, el camino de la generalización más que el del análisis, que es, en el sentido estricto del término, parcelar. De la •misma manera, un análisis de este género aplicado a entidades psicológicas integrales, no puede explicar toda la diversidad real ni todas las particularidades de las relaciones entre la palabra y el pensamiento que encontramos en las observaciones cotidianas, siguiendo el desarrollo del pensamiento lingüístico en la infantil, en sus diversas formas de funcionamiento.
De hecho, en psicología esta forma de análisis resulta contradictoria; en lugar de explicar las propiedades concretas y específicas del conjunto objeto de estudio, le imprime una orientación más general, que aclara tan sólo aquello que se refiere al lenguaje y al pensamiento como universalidades abstractas, dejando al margen la posibilidad de aprehender las regularidades concretas que nos interesan. Es más, el uso no planificado de este tipo de análisis psicológico da lugar a profundos errores, ya que ignora la naturaleza unitaria e Integral del proceso que se estudia y sustituye las relaciones internas de cohesión por relaciones mecánicas externas entre dos procesos heterogéneos y extraños el uno al otro. En ningún área se han reflejado los resultados de este análisis con mayor evidencia que, precisamente, en el campo de las teorías del pensamiento y el lenguaje. La palabra misma, que representa la unidad viva del sonido y el significado y que, como una célula viva, encierra en la forma más simple las propiedades principales del pensamiento lingüístico en su conjunto, como resultado de este tipo de análisis, se ha visto dividida en dos partes, entre las cuales los investigadores intentan establecer, posteriormente, una conexión asociativa mecánica y externa.
En la palabra, en opinión de uno de los más importantes representantes de la lingüística actual, el sonido y el significado no están relacionados entre sí en modo alguno. Estos dos elementos, unidos en un signo, coexisten aislados el uno del otro. No es extraño, por tanto, que semejante punto de vista dé lugar a los resultados más desoladores en el estudio de la estructura fonética y semántica de la lengua. Separado del pensamiento, el sonido perdería todas las propiedades específicas que le han convertido en sonido exclusivo del lenguaje humano, distinguiéndolo de los demás sonidos existentes en la naturaleza. Así es como hay investigadores dedicados a estudiar tan solo las propiedades físicas y psíquicas del sonido carente de sentido, es decir, lo que no es específico del lenguaje, sino común con todos los restantes sonidos existentes en la naturaleza. Por lo cual, semejante estudio no puede explicar por qué un sonido con determinadas propiedades físicas y psíquicas pertenece al lenguaje humano y qué es lo que le hace serlo. De igual modo, el significado, separado del aspecto sonoro de la palabra se convierte en pura representación, en puro acto del pensamiento, que se estudia aisladamente como un concepto que se desarrolla y vive independiente de su portador material. La esterilidad de la semántica y la fonética clásicas se debe, en gran medida, a la ruptura entre el sonido y el significado, a la descomposición de la palabra en elementos aislados.
También en psicología, el desarrollo del lenguaje infantil se ha estudiado descomponiéndolo en el desarrollo de sus aspectos sonoros y fonéticos y el de su aspecto semántico. Por un lado, la historia de la fonética infantil, estudiada en todos sus detalles, ha sido absolutamente incapaz, de explicar, aunque sólo sea del modo más elemental, los fenómenos que describe. Por otro, el estudio del significado de la palabra en la infancia ha conducido a los investigadores a la historia autónoma e independiente del pensamiento infantil, sin relación con la historia de la fonética de su lengua.
Creemos que sustituir este tipo de análisis por otro muy diferente es un paso decisivo y crítico para la teoría del pensamiento y el lenguaje. Tendría que ser un análisis que segmentase el complicado conjunto en unidades. Por unidad entendemos el resultado del análisis que, a diferencia de los elementos, goza de todas las propiedades fundamentales características del conjunto y constituye una parte viva e indivisible de la totalidad. No es la fórmula química del agua, sino el estudio de las moléculas y del movimiento molecular lo que constituye la clave de la explicación de las propiedades definitorias del agua. Así, la célula viva, que conserva todas las propiedades fundamentales de la vida, definitorias de los organismos vivos, es la verdadera unidad del análisis biológico.
Una psicología que desee estudiar las unidades complejas tiene que comprender esto. Debe sustituir los métodos de descomposición en elementos por un método de análisis que segmente en unidades3. Debe encontrar esas unidades indivisibles que conservan las propiedades inherentes al conjunto en su totalidad, incluso si en las unidades estas propiedades pueden estar presentes de otro modo, y tratar de resolver con ayuda de este análisis, las cuestiones concretas que se plantean. ¿Cuál es esa unidad que no admite división y que encierra propiedades inherentes aL pensamiento lingüístico? Creemos que esa unidad se puede hallar en el aspecto interno de la palabra, en su significado.
Hasta el presente, el aspecto interno de la palabra prácticamente no ha sido objeto de investigación. El significado de la palabra se ha diluido en el mar de otras representaciones de nuestra conciencia o de los demás actos del pensamiento, lo mismo que el sonido separado del significado se ha diluido entre los demás sonidos existentes en la naturaleza. Por ello, al igual que la psicología actual no puede decir nada específico respecto al sonido del len guaje humano, en el estudio del significado verbal la psicología actual no puede decir más de lo que tiene en común con el tiesto de ideas y pensamientos de nuestra mente.
Eso es lo que ha sucedido con la psicología asociacionista4 y lo que le sucede a la moderna psicología estructural. De la palabra hemos conocido siempre sólo su aspecto externo, el dirigido a los demás. Su otro aspecto, el interno, su significado, es desconocido como la cara oculta de la luna, ha permanecido y permanece sin estudiar, No obstante, es ahí precisamente donde se oculta la posibilidad de resolver las cuestiones que nos interesan sobre las relaciones entre el pensamiento y el lenguaje, porque es en el significado de la palabra donde reside la clave de la unidad que denominamos pensamiento lingüístico para aclararlo, hemos de detenernos brevemente en la interpretación teórica de la naturaleza psicológica de la palabra.
Como hemos visto en el curso de nuestra investigación, ni la psicología asociacionista, ni la estructural nos proporcionan una respuesta más o menos satisfactoria a la pregunta relativa a la naturaleza del significado de la palabra. Porque, como muestran el estudio experimental que expondremos más adelante y el análisis teórico, lo esencial, la naturaleza interna determinante del significado verbal, no se encuentra donde generalmente se le buscaba.
La palabra siempre se refiere no a un objeto aislado cualquiera, sino a todo un grupo o toda una clase de objetos. Debido a ello, en cada palabra subyace una generalización, Desde el punto de vista psicológico, el significado de la palabra es ante todo una generalización. Como es fácil de ver, la generalización es un acto verbal extraordinario del pensamiento que refleja la realidad de forma radicalmente distinta a como la reflejan las sensaciones y percepciones inmediatas.
20
Cuando se dice que es un salto dialéctico no sólo la transición de lo no pensante a la sensación, sino también de la sensación al pensamiento, se quiere decir que éste último refleja la realidad en la conciencia de un modo cualitativamente distinto a la sensación inmediata. Todo parece indicar que esa diferencia cualitativa de la unidad consiste fundamentalmente en el reflejo generalizado de la realidad. En consecuencia, podemos deducir que el significado de la palabra, que en su aspecto psicológico es una generalización, como acabamos de demostrar, constituye un acto de pensamiento, en el sentido estricto del término.
Pero, al mismo tiempo, el significado es parte integrante de la palabra, pertenece al dominio del lenguaje en igual medida que al del pensamiento. Sin significado, la palabra no es tal, sino sonido huero, y deja de pertenecer ya al dominio del lenguaje. En cuanto a su naturaleza, e significado puede ser considerado por igual como fenómeno del Lenguaje y del pensamiento. No cabe decir del significado de la palabra lo que decíamos antes respecto a sus elementos tomados por separado. ¿Qué es, Lenguaje o pensamiento? Es lo uno y lo otro a la vez, porque se trata de una unidad del pensamiento lingüístico. Evidentemente, si eso es así, el método de investigación del problema que nos interesa no puede ser otro que el análisis semántico, el análisis del aspecto significativo del lenguaje, ese debe ser el método para estudiar el significado verbal. En esta dirección podemos esperar una respuesta directa a las preguntas sobre la relación entre el pensamiento y el habla, porque esa relación se da en la unidad de análisis que hemos elegido. Estudiar el desarrollo, funcionamiento, y estructura de esta unidad, permitirá conocer datos que aclaren la relación entre el pensamiento y el lengua la cuestión de la naturaleza del pensamiento lingüístico.
Los métodos que proponemos utilizar en el estudio de las relaciones entre el pensamiento y el lenguaje gozan de la ventaja de permitir aunar todas las cualidades propias del análisis con la posibilidad de observar sintéticamente las propiedades inherentes al todo en su complejidad. Podemos convencernos fácilmente de esta ventaja examinando otro aspecto del problema que nos interesa, y que siempre ha permanecido oscuro. La función inicial del lenguaje es la comunicativa. El lenguaje es ante todo un medio de comunicación social, un medio de expresión y comprensión. Generalmente, en el análisis por descomposición en elementos, esta función del lenguaje también se separaba de la intelectual y ambas eran atribuidas al lenguaje, como si dijéramos, paralela e independientemente una de la otra. Se sabe que el lenguaje combina la función comunicativa con la de pensar, pero no se ha investigado, ni se investiga qué relación que existe entre ambas funciones, qué condiciona su coincidencia en el lenguaje, cómo se desarrollan, ni cómo están unidas estructuralmente entre sí.
No obstante, el significado de la palabra es la unidad de ambas funciones del lenguaje en la misma medida que es unidad del pensamiento. Que la comunicación inmediata entre las mentes es imposible, constituye un axioma evidente para la psicología científica. También es sabido que la comunicación no mediatizada por el lenguaje o por algún otro sistema de signos o medios, sólo puede ser, como se observa en e reino animal, del tipo más primitivo y dentro de los más reducidos límites. De hecho, esa comunicación mediante movimientos expresivos no merece ser denominada comunicación; más bien debería llamarse contagio. Un ganso, que asustado por un peligro consigue con sus gritos que toda la bandada emprenda el vuelo, más que comunicar lo que ha visto, contagia a los demás su miedo.
La comunicación basada en la comprensión racional y en la transmisión premeditada del pensamiento y de las sensaciones exige necesariamente un determinado sistema de medios, prototipo del cual ha sido, es y será siempre el lenguaje humano, surgido de la necesidad de comunicación en el trabajo. Sin embargo, hasta hace muy poco, la cuestión ha sido presentada, de acuerdo con el punto de vista predominante en psicología, de un modo extraordinariamente simplificado. Se suponía que el medio de comunicación lo constituye el signo, la palabra, el sonido. Sin embargo, este error procedía únicamente del falso análisis empleado en la resolución de todo c problema del lenguaje, que lo fragmentaba en elementos.
Se suponía que, en la comunicación, la palabra era tan sólo un aspecto externo de lenguaje, se suponía también que el sonido podía asociarse con cualquier sensación, con cualquier contenido de la vida psíquica y, en consecuencia, podía trasmitir o comunicar ese contenido o sensación a otra persona.
Sin embargo, un estudio más atento de los problemas de la comunicación y del desarrollo de los procesos de comprensión en la edad infantil h conducido a los investigadores a una conclusión totalmente distinta. Ha resultado que lo mismo que es imposible la comunicación sin signos, lo es también sin significado. Para transmitir a otra persona cualquier sensación o contenido de la conciencia no hay otro camino que catalogar e contenido que se trasmite dentro de una clase determinada, de un determinado grupo de fenómenos, y eso exige necesariamente, como sabemos, una generalización. Resulta, por consiguiente, que la comunicación presupone necesariamente la generalización y el desarrollo del signo verbal es decir, que la generalización solo es posible cuando se desarrolla la comunicación. Por tanto, las formas superiores de comunicación psíquica, propias del hombre, son únicamente posibles gracias a que éste, con ayuda del pensamiento, refleja la realidad de forma generalizada.
Prácticamente, basta con recurrir a cualquier ejemplo para convencerse de esta conexión entre las dos funciones básicas del lenguaje, comunicación y generaliza Quiero comunicar a alguien que tengo frío, puedo dárselo a entender con ayuda de una serie de movimientos expresivos, pero la comprensión sólo tendrá lugar cuando yo pueda generalizar y nombrar lo que siento, es decir, cuando pueda relacionar la sensación de frío que experimento con una determinada clase de estados, conocida de mi interlocutor. Por esta razón, la cosa en su totalidad es incomunicable para los ni- nos, pues no poseen todavía la adecuada capacidad generalizadora. No se trata, en este caso, de no disponer de las palabras y los sonidos necesarios, sino de la falta de sus correspondientes conceptos o generalizaciones, sin los cuales resulta imposible la comprensión. Como dice Tolstoi, «lo que generalmente resulta incomprensible no es la palabra en sí, sino el concepto que se expresa con ella» (1903, pág. 143). La palabra está casi siempre disponible cuando lo está el concepto. Por consiguiente, hay fundamentos para considerar al significado de la palabra no sólo como la unidad del pensamiento y el lenguaje, sino también como la unidad de generalización y comunicación, de la comunicación y el pensamiento.
Es incalculable la importancia fundamental de semejante planteamiento para todas las cuestiones relacionadas con la génesis del pensamiento y el lenguaje. Porque solo a través de este planteamiento es por primera vez posible el análisis genético-causal del pensamiento y el lenguaje. Sólo cuando aprendemos a ver la unidad entre la comunicación y la generalización comenzamos a comprender la conexión real existente entre el desarrollo del pensamiento infantil y el desarrollo social del niño. Estos dos problemas, la relación entre el pensamiento y la palabra y la relación entre la generalización y la comunicación, serán precisamente las cuestiones principales a las cuales está dedicada nuestra investigación.
Sin embargo, para ampliar las perspectivas de nuestro análisis, desearíamos señalar algunos aspectos relativos al problema del pensamiento y el lenguaje que lamentablemente no han podido ser objeto de investigación inmediata y directa en el presente trabajo, pero que se hacen patentes en él, proporcionándole su verdadero valor.
En primer lugar, querríamos plantear aquí una cuestión marginada casi por completo en nuestra investigación pero que se hace patente al abordar la teoría de las relaciones entre el pensamiento y el lenguaje, la relación entre el aspecto sonoro de la palabra y su significado. Consideramos que el avance observado en la lingüística guarda una estrecha relación con los aspectos más interesantes del cambio de métodos de análisis en la psicología del lenguaje. Nos detendremos brevemente en esta cuestión porque, por un lado, nos permite clarificar los métodos de análisis que propugnamos y, por otro, descubrir una de las perspectivas más importantes de la investigación ulterior.
Como ya hemos dicho, la lingüística tradicional consideraba el aspecto sonoro del lenguaje como un elemento totalmente independiente, no determinado por el aspecto semántico. De la unión posterior de ambos elementos surgía el lenguaje. Debido a ello, se consideraba que la unidad del aspecto sonoro del lenguaje la constituía el sonido aislado. Pero, al separase del significado, el sonido pierde todo lo que le hace ser sonido lingüístico, y pasa a formar parte de la serie de los restantes sonidos. Por eso, la fonética tradicional estaba orientada preferentemente hacia la acústica y la fisiología y no hacia la psicología del lenguaje que, por esta razón, era impotente para resolver la cuestión de la relación entre el aspecto sonoro de la palabra y su significado.
¿Qué distingue los sonidos del lenguaje humano de los restantes sonidos de la naturaleza? Como señala acertadamente la corriente fonológica actual en lingüística5 que ha encontrado el más vivo eco en psicología, una rasgo esencial de los sonidos del lenguaje humano lo constituye el hecho de que el sonido portador de una determinada función como signo guarda relación con determinado significado; pero de por sí, el sonido como tal, el sonido carente de significado, no representa realmente la unidad del lenguaje donde aparecen conectadas sus diferentes aspectos. De acuerdo con esta nueva interpretación, la unidad de lenguaje no es el sonido aislado, sino el fonema, que es la unidad fonológica mínima que conserva las propiedades fundamentales de la función significativa del aspecto sonoro del lenguaje. En el momento en que el sonido deja de ser un sonido con significado y se desprende del aspecto semántico del lenguaje, pierde todas las propiedades inherentes al lenguaje humano. Y así, tanto en lingüística como en psicología, sólo puede ser fructífero el estudio del aspecto sonoro del lenguaje mediante un método que lo descomponga en unidades que conserven las propiedades de los aspectos sonoro y semántico como propiedades características del lenguaje.
No es este el lugar para exponer los resultados conseguidos por la lingüística y la psicología aplicando dicho método. Diremos tan sólo que tales resultados son, en nuestra opinión, la mejor demostración de la su utilidad y que, a - diferencia del análisis basado en la descomposición en elementos, coincide con el método que proponemos par nuestra investigación.
La fecundidad de este método puede ser probada y demostrada además en toda una serie de cuestiones relacionadas directa o indirectamente con el problema del pensamiento y el lenguaje o con problemas muy afines. Enumeraremos únicamente y de forma muy general algunas de estas cuestiones, ya que nos permiten, como hemos dicho, descubrir las perspectivas que se abren ante nuestra investigación y discernir su importancia en el contexto de problemas más generales: las complicadas relaciones entre el lenguaje y el pensamiento, el problema de la conciencia en su conjunto y el de sus facetas aisladas.
Si para la psicología tradicional todo el problema de las relaciones y conexiones interfuncionales era un campo de estudio totalmente inalcanzable, ahora se le abre por completo al investigador que desea aplicar el método de la unidad en sustitución del de los elementos.
La primera cuestión que se plantea cuando hablamos de la relación entre el pensamiento y el lenguaje y los restantes aspectos de la conciencia es la de la conexión entre el intelecto y el afreto. Como es sabido, la separación entre el aspecto intelectual de nuestra conciencia y su aspecto afectivo, volitivo, constituye uno de los defectos básicos más graves de toda la psicología tradicional. Esa separación da lugar a que el pensamiento se transforme inevitablemente en un flujo autónomo de ideas que se piensan a sí mismas, a que se segregue de toda la plenitud de la vida, de los impulsos; los intereses y las Inclinaciones vitales del sujeto que piensa y, o bien resulte un epifenómeno completamente inútil, incapaz de modificar nada en la vida y en la conducta de la persona, o bien se transforma en una fuerza primitiva, autónoma e imprevisible, que, al interferir en la vida de la consciencia y en la vida de la personalidad, las influye de forma inexplicable.
Quien separa desde un comienzo el pensamiento del afecto se cierra para siempre la posibilidad de explicar las causas del pensamiento, porque un análisis determinista presupone descubrir sus motivos, las necesidades e intereses, los impulsos y tendencias que rigen el movimiento del pensamiento en uno u otro sentido. De igual modo, quien separa el pensamiento del afecto niega de antemano la posibilidad de estudiar la influencia inversa del pensamiento en el plano afectivo, volitivo, de la vida psíquica, porque un análisis determinista de esta última excluye tanto atribuir al pensamiento un poder mágico capaz de hacer depender el comportamiento humano única y absolutamente de un sistema interno del individuo, como transformar el pensamiento en un apéndice inútil del comportamiento, en una sombra suya innecesaria e impotente.
El análisis que segmenta el conjunto complejo en unidades nos señala una vez más el camino para resolver esta cuestión de vital importancia para la teoría que nos ocupa. Revela la existencia de un sistema semántico dinámico, representado por la unidad de los procesos afectivos e intelectuales. Muestra cómo cualquier idea encierra, transformada, la actitud afectiva del individuo hacia la realidad representada en esa idea. Permite también descubrir el movimiento direccional que parte de las necesidades o impulsos del individuo hacia una determinada intención de su pensamiento y el movimiento inverso que parte de la dinámica del pensamiento hacia la dinámica del comportamiento y a la actividad concreta de la personalidad.
No nos detendremos en otros problemas, ya que no podrían ser incluidos en nuestro trabajo como objeto inmediato de investigación; los trataremos en el capítulo final, cuando discutamos las perspectivas que se abren ante él. Diremos únicamente que el método seguido nos permite no sólo descubrir la unidad interna del pensamiento y el lenguaje, sino también analizar con éxito la posición del pensamiento lingüístico respecto al conjunto de la actividad de la conciencia y a sus funciones más importantes.
Como conclusión de este capítulo no nos queda más que señalar en pocas líneas el programa de nuestra investigación. El trabajo constituye el estudio psicológico de un conjunto de problemas extraordinariamente complejo y, necesariamente, deberá incluir una serie de análisis de carácter crítico- experimental y teórico. Lo iniciamos examinando críticamente la teoría del lenguaje y el pensamiento considerada culminante de las ideas psicológicas sobre esta cuestión y que es, al mismo tiempo, totalmente contraria al camino elegido por nosotros para el estudio teórico de este problema. Esa primera investigación deberá conducirnos al planteamiento de las principales cuestiones prácticas de la actual psicología del pensamiento y el lenguaje y a su inclusión en el contexto de la psicología actual. Para la psicología actual, investigar un problema como el del pensamiento y el lenguaje significa comprometerse al mismo tiempo una lucha ideológica contra las concepciones y puntos de vista teóricos opuestos. La segunda parte de nuestra investigación está dedicada a analizar teóricamente los principales datos sobre el desarrollo del pensamiento y el lenguaje en el plano filogenético y ontogenético. Debemos perfilar desde el comienzo el punto de partida en el desarrollo del pensamiento y el lenguaje, ya que la confusión acerca de las raíces genéticas de ambos constituye la causa más frecuente de la teoría errónea de esta cuestión. Nuestra investigación se centra en el estudio experimental del desarrollo de los conceptos en la edad infantil. Está dividida en dos partes: en la primera nos ocupamos del desarrollo de los conceptos artificiales formados experimentalmente, en la segunda tratamos de estudiar el desarrollo de los conceptos naturales del niño. Finalmente, en las conclusiones del trabajo tratamos de analizar, sobre la base de investigaciones teóricas y experimentales, la estructura y el funcionamiento del proceso general del pensamiento lingüístico. La noción que unifica todas estas investigaciones aisladas es el concepto de desarrollo, que hemos tratado de aplicar en primer lugar al análisis y estudio del significado de la palabra corno unidad del pensamiento y el lenguaje.

Notas:
2 Escuela de Wurtzburgo. Corriente de investigación en psicología del pensamiento organizada a comienzos del siglo XX en el Instituto de Psicología de Wurtzburgo (Alemania).
Su fundador fue O. Külpe y sus representantes más destacados N. Ach y C. Bühler. En el plano filosófico se apoyaba en la fenomenología de E. Brentano y E. Husserl. En el aspecto puramente psicológico se manifestó en contra de las concepciones asociacionistas predominantes a finales del siglo XIX según las cuales el pensamiento se reduce a una combinación de ideas por el principio de asociación. De acuerdo con las ideas de la escuela de Wurtzburgo, el pensamiento sin imágenes es posible: se viven no las imágenes, sino las relaciones y objetivos. La escuela de Wurtzburgo elaboró una serie de métodos (basados en la introspección refinada) para estudiar el pensamiento y obtuvo numerosos resultados. Aunque Vygotski se distanció de sus premisas filosófico-metodológicas, en cambio, los métodos concretos desarrollados por esta escuela ejercieron indudable influencia sobre él. Especialmente los métodos de N. Ach (para más detalles, véanse los capítulos quinto y séptimo de este libro).
3 La idea del método del doble análisis («según unidades» y «según elementos») era una de las ideas preferidas de Vygotski. La formuló por vez primera, junto con el típico ejemplo de la descomposición de la molécula de agua en átomos de hidrógeno y oxígeno, en Psicología del arte (1923).
4 Psicología asociacionista. El asociacionismo es una corriente que predominó en la Filosofía y en la Psicología europeas durante los siglos XVII al XIX (T. Hobbes, B. Spinoza, J. Locke, J. Berkeley, D. Hartley, J. Mill, A. Bain y otros). Incluía gran número de diferentes tendencias y variedades, desde el asociacionismo materialista (Hartley) al idealista (Berkeley). Como corriente científica concreta comenzó a ser tomada en consideración por la Psicología durante el siglo XIX. Todas las variedades del asociacionismo se caracterizan por la existencia de un principio único; la asociación, a través de la cual se explicaban los diferentes procesos psíquicos (la memoria, la atención, el pensamiento, etc.). Se describieron varios tipos de asociacionés por contigüidad, afinidad, etc. Para la Psicología, el siglo XX es el siglo de la crisis del asociacionismo, cuando surgen toda una serie de nuevas corrientes contrarias a la concepción asociacionista. En e momento en que se escribió Pensamiento y lenguaje, la psicología asociacionista había perdido toda su credibilidad.
5 Fonología. Parte de la lingüística que estudia la estructura y el funcionamiento del fonema. Se distingue de la fonética en que considera los fonemas no como unidades fonéticas, sino desde el punto de vista de su papel como componente de los morfemas, las sílabas. En la aparición de la fonología influyeron los trabajos de F. de Saussure, 1. •A. B de Courtenay y K. Bühler. Como corriente estructurada se creó en las décadas de lo años 20- 30, en el Círculo lingüístico de Praga (NS. Trubetskói, RO. Jakobson y otros).

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.