try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

La alexitimia centrado en la defensa, alexitimia secundaria



La alexitimia secundaria sería una reacción transitoria específica que acompaña o permanece tras una situación de enfermedad orgánica, un traumatismo importante o determinadas situaciones de conflicto en cualquier sujeto, que puede desaparecer cuando la situación remite (alexitimia secundaria aguda) o puede ser un estado permanente en pacientes cuya enfermedad o cuyo traumatismo tiende hacia un desarrollo crónico (alexitimia secundaria crónica) (Otero, 1999).

Desde el modelo etiológico de la alexitimia centrado en la defensa, McDougall (1991) considera a la alexitimia, en sus estados graves, no necesariamente como una anomalía o déficit, sino como una defensa, que estaría destinada a evitar la fantasía primaria de intrusión o abandono, o el retorno a un estado traumático de desvalimiento o desesperanza en el que la existencia psíquica es sentida como algo amenazador. Mediante mecanismos de defensa, tales como la escisión e identificación proyectiva, el psiquismo trata de hacer frente a temores primitivos de aniquilación o pérdida de ser, que están más cercanos a la psicosis que a la neurosis. Este es el modelo etiológico de la alexitimia basado en la defensa.
La autora propone la siguiente hipótesis: “las fantasías aterradoras que no encuentran salida por el lado de los sueños se bloquean por no tener la psique acceso a las palabras que podrían expresarlas, precisamente porque están asociadas a experiencias precoces ocurridas antes de la adquisición de la palabra. Las palabras que podrían hacerlas decibles en la vida cotidiana y en las sesiones analíticas están privadas de su verdadera impregnación afectiva y de valor simbólico. Cuando las palabras cumplen su función simbólica, resultan ser extraordinarios continentes para representaciones de ideas fuertemente cargadas de afectos. Cuando el sujeto dispone de ellas libremente, las palabras pueden permitir la descarga de un modo no devastador en el funcionamiento somático y en el actuar” (McDougall, 1991, pág.68).
Freyberger (1977) introdujo el término alexitimia secundaria a partir de la observación de características alexitímicas en pacientes con cáncer, en trasplantados renales y en enfermos ingresados en unidades de cuidados intensivos. Krystal (1997), sobreviviente que ha dedicado su vida profesional a las víctimas de la persecución nazi, afirma que, gracias al mecanismo de defensa de la alexitimia secundaria, pudieron sobrevivir psicológicamente al sadismo de los opresores.
La alexitimia secundaria sería un mecanismo de defensa, consistente en la negación de la fantasía y el afecto. Defensa que aparece a raíz de situaciones traumáticas.
Consecuencia de esta negación de la fantasía y del afecto resulta la pobreza interior, la falta de vivencia afectiva y la vulnerabilidad para somatizar las tensiones emocionales… (Moral de la Rubia y cols, 2001).