try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Relación de la psicología con otras ciencias


Relación de la psicología con otras ciencias

 

El comportamiento humano ofrece tal complejidad, e intervienen en él tal número de variables, que la psicología ha de requerir imprescindiblemente el concurso de otras disciplinas para llevar a cabo su tarea.

En el ámbito de las ciencias sociales es preciso destacar las importantes aportaciones realizadas por la historia, la sociología y la antropología. La primera de ellas da cuenta de la constitución y evolución de las condiciones sociales, económicas y políticas que explican la actual organización de las diferentes sociedades. Estos conocimientos interesan a la psicología en cuanto ayudan a entender la relación entre los procesos históricos y la formación del comportamiento humano. Por otra parte, las enseñanzas de la sociología resultan de gran utilidad al psicólogo cuando ha de estudiar las variables grupales que intervienen en la conducta de un individuo, pues es innegable que los diversos grupos e instituciones a los que los individuos pertenecen modelan en parte su personalidad y, en cierta medida, determinan el modo de pensar y actuar. Por último, la antropología permite poner de relieve la influencia de las normas, pautas y costumbres que conforman una cultura en el comportamiento individual.

Por lo que se refiere a la relación que mantiene la psicología con las llamadas ciencias naturales, es necesario poner de manifiesto las interesantes, y en ocasiones fundamentales, aportaciones realizadas por la biología, la fisiología, la genética y la etología. La biología ayuda a la psicología a comprender cuáles son las formas esenciales de la vida y las específicas dotaciones que poseen los diversos organismos vivientes para adaptarse a su medio. La fisiología brinda a la psicología una valiosísima información sobre el funcionamiento del sistema nervioso y endocrino, que constituye e soporte material de la conducta y gracias a los cuales el hombre capta los estímulos externos, los organiza y emite respuestas. La genética, por su parte, informa sobre los factores hereditarios que intervienen en la ejecución de determinadas conductas. Por último, los estudios realzados por los etólogos acerca del comportamiento de diversas especies en su medio natural han contribuido a discernir entre las conductas innatas y las adquiridas, y han permitido estudiar la influencia que aquéllas ejercen en la organización de las colectividades.

Al margen de estas aportaciones específicas, debe resaltarse la ayuda prestada por otras ciencias que, si bien no tienen ninguna relación directa con el estudio del se humano, poseen determinados conocimientos o instrumentos útiles a la psicología. Así, ésta se beneficia de los estudios matemáticos a la hora de cuantificar fenómenos psicológicos, como por ejemplo la inteligencia, o de realizar cálculos matemáticos en sus estudios experimentales. La física, a su vez, cede a la psicología determinados instrumentos de medición que posibilitan un estudio objetivo de diversas funciones psíquicas.