try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Sexualidad infantil y desarrollo psicosexual: ETAPA ANAL (2 a 3 años)



ETAPA ANAL (2 a 3 años)
El píloro es la línea demarcatoria entre la región oral y la anal. Se admite que sus
manifestaciones empiezan en el período comprendido entre los 6 y 12 meses y que
alcanzan su mayor intensidad entre los 18 y los 24.
Las manifestaciones características de esta etapa son: el placer en la defecación, al
agrado por los excrementos y, al mismo tiempo, la tentativa de someter al control de
la voluntad la actividad del esfínter. Los excrementos son considerados en esta
etapa como la primera producción creada personalmente y que puede brindarse al
mundo exterior.
En la fase anal primaria o explusiva, el niño obtiene el placer máximo en el pasaje
de las materias fecales a través del ano,
significando la destrucción de las mismas.
En la fase anal secundaria o retentiva, el placer está determinado por la retención
de las materias fecales
(con contenidos eróticos y agresivos). Llega un momento en
que el niño se ve privado del placer que éstos actos le deparan y debe trasladar su
actividad a otros equivalentes socialmente aceptados, comenzando un proceso de
sublimación, que lo llevará desde el placer del manipuleo de sus excrementos al
apego por el dinero en la adultez, comenzando primeramente a rechazar el mal olor.
También en esta etapa se hace más aparente el masoquismo, que es una búsqueda
instintiva del placer en el dolor físico o moral. La sexualidad anal es importante en
la mujer, puesto que debe transferir la erogeneidad anal a la zona vaginal.

Las fantasías sexuales de la etapa anal son: coito como intercambio de materias
fecales, acto sexual en forma de lucha y fantasías de parto anal. Durante el
predominio de la etapa anal, el yo se halla en un período mágico - animístico, hecho
que debe tenerse en cuenta al estudiar la neurosis obsesiva.

La libido anal se expresa por la defecación , flatos, masturbación anal,
homosexualidad pasiva, etc. Dentro de las formaciones reactivas se cuentan la
terquedad, la avaricia, orden, limpieza, etc. Las sublimaciones del período anal dan
origen a las artes plásticas y a la pintura.
Educación de los esfínteres
Es individual y no debe iniciarse antes que el niño sea capaz de sentarse solo con
seguridad, haya adquirido un lenguaje comprensible de signos y mantenga una
actitud emocional positiva hacia la madre o sustituta. Si la educación del niño es
prematura, el sujeto será inconcientemente negativo, hostil y rebelde, apareciendo
aseado, obediente y pasivo formalmente y, si este conocimiento se imparte en forma
tardía, el sujeto será desaseado, desordenado, terco e irresponsable.