try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Sexualidad infantil y desarrollo psicosexual: PUBERTAD (desde los 11 a 13 años)



PUBERTAD (desde los 11 a 13 años)
En este período surgen grandes cantidades de excitación sexual, pero
inconcientemente, con los mismos objetos de la infancia, por lo que continuaría la
barrera contra el incesto. la duración de la pubertad puede variar, citándose casos en
que a los 25 todavía no ha sido todavía superada.

El aumento de exigencias instintivas produce en el individuo, como efecto indirecto,
la intensificación de los esfuerzos defensivos que persiguen el dominio de los
instintos reactivados; los mecanismos del yo pueden exagerarse hasta el grado de
promover una deformación morbosa del carácter, por medio de la intelectualización
y el ascetismo.
En el adolescente siempre se puede advertir un antagonismo frente a los instintos,
cuya magnitud sobrepasa en mucho a la habitual represión instintiva de la vida
normal;
los adolescentes parecen temer más la cantidad que la calidad de los
instintos. Durante este período desconfían de una manera general del goce o placer
en sí y el sistema más seguro consiste únicamente en oponer al incremento y
apremio de sus pulsiones las prohibiciones más estrictas, aunque también es
corriente que se entregue súbitamente a todo antes consideraba prohibido.
En particular los adolescentes que Bernfeld denomina de pubertad prolongada,
exhiben un insaciable deseo de meditar y platicar sobre temas abstractos, aunque se
descubre que esa elevada capacidad intelectual tiene poca o ninguna relación con su
conducta. Dada la omnipresencia de los peligros, el yo debe valerse de cuantos
medios conoce para dominarlos: la reflexión sobre el conflicto instintivo, su
intelectualización , parece ser un medio conveniente.
En el adolescente se presenta una especie de culto al héroe, lo que le permite
preservar a la persona buena, teniendo la ocasión de satisfacer su odio en el ser que
según su juicio, lo merezca.
Durante este período, los adolescentes tienden a separarse de sus padres, debido a
que sus deseos sexuales y conflictos en relación con aquellos se ha reactivado.