try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Teorías de Freud: Angustia



Angustia.

Asimilada a «algo sentido» (etwas Empfundenes) del orden del displacer, la angustia es para

Freud un estado de afecto (Affektzustand) provocado por un aumento de excitación que
tendería a aliviarse a través de una acción de descarga. Hay acuerdo en señalar en Freud dos
teorías de la angustia, según se piense su procedencia a partir de un exceso de energía libidinal
no liquidada, o bien se la defina como aquello que le indicaría al yo la inminencia de un peligro.
Derivada del tratamiento de pacientes histéricas y del interés suscitado por la neurosis de
angustia, la primera teoría recurre a una explicación esencialmente económica, mientras que la
segunda remite a una explicación dinámica. En efecto, es la tendencia a considerar al yo como el
único lugar de la angustia lo que lleva a Freud a alejarse de la concepción que la relaciona con la
descarga directa de una cantidad de libido no utilizada por aquél. Después, y en la línea de los
aportes de la segunda tópica, sin negar sin embargo que la angustia puede provenir de una
transformación directa y actual de la libido, Freud la considerará cada vez más como la marca
histórica de las tendencias a través de las cuales se manifiestan el impacto del traumatismo, los
avatares de la relación de objeto y el malestar de un yo víctima de las vacilaciones de su
integridad.
Así, en la conferencia 32º, «Angustia y vida pulsional», de 1932, Freud dice: «Al estudiar las
situaciones peligrosas, comprobamos que a cada período del desarrollo le corresponde una
angustia propia; el peligro del desvalimiento psíquico coincide con el primer despertar del yo; el
peligro de perder el objeto (o el amor), con la falta de independencia que caracteriza la primera
infancia; el peligro de la castración con la fase fálica y, finalmente, la angustia ante el superyó
-que ocupa un lugar particular-, con el período de latencia.» De modo que la angustia parece
basarse en situaciones prototípicas cuya reactivación de orden traumático indicaría una
insuficiencia de elaboración psíquica.