try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Surgimiento del adolescente postmoderno: convencionalistas, idealistas, hedonistas transitorios y permanentes



En el año ‘68 Stone y Church presentaron una taxonomía de la adolescencia. El más frecuente de los tipos descriptos fue el denominado "convencionalista", hecha la salvedad por los investigadores de que la población encuestada estaba constituida mayoritariamente por mujeres que profesaban alguna religión, circunstancia que podía haber influido en el porcentaje relativo de los mismos. Los convencionalistas fueron definidos como:
"...los que nunca pusieron en duda seriamente los valores adultos
, y cuyo principal objetivo en la vida es adaptarse a la sociedad tal como ella es. Pueden aspirar a elevarse por encima de sus padres o desear simplemente repetir la pauta de vida de éstos, pero no tienen reparos contra el orden establecido y se proponen hallar el mejor modo de adaptarse a las cosas tales como son. Los convencionalistas suelen adoptar los elementos de la cultura adolescente -creen firmemente que hay que 'divertirse'- pero nunca se sienten realmente separados del mundo adulto." Este tipo reunía a aquellos que transitaban la adolescencia disfrutándola, pero no entrando en conflicto con las generaciones anteriores alas que buscaban asimilarse.
Los idealistas, en cambio, aparecían como el tipo clásicamente descripto de adolescente rebelde, definidos como:
"...quienes se sienten profundamente insatisfechos con el estado del mundo y se esfuerzan por cambiar las cosas o bien se retiran a un mundo privado que gira en tomo de la satisfacción personal. El adolescente idealista se ajusta bien a la imagen clásica del rebelde iconoclasta, melancólico y romántico que pintaron Goethe, Mann, Joyce, Alain Foumier, Salinger y otros novelistas."
Dentro de este grupo los autores encontraban en los Estados Unidos de América tres subtipos: el de los reformadores, miembros de los movimientos pacifistas y de derechos civiles; el de los voluntarios del cuerpo de paz y el de los beatniks o hippies. Los últimos se diferenciaban por no buscar un trabajo social sino apartarse de la sociedad en busca de realización personal, -experiencia estética, sexualidad y drogas que le permitieran sentir formas de comunión y comunicación diferentes.
Un tercer tipo era el de los hedonistas transitorios, quienes fueron descriptos como aquellos que: "...llevan al extremo el papel de adolescentes, convirtiéndolo en su estilo de vida. Se sienten ajenos al mundo adulto, pero en vez de combatirlo quieren simplemente dejarlo atrás, confiando en que cuando su generación llegue al poder, ellos darán el tono a la nueva sociedad."
En su vida privada este tipo de adolescente podía llegar aun matrimonio prematuro, y conformar una vida doméstica que apareciera como un "jugar a la casita", mientras experimentaban con relaciones extramatrimoniales y parejas libres. Los autores sostenían que:
"...por mucho que estén imbuidos del espíritu adolescente, por lo menos en apariencia, estos jóvenes asumen rápidamente papeles adultos más o menos convencionales."
Finalmente, agazapado entre los paréntesis, surgía otro tipo, el de los hedonistas permanentes:
"(Hay hedonistas permanentes que difieren de los transitorios porque su apartamiento de la sociedad es más deliberado, se funda más en la convicción personal y puede prolongarse toda la vida.
La vida -es una continua búsqueda de excitaciones, a menudo centrada en el surf o el esquí, pero con generosas dosis de alcohol, drogas, sexo, viajes, o cualquier otra cosa que prometa ser estimulante...)"
Esta taxonomía parece marcar un momento de cambio en la población adolescente. No debe olvidarse que por entonces ya hablaban sus autores de la institucionalización de la adolescencia, del desarrollo de ese proceso de adolescentización de la sociedad que parece haberse consolidado en los últimos años.
Se encuentran aquí dos elementos para subrayar: la descripción de un grupo de aquellos que no manifiestan conflicto, conformistas, adaptados rápidamente al mundo adulto y, por otro, un grupo muy interesante, el de los hedonistas y, en particular, los permanentes. A nuestro criterio, este grupo apenas esbozado por entonces, parece haber saltado desde ese oscuro lugar a un primer plano. El hedonismo es un condimento importante en nuestra época y la sociedad ofrece toda suerte de insumos para satisfacerlo. Así hoy el modelo social apunta fuertemente al del hedonista permanente, tipo que a fines de los ‘60 solamente se ligaba predominantemente a la adolescencia y hoy parece exceder totalmente ese marco.

Es importante destacar que, mientras la visión y descripción del adolescente moderno provenía de aquellos que los enfocaban como objeto de estudio, el modelo de adolescente postmoderno parte no sólo de ellos sino también, y con gran influencia, de los medios masivos los cuales difunden un tipo adolescente en sus propagandas y en sus programas además de divulgar las opiniones de los expertos, que no siempre concuerdan.
Sea convencionalista, sea hedonista, el tipo predominante de adolescente actual aparecería menos problematizado de lo que se pensaba. Daniel Offer señaló la falta de conflictos en las generaciones actuales de adolescentes en un artículo publicado en 1981 en el New York Times cuyo título era: "La adolescencia parece ser mucho más feliz de lo que los adultos normalmente se imaginan", éste era un informe que establecía un 85 % de adolescentes felices, nada provocadores ni angustiados. El Sturm und Drang de la adolescencia no era para este autor más que un mito construido por los adultos descontentos que ubicaron en los adolescentes sus temores, sueños y fantasías. Otro artículo publicado por Offer se llamó: “Adiós, Holden Caulfield”, como despedida al cazador oculto de Salinger.
Ante este panorama podemos ubicarlos de dos maneras: una, ceñimos a lo que han sostenido clásicamente los investigadores y suponer que ese adolescente idealista y apasionado sigue siendo el que subyace aún en nuestros días bajo una máscara "inventada" por los medios masivos y que, como tal, sería superficial; otra, aceptar que ha habido un cambio de fondo en el modo de ser adolescente, y entonces aquellas teorías deben ser revisadas.
Considerando la actitud que asumían los adolescentes ante los problemas sociales, Françoise Dolto no era muy escéptica, encontraba que los jóvenes franceses de los años ‘80 habían retomado ciertas banderas y salían a la calle con ellas. Sólo que consideraba que en tal actitud no actuaban individualmente, se habían "colectivizado":
"Se temía a la generación que parecía carecer de entusiasmo combativo, que se mostraba indiferente y no tomaba posición sobre temas como la solidaridad y el antirracismo. Ahora la vemos reunirse y bajar a la calle, organizarse, formar estados generales. Estos jóvenes sienten pues muchas cosas, pero las sienten colectivamente."
Es interesante considerar el tema de la pérdida de individualidad a la luz de lo expresado por Jameson:
"La desaparición del sujeto individual, y su consecuencia formal, el desvanecimiento progresivo del estilo personal, han engendrado la actual práctica casi universal de lo que podríamos llamar el pastiche."
El pastiche, el "como si", el plagio, sería el resultado o engendro de la desaparición de la individualidad. Considerar este punto es de gran importancia en la adolescencia en relación con las teorías que sostenían que tal época de la vida era definitoria en la concreción de la propia identidad, paso necesario para el normal desarrollo humano. La identidad individual era considerada una síntesis
producto de identificaciones parciales y elaboración propia. El pastiche, en cambio, significa "ser como si fuera otro", la imitación directa sin elaboración propia, sin estilo personal.
Louise Kaplan se inscribe dentro de la línea de considerar al adolescente actual como un ser profundamente ético, idealista y apasionado como fue descripto clásicamente y no comparte los resultados de investigaciones que sostienen que:
"...los adolescentes norteamericanos y europeos en particular los de clase media y alta, son conformistas, cínicos, interesados, indolentes y no comprometidos políticamente y que no son en absoluto esos idealistas politizados que describen las novelas románticas y ciertos tratados filosóficos y psicológicos similarmente anticuados e ingenuos."
Es claro que si se acepta esta descripción de un grupo, por lo menos, de adolescentes posmodernos, la misma no encaja demasiado claramente con la adolescencia frontal, combativa, descripta por Blos. Por el contrario, los jóvenes encuestados no sienten necesidad de rebelarse, no ven a sus padres como personas muy diferentes de ellos, no tienen problemas en ponerse de acuerdo respecto a una convivencia razonable, encuentran que están de acuerdo con la educación que recibieron y que la pondrían en juego con sus propios hijos, no sienten una "brecha generacional" que los separe de la generación anterior, sus discusiones familiares pasan por lo cotidiano no por un enfrentamiento ideológico, de hecho no hay ideología de la que se hable. Si bien pueden bajar a la calle por la defensa del medio ambiente o en defensa de la educación pública, en el micromundo familiar no presentan grandes batallas.
Estas apreciaciones sobre los adolescentes posmodernos se basan en encuestas realizadas sobre grupos de ellos. A partir de datos referidos a Francia, Françoise Dolto dice:
"El conflicto generacional ya no es lo que era. Los jóvenes huyen de los adultos, pero no se enfrentan con ellos”.
“Se rechaza, se critica a los adultos en bloque, y se tiene buena opinión de los padres o se les compadece por ser unas pobres gentes. La hostilidad abierta desaparece de los lazos familiares.”
Para Dolto la rebeldía ha sido suplantada por indiferencia, incomunicación:
“El problema es más bien la neutralización de las relaciones, el no-intercambio. Y lo que se hace es cohabitar. Se habla, sí, pero no se comprende o se piensa que no se puede comprender y que nada puede hacerse por los demás. Ya no hay deseos de comunicarse.”
Quizás este hablar sin comunicar tenga relación con el descreimiento en la palabra que surge como rasgo de la posmodernidad; no comprender a los demás puede entenderse como una manifestación del egoísmo, falta de interés por entender y acercarse al otro, y también por la falta de confianza en la razón, en la capacidad intelectual de comprender.
Pero esta falta de enfrentamiento generacional no sería inocua, por el contrario:
“Considero que esta neutralidad pasiva es quizá más grave que los conflictos violentos entre las generaciones. Lo contrario del amor no es el odio -el odio es lo mismo que el amor- sino la indiferencia, la neutralización de las relaciones, el silencio contra el que no se reacciona, considerando que está en el orden de las cosas de este mundo en declinación."
Y adjudica la responsabilidad de este hecho a la falta de estructuración de los adultos que actúan como padres, los cuales no permiten esa rebelión:
“En los hogares donde los adultos están más estructurados y más comprometidos, el fenómeno de la postadolescencia se produce menos, pues el modelo es apremiante y suscita reacciones de rechazo, el deseo de ver otras experiencias de encontrar un camino personal.”
De lo expresado por Dolto es importante remarcar un fenómeno relacionado con la esfera afectiva. Ella dice que el amor y el odio han sido suplantados por la indiferencia. Esto significa un aplanamiento de los sentimientos, donde antes había cimas y abismos ahora hay solamente una planicie infinita. Este hecho fue señalado también desde un ángulo muy diferente por Konrad Lorenz, quien denominó al fenómeno "la muerte en vida del sentimiento". Y en esa planicie se esfumó la brecha generacional.
De todos modos, la falta de enfrentamiento entre generaciones basado en diferentes concepciones de la vida, no parece haber anulado la hostilidad totalmente. La misma autora refiere desprecio y maltrato hacia los padres por parte de los adolescentes los que llegan al punto de engendrar miedo en la generación mayor. La agresividad no estaría dirigida a dirimir diferencias ideológicas, sino que sería una expresión lisa y llana de maltrato, vacío de ideas. Los datos aquí reunidos se refieren a adolescentes norteamericanos y europeos.