try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Pruebas psicológicas proyectivas gráficas: COMPONENTES EXPRESIVOS



Pruebas psicológicas proyectivas gráficas

COMPONENTES EXPRESIVOS
   
    Los músculos de las personan no mienten, son honestos. Cuando tratamos de ocultar lo que tenemos en mente, nos delatan los músculos del rostro y de los hombros y nuestra postura corporal. Es difícil sonreír cuando el corazón quiere llorar.

    Muchas veces nuestra expresión psicomotora es más elocuente que las palabras. A menudo la nerviosidad de nuestros dedos o la tensión de los músculos faciales desmienten las palabras  que por detrás intentábamos esconder. Por ejemplo,  cuando se está pronunciando un discurso, basta el temblor del papel en la mano para que quede al descubierto nuestra tensión.

    Al clínico también le interesa saber si la cooperación que el examinado ofrece es básica o sólo superficial, como ocurre en los casos en que se dibujan figuras de palotes, las cuales constituyen un índice aparente de acatamiento a la consigna, pero implican evasividad y/o negativismo encubierto.

    Pero además es necesario considerar la estructura y el contenido de los dibujos. La fase estructural o expresiva del dibujo abarca el tamaño de éste, la presión y la calidad de la línea, el emplazamiento en la hoja de papel, la exactitud, grado y áreas en las que se ha completado el dibujo solicitado, detalles, la simetría, perspectiva, proporciones, sombreado, subrayado y el borrado. En cambio para el análisis de contenido, se debe tener en cuenta la postura de las figuras, la expresión facial y la importancia que se da a diferentes detalles tales como la chimenea, la ventana, o la puerta en la casa, las amas y las raíces del árbol, las distintas partes del cuerpo con la ropa y accesorios en la persona, etc. Pero ahora veamos los componentes expresivos del dibujo:

*    SECUENCIA: Si examinamos muestras del proceso gráfico mientras éste se está llevando a cabo, podemos estudiar los rasgos estructurales del conflicto y la defensa como si se proyectasen con cámara lenta.

    En el microcosmos de la interacción entre un individuo y la hoja del dibujo podemos observar, por ejemplo, que primero se dibujan hombros pequeños en la figura humana; luego se los borra, y finalmente se dibujan hombros compensatorios, excesivamente anchos.  Esto nos permite afirmar que la primera reacción del examinado frente a la nueva situación consiste en sentimientos de inferioridad que intenta encubrir rápidamente con una mascara de idoneidad y adecuación.

    También es importante observar la secuencia de los dibujos diferentes, cuando la consigna solicita dos o tres dibujos, sin señalar el orden. ( El dibujo de la familia, por ejemplo).

    Otro fenómeno interesante es el que se observa cuando el paciente ha dibujado una línea inicial tímida e insegura, reacciona borrando y realizando otra, aún más insegura y fragmentaria, o bien se refuerza la primera repasándola una y otra vez, hasta obtener una apariencia de seguridad y osadía.

    En los casos más graves se puede observar, que el paciente comience el dibujo por los pies y paulatinamente dibuje los otros segmentos hasta finalizar. Si no hemos estado muy atentos no nos hubiéramos dado cuenta de la posible indicación que nos estaba ofreciendo la persona.

*    TAMAÑO: El tamaño  del concepto gráfico contiene indicios acerca del realismo de la autoestima del examinado, de su autoexpansividad característica o bien de sus fantasías de omnipotencia.

    Los dibujos pequeños corresponden a personas con sentimientos de inadecuación y quizás con tendencia al retraimiento. En cambio los dibujos demasiado grandes que tienden a presionar los bordes de la página, denotan sentimientos de constricción ambiental acompañados, y esto es importante, de acciones o fantasías sobrecompensatorias concomitantes.

*    PRESIÓN: Se ha comprobado que la presión del lápiz sobre el papel es un indicador del nivel energético del individuo. Se ha detectado que las personas que dibujan con trazos fuertes eran, en general, más asertivos que los otros. Los trazos livianos señalan a personas con un bajo nivel energético, restricción y represión.

*    TRAZO: Se ha deducido que las personas que dibujan con trazos largos eran los que mantenían un firme control de su conducta, en tanto que el comportamiento de los que usaban trazos cortos eran más impulsivos.

    Las personas que utilizan trazos rectos tienden a ser autoafirmativos,  mientras que los que realizan trazos circulares son más dependientes y emotivos. Se han hecho algunos estudios en los que parece que las líneas rectas están mas asociadas a los estados de ánimo agresivo y las líneas redondeadas están asociadas a la feminidad. Otros estudios señalan que las líneas quebradas, indecisas, o que poseen continuidad solo porque han sido repasadas, por lo general se asocian con la inseguridad o la ansiedad.

    Si las líneas fragmentadas o esbozadas están muy destacadas, expresan ansiedad, timidez, falta de autoconfianza, vacilación de la conducta y en el enfrentamiento con situaciones nuevas. Hay personas que dibujan figuras cuyas series de líneas están todas desconectadas: los ojos fuera del rostro, los dedos y manos donde no corresponden o sueltos. Todas las líneas están forzadas y no señalan una dirección intencional. El borrar excesivo constituye un correlato gráfico de incertidumbre, indecisión  y autoinsatisfacción.
   
*    DETALLES: Los detalles inadecuados constituyen la reacción gráfica preferida de las personas con una clara tendencia al retraimiento. La ausencia de detalles adecuados transmite una sensación de vacío y reducción energética característica de las personas que utilizan el aislamiento emocional como defensa y, en ocasiones, de las personas depresivas. Sin embargo, el empleo excesivo de detalles es característico de las personas que sufren trastornos obsesivo-compulsivos. 

    Las personas que sufren porque consideran que el mundo es un lugar incierto, imprevisible y/o peligroso, necesitan realizar dibujos muy exactos y por ello crean un mundo muy estructurado y ordenado con rigidez.  La ejecución “demasiado perfecta” expresa el esfuerzo para mantenerse integrado contra la amenaza de una desorganización inminente. Constituye una manifestación directa de la hipervigilancia  que ejercen, e implica la presencia de un yo bastante débil  que teme tanto la irrupción de las pulsiones prohibidas que no se atreve a descuidar su vigilancia constante.

*    SIMETRÍA.: Los dibujos en los que se comprueba fallas en la simetría revelan una inadecuación de los sentimientos de seguridad en la vida emocional. En el extremo opuesto, cuando la simetría bilateral está acentuada hasta el punto de producir el efecto de rigidez,  el control emocional señala represión e intelectualización exagerada.

*    EMPLAZAMIENTO: Según los estudios, las personas que centran sus dibujos en el medio de la hoja manifiestan una conducta más emotiva, autodirigida y centrada en ellos mismos que las personas que  no lo hacen así. De esta forma, parece ser que, a menos que se llegue al extremo de la minuciosidad, el hecho de centrar los elementos gráficos indica una “alta seguridad”.

    De esta forma se supone que, cuanto más hacia la derecha del punto medio de la hoja esté el punto medio del dibujo, más probable es que el individuo tenga un comportamiento estable y controlado, postergue la satisfacción de sus necesidades e impulsos, y prefiera las satisfacciones intelectuales a las emocionales. Y a la inversa,  cuanto más hacia la izquierda del punto medio de la página se encuentre el punto medio del dibujo, mayor es la posibilidad de que el individuo tienda a comportarse impulsivamente y busque la satisfacción inmediata, franca y emocional de sus necesidades e impulsos.

    Respecto al emplazamiento a lo largo del eje vertical, tendremos: cuanto más arriba del punto medio de la página se encuentre el punto medio del dibujo, es más probable que, a) que la persona sienta que realiza un gran esfuerzo, b) que la persona busque su satisfacciones en la fantasía y no en la realidad, c) que se mantenga distante  y relativamente inaccesible. Cuanto más abajo del punto medio de la hoja esté emplazado el punto medio del dibujo, hay mayor posibilidad de que, a) la persona se sienta insegura e inadaptable y que ese sentimiento le produzca un estado de depresión, o, b) que la persona se encuentre ligada a la realidad u orientada hacia lo concreto.

    Las figuras que se unen al borde del papel (como por ejemplo, los dibujos de ventanas unidos al borde de las paredes) revelan necesidad de sostén, temor a la acción independiente y falta de seguridad.

*    MOVIMIENTO: Sólo ocasionalmente aparece movimiento en los dibujos proyectivos, y cuando aparece generalmente es en los efectuados por los niños o por adultos dotados de capacidades plásticas Normalmente, los niños dotados incluyen movimiento en la mayor parte de sus figuras (personas corriendo o caminando, perros saltando, pájaros volando, árboles meciéndose, etc.)

Volver al índice de ¨Pruebas psicológicas proyectivas gráficas¨