try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Patología Sexual: La Adolescencia



La adolescencia es una etapa en la que continua el proceso de sexuación iniciado desde el mismo momento de la concepción, que supone la integración de diversos niveles que conforman el hecho sexual humano cuya naturaleza es biológico, psicológico y social. No puede reducirse solamente a la aparición y desarrollo de los comportamientos sexuales en esta etapa, sino a modo de integrarse en el mundo en tanto que mujer u hombre y los procesos implicados en ello. Los niños y niñas al final de la infancia cuentan ya con su biografía sexual resultado de su propio proyecto de sexuación. La adolescencia es una etapa particularmente intensa en el proceso de sexuación. Si afirmamos que la sexualidad es la manera en que nos integramos como personas sexuadas, es el modo de vivir esta realidad, entonces la adolescencia es la etapa en la que el proceso de sexuación va a producir transformaciones especiales para tal fin. Estas se van a producir para tres áreas: En la redefinición de la identidad sexual, en la aparición y configuración del deseo sexual, y en la evolución de los afectos relacionados con la sexualidad.Identidad sexual. A los tres años los niños y las niñas adquieren la identidad básica del género. Sin embargo, la identidad sexual y de género adquirirá su conformación madura a lo largo de la adolescencia.
Deseo sexual: En la adolescencia es la aparición del erotismo puberal. Una manera de enriquecer el conocimiento de tal evento, consiste en tomar en consideración las aportaciones mas actualizadas acerca del deseo sexual. Una de las aportaciones más interesantes para comprender como se conforma el deseo sexual en la adolescencia es la utilizada por Levine (1988-1992). Este autor indica que el deseo sexual esta constituido por tres elementos moderadamente independientes:
A- El impulso, B- el deseo y C- el anhelo. El impulso (drive) representa la base biofisiologica del deseo sexual, el motivo (motive) hace referencia a su articulación psicológico y el anhelo (wish) a su representación socio-cultural.
A- El impulso sexual esta constituido por lo que podríamos considerar el “sistema sexual”. Como es bien sabido, la testosterona es la hormona relacionada con el deseo sexual en ambos sexos. Sin embargo la motivación sexual constituye, un sistema interactivo entre el “sistema sexual” (bases biofisiológicas del deseo sexual) y los incentivos. Por tanto el impulso hace referencia a la activación que puede generarse desde la propia dinámica biológica, o inducirse a partir de determinados incentivos, es decir, estímulos que en diversas situaciones tienen valencia erótica, activación en definitiva. El motivo constituye la articulación psicológica del impulso sexual. Representa la disposición hacia la actividad sexual. Se manifiesta por la integración del impulso en el conjunto de la personalidad y supone la aceptación o el consentimiento de la activación sexual, la disposición hacia lo erótico.
B- El anhelo se corresponde con la representación socio cultural del deseo sexual y significa el deseo de llegar a estar involucrado en la experiencia sexual, siendo este componente independientemente del impulso y del motivo. Estos tres componentes del deseo sexual son realidades moderadamente  separada, la armonía entre ellos producen una adecuada integración del mismo.
C- El deseo sexual se instala en un sustrato biológico heredado genéticamente que produce una predisposición comportamental a la búsqueda del placer sexual. Esta activación es interpretada e integrada psicológicamente a través de procesos cognitivos y emocionales. A este proceso de convergencia de los diversos factores que inciden en la formación del deseo lo denominamos la configuración del deseo sexual, cuya resultante es la experiencia emocional subjetiva, es decir, la manera privada, el modo que se vive tal experiencia. Configuración del deseo sexual. La configuración del deseo sexual en la adolescencia se explicaría a través de los siguientes elementos:-estímulos que tienen valencia erótica: Es muy probable que existan disposiciones comportamentales preprogramadas genéticamente para responder eróticamente a determinados estímulos que podemos considerarlos como universales (El cuerpo desnudo, determinadas partes del cuerpo, etc...) En definitiva cada persona dispone de un repertorio personal de estímulos con valencia erótica que son específicos de sí  mismo, aunque pueden ser similares a los de los demás. En este sentido la configuración del deseo en cuanto a la cualidad de la valencia erótica de los diversos estímulos es claramente diferente entre los sexos, o entre las diferentes formas de orientación del deseo.
- Contextos que activan o inhiben el deseo: El deseo sexual esta regulado biofisiológica como psicológicamente por mecanismos de activación y de inhibición. Tales mecanismos, en condiciones normales, cumplen una función adaptativa, así el deseo sexual surge en situaciones apropiadas que reúnen condiciones adecuadas y se inhibe en situaciones inadecuadas o peligrosas. En ocasiones las situaciones donde el deseo  sexual se inhibe pueden ser paradójicas siendo una característica individual que forma parte del modo en que se ha configurado el deseo sexual.
- Fantasía frente a la realidad: A-Lo que es alcanzable directa y libremente. B-Lo que se puede alcanzar cuando se cumplan determinadas condiciones.C-Lo que se puede alcanzar trasgrediendo alguna norma.D-Lo que es inalcanzable. En cualquier caso existe siempre una relación difusa entre la fantasía y la realidad. La fantasía es una fuente de riqueza que alimenta los deseos y que impulsa a las personas a la búsqueda de satisfacción sexual en ámbitos alcanzables realmente.
- Intensidad de la activación: La intensidad de la activación depende de la constitución biológica y variables sicológicas de personalidad. En este sentido los estudios de Eysenck indican que las personas extrovertidas disponen de una menor excitabilidad cortical, por lo que necesitan activaciones más fuertes, por ello buscan experiencias intensas y variadas, el patrón de los introvertidos, en este sentido, es inverso.
- En términos de impulso, es decir, desde un punto de vista biofisiológico, en la Pubertad ocurre un acontecimiento importante.
Como efecto de los cambios puberales, aumenta considerablemente la taza de la testosterona, que es un potente regulador del deseo sexual.
- En estos momentos el deseo sexual se manifiesta con intensidad, en tanto que el impulso aparece poco a poco y de manera consiente  y dirigido a otra persona. Comienzan las primeras fantasías eróticas, la atracción y la repuesta hacia estímulos eróticos. El deseo sexual se orienta. Posteriormente tendrán lugar experiencias sexuales, primero auto erótico y luego compartido. El impulso sexual es la base energética del deseo sexual.

Etapas de la sexualidad adolescente: Considerando siempre el marcaje individual, estas etapas describen las características más generalizadas.
1- Adolescencia Temprana (12-13 años): Caracterizada por el inicio de la maduración sexual, extrema curiosidad por su cuerpo y pares, muchas fantasías sexuales, explotación acentuada de autoerotismo y se interrelaciona con una sexualidad donde lo físico no predomina (coquetería, amor platónico, etc.
2- Adolescencia Media (14-17 años): Caracterizada por la completa maduración sexual, narcisismo, manifestación de alta energía sexual con énfasis en el contacto físico y conducta sexual exploratoria (pueden presentarse experiencias homosexuales, relaciones heterosexuales no planificadas), negación de las consecuencias de la conducta sexual (por sentimiento de invulnerabilidad, falta de información y educación sexual), relaciones intensas y fugaces.
3- Adolescencia Tardía (Mayores de 18 años): Caracterizada por la completa maduración física y socio-legal, logros definitivos en la maduración psicológica, conducta sexual más expresiva y puede establecer relaciones intimas más estables, con definición de su rol sexual.
- La sexualidad adolescente viene con expresiones y experiencias templadas durante la infancia y es por esto que experiencias negativas, con el maltrato físico (incluso abuso sexual), la disgregación familiar, ambiente conflictivo; pueden afectar el desarrollo normal de la personalidad del adolescente. Además, en esta edad pueden hacerse manifiestos patrones latentes de desviaciones sexuales (homosexualidad, transexualismo, voyerismo, violencia sexual, sadismo, masoquismo.

Sexualidad en la adolescencia:
Conceptuar la adolescencia implica definir criterios polifacéticos en el aspecto biológico psicológico espiritual y social de una fase vital  del hombre y la mujer en la cual se deja atrás la infancia en la búsqueda del camino hacia la adultez..
La adolescencia es un periodo que la Organización Mundial de la Salud ha definido desde el punto de vista cronológico como el comprendido entre los 10 y 19 años, con el fin de precisar el grupo oblacional para las estrategias de acción en salud adolescente..
La adolescencia y sus cambios puberales involucran el inicio de una intensa sexualidad y de sentimientos relacionados que al ser expresados generan ansiedad disgusto y rechazo por parte de los adultos y temor, culpa o vergüenza en los jóvenes. Esto induce al ocultamiento del sentir, que dificulta la comunicación y el desarrollo de una sexualidad bien orientada, favoreciendo el aumento de una actividad sexual temprana embarazos no deseados abortos enfermedades de transmisión sexual y de cáncer cervico-uterino.

Conceptos generales:
Sexualidad: La sexualidad del ser humano es una de sus características que involucra esferas más amplias en el ámbito biológico psicológico espiritual y socio cultural define la base que nos permite comprender el mundo y vivirlo como hombre o como mujer. La sexualidad humana tiene una condición única entre todas las especies vivientes, es una manera de comunicación amplia trascendente entre los seres humanos y es la forma de expresión de un sentimiento complejo e integrativo como es el amor donde la “existencia del yo” es posible “si existe tú”La sexualidad es una necesidad humana expresada a través del cuerpo elemento básico de la feminidad o masculinidad de la auto imagen y de la autoconciencia del desarrollo personal.
Desarrollo sexual: Los cambios físicos que ocurren en la pubertad son los responsables de la aparición de fuertes instintos sexuales, como ya se dijo anteriormente. En esta etapa, el adolescente esta en riesgo de dejarse llevar por estos y complicarse la vida por tratar de satisfacerlos sin control alguno, haciendo caso de quienes dicen que la moral es un conjunto de tabúes inútiles. Quienes aconsejan que el adolescente satisfaga sus instintos sin freno alguno, esconden la seguidilla de complicaciones que se le pueden venir encima: enfermedades venéreas (mienten cuando dicen que el preservativo es seguro para evitar el contagio de VIH- sida, se ha comprobado que no es 100% seguro), desarrollar adicción al sexo, prolongar la inmadurez psicológica por no entender la sexualidad como un don para ser compartido entre un hombre y una mujer, sino como un especie de juguete para el gozo personal y egoísta. Sin embargo, por influjo de medios de comunicación irresponsables, a partir de la década de los 60 la actividad sexual entre los adolescentes se ha incrementado. Como consecuencia de esto, el numero de muchachas que tienen hijos a corta edad (aun desde los 14 años) y la incidencia de las enfermedades venéreas esta aumentando.

Relación sexo-genital:
En la relación sexo-genital, el pene penetra la vagina. Para que la penetración sea posible se necesita un estado de excitación que tense tanto al pene suficientemente para lograr la erección. También por la misma excitación se producen líquidos que lubrican las paredes de la vagina y el glande (cabeza del pene), haciendo mecánicamente posible el proceso de penetración y mutua frotación, que llevaran a la pareja a una fase de excitación que culminara en la eyaculacion masculina y los espasmos pélvicos y por ello el orgasmo mutuo. El orgasmo es la satisfacción físico- psicológica, con la que culmina la relación ya mencionada y descrita. Desarrollo físico-psicológico del adolescente. El comienzo de la pubertad esta relacionado (en lo físico) con cambios muy notorios en la estatura, complexión y rasgos faciales. En esta etapa, la actividad de la hipófisis (una glándula) incrementa la secreción de determinadas hormonas con efectos fisiológicos generales. La hormona del crecimiento acelera el desarrollo que lleva al cuerpo hasta casi su altura, peso adulto, en dos años, aproximadamente. Este rápido desarrollo se da antes en las mujeres que en los varones; ellas maduran física y sexualmente antes que los varones. La madures sexual en las mujeres viene marcada por el comienzo de la menstruación y en los varones por la producción de semen y las eyaculaciones nocturnas. Las hormonas que dirigen estos cambios son los andrógenos (en el varón) y los estrógenos (en la mujer).
Estas sustancias provocan la aparición de las características sexuales secundarias:
En los varones: Aumentan el volumen y tamaño de los genitales. Aparece vello facial, corporal y pubico. La voz se hace mas grave (ronca).
En las mujeres: Aparece vello corporal y púbico. Los senos aumentan de volumen. Las caderas se ensanchan.
- Estos cambios físicos están relacionados con las modificaciones psicológicas que sufre el adolescente. Un elemento nuevo que reta al adolescente a desarrollar dominio y control sobre si mismo y sus pulsiones (instintos e inclinaciones) es la aparición “salvaje” del apetito sexual que influye determinantemente en su forma de sentirse en relación consigo mismo y en común con los demás.
- Sus intereses cambiaran, buscara ahora la relación interpersonal con individuos del sexo opuesto, lo que da lugar a noviazgos y amistades muy estrechas. Algunos estudios sugieren que los individuos que maduran orgánicamente antes, están mejor adaptados socialmente que sus contemporáneos que maduran mas tarde.
El desarrollo de la mujer: Una niña se vuelve mujer: El desarrollo físico, psicológico y sexual de la mujer se da a una edad  más temprana que el hombre. Es común ver como una niña de 11 años pueda ya estar en pleno proceso de madurez psicosexual y personal, mientras que un niño de la misma edad, por lo regular, se encuentra en los bordes mismos de la infancia. Por lo mismo, la mujer despierta en forma más temprana a las realidades del mundo afectivo sensorial. No es extraño encontrar a niñas de 10 u 11 años que afirman estar enamoradas y que han despertado a los instintos sexuales, mientras que los niños de la misma edad aun se ocupan de juegos. Por ello, es cotidiano que ellas se interesen en chicos 3 o 4 años mayores que ellas y que se impacienten con niños de su edad. La niña despierta tempranamente a sus instintos maternales, mientras que los instintos equivalentes en el varón (paternales) aparecen mas bien en la juventud avanzada, mas que la adolescencia. Al igual que los niños, en las niñas el principio de la etapa del desarrollo fisiológico. Puede ser traumante si no se le ha informado oportunamente. Empieza a aparecer el vello púbico y axilar, se ensanchan las caderas, mientras que las mamas se empiezan a notar poco a poco. La menstruación es el signo por excelencia de que se ha entrado al desarrollo. Es también que para muchas jovencitas sea una experiencia muy traumática, pues la menstruación es un proceso que ocasiona efectos secundarios como irritabilidad y otros. Con el tiempo y la experiencia esos efectos serán dominados y la menstruación dejara de ser una complicación mayor. La vagina: Es un espacio virtual (elástico) destinado a alojar al pene en la relación sexual. Se dice que es elástico, ya que, es capaz de alojar penes de diversos tamaños y grosores (será capaz de dar paso al bebe). En sus paredes hay censores que trasmitirán al cerebro la sensación del placer producida en la relación sexual. El clítoris: Llamado erróneamente el “pene femenino”, se encuentra a la entrada de la vagina (en los labios), en este se concentra una gran sensibilidad nerviosa, por lo que trasmite la mayor cantidad de sensaciones placenteras al cerebro, en  la relación genital. Su estimulación en la relación es importante para que la mujer llegue al orgasmo. Los genitales masculinos: Son considerados con ese nombre, principalmente, los órganos externos: pene y testículos. El pene: Esta formado por los llamados cuerpos cavernosos (tejidos esponjosos), que se hinchan y expanden al llenarse de sangre, por una orden del cerebro, al dar paso a una excitación sexual consciente o inconsciente, produciendo el proceso de la erección del órgano viril, por un proceso vascular, en la que este, cuando la excitación es completa, logra su máxima longitud y grosor, como preludio a la relación sexo-genital. A lo largo del pene y por el centro bajo, se extiende la uretra, por la que fluyen la orina y los líquidos seminales. El glande es la parte más importante del pene, ya que, es el mayor trasmisor de sensaciones placenteras al cerebro. Muchos adolescentes se preocupan injustificadamente por el tamaño de su pene, sintiendo que podrían ser anormales y tendiendo a pensar que tienen uno pequeño (esta tendencia tan injustificada como extendida, se refuerza sobre todo en aquellos adolescentes adictos a la pornografía.¿Cuál es el tamaño normal del pene? Fisiológicamente se considera normal un pene erecto a partir de los 9 centímetros; siendo el tamaño promedio 15 centímetros. El pene y los testículos son algo hereditario, tal como lo es el color de la piel o el tamaño de los ojos. El desarrollo del pene en el adolescente no se completa sino hasta los 18 años y en casos aun hasta los 19. Por otro lado, considérese que ese aspecto (tamaño del pene) es algo totalmente secundario e intrascendente, además, el adolescente se olvida que es único e irrepetible. Para poder sentir placer una mujer no importa el tamaño del pene, pues el clítoris femenino esta en los labios de la vagina, por lo que la excitación no tiene que ver con longitudes ni grosor del pene, además, en una exitosa relación hombre-mujer, hay otros muchos factores a tomar en cuenta, que no tienen nada que ver con lo físico. Los testículos: Gónadas masculinas son dos esferas ovoides cuya función es fabricar los espermatozoides y líquidos seminales que permiten que aquellos se nutran y puedan vivir. Su tamaño también varía. Muchos adolescentes se preocupan por observar que uno de los testículos es ligeramente más grande que otro, eso es totalmente normal. También en ocasiones uno de ellos (y en ocasiones ambos) no han descendido del vientre hacia las bolsas escrotales. Con una pequeña ayuda la situación se puede corregir, sin ningún problema. Los testículos tienen también la función de producir la hormona masculina o testosterona, que es la causante de la aparición de los caracteres sexuales secundarios en el varón (bigote, barba, timbre de voz, anchura de espaldas, masa muscular, etc.) que sin embargo se ven influidos por cuestiones raciales y hereditarias.