try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Pioneros de la Psicología Francesa Contemporánea: Pierre Janet y sus conexiones con la psicología dinámica



Psicología dinámica, Pierre Janet

Investigador Titular: Gonzalo Salas Contreras
(Universidad Central de Chile )

CDID “Centro de Documentación. Investigación y Difusión de la Carrera de Psicología”
Universidad Católica “Ntra. Sra. De la Asunción”

Pierre Janet y sus conexiones con la psicología dinámica.
Pierre Janet, (1859-1947) siguiendo el mismo recorrido que Ribot, comienza en 1898 a ejercer la docencia universitaria en La Soborne y en 1902 en el Colegio de Francia donde habría pertenecido hasta 1936. Como teórico y psicoterapeuta, perpetúa la tradición de la psicología patológica francesa, pero se ve enfrentado al ascenso en potencia del psicoanálisis, al mismo tiempo que se desarrollan otras concepciones de las relaciones entre lo normal y lo patológico. Esta psicología tiene como corolario una psicología patológica y una psicología terapéutica, que son el punto de partida de todos los estudios sobre relaciones sociales entre los individuos e incluso entre los pueblos (Janet, 1938). A juicio de Anguera (1901) Pierre Janet fue el primero en fundar un nuevo sistema de psicología dinámica destinado a reemplazar a los del siglo XIX y a causa de ello, su trabajo es también el nexo de unión entre la primera psiquiatría dinámica y la que surgirá en 1900, el psicoanálisis. Así lo reconoció explícitamente Freud: “La atribución de los rendimientos patológicos de las enfermedades nerviosas y especialmente de las histéricas al poder de pensamientos inconscientes, fue efectuada, antes que nosotros, por Janet, discípulo del gran Charcot y luego, con nuestra colaboración, por el doctor Breuer, de Viena” (Freud, 1906/1981, p. 1313).
A modo de ejemplo, el concepto de “disociación” fue definido por Pierre Janet, influyendo posteriormente en Freud y Jung. A este respecto, propuso una teoría de la disociación patológica o desintegración como una predisposición constitucional en los individuos traumatizados. Conceptualiza la disociación como una defensa frente a la ansiedad generada por las experiencias traumáticas, que persistirá en forma de ideas fijas subconscientes en la mente del paciente, afectado su humor y su conducta.
En su trabajo primerizo El automatismo psicológico, de 1889, Janet enuncia la ley de la disociación de la conciencia, propia de las histéricas, que reposa sobre la noción del subconsciente. En sus primeros artículos de psicología, entre los años 1886-1887, Janet estaba claramente fascinado por el estudio de la personalidad múltiple, de hecho, éste fue el tema principal que abordó en la obra anteriormente mencionada. Posteriormente en 1892, El estado mental de los histéricos, es un trabajo que imprime continuidad al anterior, generando una clasificación de las diversas formas de histeria, la cual define como un producto de sugestión psicológica.
Las palabras halagadoras de Freud, en su momento, sobre Janet no fueron las únicas. De hecho, las palabras de Edwin Ray Guthrie, psicólogo norteamericano de importante renombre en la década de 1930 a 1940, son relevantes cuando asigna énfasis respecto al concepto de “fuerza mental”, también creado por Janet en el cual consideraba que esta fuerza difiere en cuanto a su intensidad en diferentes personas y sufre diversos altibajos en diferentes momentos. Cuando se agota producto de una serie de crisis de la vida, es probable que surjan los síntomas neuróticos. Si la fuerza mental puede restablecerse, se aliviaran los síntomas neuróticos. Esta noción de Janet de los seres humanos como sistemas de energía decididamente equilibrados atrajo a Guthrie, quien incluso a la muerte de Janet, afirmó que su aportación a la psicología había sido mayor que la de Wundt y criticaba a los psicólogos por ignorar su obra (Guthrie, 1948 en Hothersall, 2005).
 Volviendo al contacto con Freud, se debe aclarar que posteriormente este habría generado una ruptura con él, a causa de que Janet, criticó con actitud frontal los trabajos del creador del psicoanálisis, sosteniendo que se había apropiado de sus conceptos y por otro lado su teoría adoptaba de forma obsesiva los temas referentes a la sexualidad. A partir de este antifreudismo, Freud no se habría querido encontrar con Janet e incluso en su autobiografía de 1925 mencionaba que en todos sus trabajos habló de Janet con el mayor respeto, aunque agrega “cuando el psicoanálisis comenzó a discutirse también en Francia, Janet se condujo con poca corrección mostrando muy escaso conocimiento de la materia y utilizando argumentos ilegítimos” (Freud, 1925/1982).
Por otra parte, llama curiosamente la atención, y si se considera la importancia que iba adquiriendo Janet en sus trabajos desarrollados fundamentalmente en psicopatología, no haya publicado en la revista L´ Année Psychologique, principal órgano de difusión de los diversos estudios psicológicos de la época, creado por Binet, donde no se apreciaría en esta revista ninguna publicación de Janet. Solamente se encuentra en el volumen XVII de 1910 un análisis de bibliografía de un artículo publicado por Janet en la Revue Philosophique, aun cuando esto se produciría recién en el año 1910, un año antes de la muerte de Binet, cuando Theodule Simón y posteriormente  Henri Pierron comienzan a ejercer el liderazgo para la continuidad de la revista. La hipótesis que se puede realizar al respecto, se relaciona con que Janet, fue quien reemplazó a Ribot en el Colegio de Francia, cargo que también interesaba a Binet y donde ingresó solamente por haber obtenido un voto más. Para ello, queda la cita de Ingenieros (1911) en Dagfal (2006) donde se menciona lo siguiente “Janet tiene mayor preparación clínica, su cultura médica es grande, ha descollado en el estudio de las enfermedades nerviosas y mentales, posee excelentes condiciones de expositor y cuenta varios libros en su haber intelectual. Binet es más hombre de laboratorio, su erudición es vasta, prefiere las investigaciones de psicología pedagógica, es de una dedicación ejemplar y ha escrito libros muy estimados. Janet es más clínico y mejor conferenciante; Binet es un experimentador más diestro (…) Janet fue nombrado sucesor de Ribot, obteniendo un voto más que Binet, el cual ha quedado como director del laboratorio de psicología experimental, cada uno en su sitio.” A este respecto, Theodule Ribot, quien declaraba estos entretelones, no habría tomado partido por ninguno de ellos. Respecto al tema planteado, es importante agregar, que en 1904, Janet, habria fundado en conjunto con Georges Dumas (1866-1946), el Journal de psychologie normale et pathologique. En el cierre de este apartado, es importante mencionar que otros textos claves para la comprensión de la obra de Janet, son Neurosis e ideas fijas (1898), las obsesiones y la psicastenia (1903), las neurosis (1909) y la evolución psicológica de la personalidad (1929).

Volver a ¨Pioneros de la Psicología Francesa Contemporánea: Ribot, Janet y Binet¨