try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

TITCHENER Y WUNDT



TITCHENER Y WUNDT.

Nacido en Inglaterra fue a estudiar a Leipzig, Alemania con Wundt, encontrando que el cientificismo alemán encajaba también con su temperamento disciplinado y riguroso, adoptó los lineamientos de la corriente alemana y fue seguidor de las ideas de Wundt.

Para Wundt y Titchener la psicología estudia el mundo con referencia al sujeto que lo experimenta. El objeto de la psicología es la experiencia dependiente del sujeto.
“la experiencia que depende de un sujeto experienciante” Titchener.

Con este planteo la psicología queda completamente alejada de lo especulativo filosófico para acercarse a un campo más natural y físico donde los contenidos se pueden observar y describir.
Esta experiencia vivida por el sujeto se pone en primer plano y constituye la consciencia que el sujeto tiene de un momento dado.

La conciencia es la suma total de procesos mentales que ocurren en cualquier momento dado.
El espíritu es la suma de los procesos mentales que ocurren durante toda la vida de un individuo.

Wundt trató de distinguir la experiencia como objeto de estudio de la psicología, de la experiencia como objeto de estudio de la física. Para esto diferenciaba entre experiencia inmediata y mediata. La experiencia inmediata sería la que tiene el sujeto en forma directa a través de una sensación  y sería su experiencia psicológica y la mediata sería la experiencia física que explica la primera. Pero para Titchener la diferenciación de los objetos de estudio se limitaba a su dependencia o no del sistema nervioso de un sujeto.
Fundamentalmente se trató de diferenciar la psicología de otros campos para que pudiera adquirir un lugar propio. Específicamente se trataba de diferenciarla de la metafísica, del simple sentido común y de un mero interés utilitario para consuelo de “almas enfermas”.
Titchener afirmaba que la tarea de la psicología era descubrir hechos relativos a su objeto y comprenderlos, que su interés debía ser comprender el espíritu humano general y no modificarlo o corregirlo, ni tampoco las diferencias individuales.