try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

SECCION II. TRATAMIENTOS PSICOFARMACOLOGICOS, Capítulo 8: El pánico como trastorno crónico



Volver a ¨Psicofarmacología - Psicodinámica IV (Indice General)¨

CAPíTULO 8: Tratamiento de los trastornos de angustia (pánico) y de la fobia social

Tratamiento psicofarmacológico del desorden de pánico

8-5. El pánico como trastorno crónico

Debe considerarse con el paciente, la necesidad del tratamiento prolongado. Ello es necesario porque el pánico se inicia tempranamente en la adolescencia o en la juventud, con tendencia a la cronicidad y a presentar complicaciones, aun después del tratamiento agudo exitoso, con supresión de los síntomas.

Las altas tasas de recurrencias, luego de la suspensión llegan al 70 % tratamiento (19 % queda con secuelas crónicas). Sólo el 30 % se recupera adecuadamente (49).
Presenta una alta tasa de comorbilidad con depresión, determinando cuadros mixtos con ansiedad subsindromales. A diferencia de lo que ocurre con los estados depresivos, es aún imprecisa la definición de recaída y recurrencia. También es muy frecuente el abuso de sustancias.
Ocasiona un importante deterioro en la calidad de vida, tanto en el orden laboral, como en el social y familiar. Determina altos costos directos e indirectos de la enfermedad.
La implementación de tratamientos farmacológicos prolongados, determina que la adherencia al tratamiento (compliance), debe tenerse especialmente en cuenta. La principal causa actual del fracaso de los tratamientos, es la intolerancia a los efectos adversos de los psicofármacos (10).
Los abandonos de la medicación fueron más frecuentes en los pacientes que presentaron mayores índices en la escala de Hamilton para ansiedad, y con antecedentes de depresión mayor. Los abusadores de sustancias tiene mejor tolerancia a los efectos adversos de los medicamentos (10).
Los tratamientos farmacológicos tienden a prolongarse por 18 meses, y aún más, especialmente, en aquellos pacientes que presentan predictores de mala evolución a largo plazo:
- agorafobia - conductas de evitación fóbica - historia infantil de inhibición conductual - antecedentes de internación psiquiátrica
Aunque los trastornos de pánico remiten de manera más fácil que las fobias o la ansiedad generalizada, los pacientes que presenten mayor vulnerabilidad, deberán encarar tratamientos más largos desde su primer episodio. Incluso, cabe considerar la posibilidad de implementar tratamientos de por vida.
En estas circunstancias habrá que privilegiar la calidad de vida, más que el apremio por retirar la medicación.