try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Primera división: Analitica transcendental contin.14



Primera división: Analitica transcendental contin.14

1º. A los conceptos de todo, mucho y uno es opuesto el que lo suprime
todo, es decir, el de ninguno, y así el objeto de un concepto a quien no
corresponde ninguna intuición indicable, es igual a nada, es decir, un
concepto sin objeto, como los noúmenos que no pueden contarse entre las
posibilidades aunque no por eso deben ser tenidos por imposibles (ens
rationis) o también acaso como ciertas nuevas fuerzas fundamentales, que se
piensan ciertamente sin contradicción, pero también sin ejemplo en la
experiencia y así no pueden ser contadas entre las posibilidades.
2º. Realidad es algo; negación, nada, a saber, un concepto de la carencia de
un objeto, como la sombra, el frío (nihil privativum).
3º. La mera forma de la intuición sin substancia no es en sí ningún objeto,
sino la condición meramente formal del mismo (como fenómeno); así el
espacio puro y el tiempo puro, que ciertamente son algo, como formas para
intuir, pero no son ellos mismos objetos que sean intuidos (ens imaginarium).
4º. El objeto de un concepto que se contradice a sí mismo, es nada, porque
el concepto es nada, lo imposible, como por ejemplo la figura rectilínea de
dos lados (nihil negativum).
La tabla de esta división del concepto de nada (pues la división del de algo
sigue el mismo curso), debería ser presentada, pues, como sigue:
Nada
Como
1º.
Concepto vacío, sin
objeto,
ens rationis
2º.
Objeto vacío de un
concepto,
nihil privativum
3º.
Intuición vacía sin
objeto,
ens imaginarium
4º.
Objeto vacío, sin
concepto,
nihil negativum
Se ve que el ente de razón (núm. 1) se distingue de la nada negativa (o
nada en absoluto) -núm. 4- porque aquél no puede contarse entre las
posibilidades, ya que es mera ficción (aunque no contradictoria) y ésta en
cambio es opuesta a la posibilidad, ya que el concepto mismo se suprime a sí
mismo. Pero ambos son conceptos vacíos. En cambio, el nihil privativum
(núm. 2) y el ens imaginarium (núm, 3) son datos vacíos para conceptos. Si la
luz no es dada a los sentidos, no podemos representarnos las tinieblas, y si no
son percibidos seres extensos, no podemos representarnos espacio alguno. La
negación, como también la mera forma de la intuición, no son objetos, como
no haya una realidad.