try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Diccionario de psicología social, letra G, Grupo familiar



GRUPO FAMILIAR
Conjunto de personas ligadas entre sí por constantes espacio-temporales y vínculos de parentesco, y articuladas por su mutua representación interna, que se propone explícita o implícitamente realizar una tarea que constituye su finalidad. La familia es la unidad primaria de interacción y sostén de la estructura social, y puede analizarse desde los puntos de vista psicosocial, sociodinámico e institucional.
 
Concepto.- La familia se define de la misma manera que grupo, sólo que deben agregarse a las constantes de espacio y tiempo, los vínculos de parentesco.
La familia "es el sostén de la organización social, unidad primaria de interacción que se establece sobre la base de un interjuego de roles diferenciados. Su carácter de estructura surge de la necesaria interdependencia de los roles correspondientes a la situación triangular básica, padre, madre e hijo, emergentes de las relaciones y diferencias funcionales y biológicas. Esta situación triangular básica y universal, con sus posibles variantes culturales, determina el modelo que seguirán las interrelaciones familiares".
"Cómo unidad básica de interacción, la familia aparece como el instrumento socializador, en cuyo ámbito el sujeto adquiere su identidad, su posición individual dentro de la red interaccional. La 'funcionalidad' y la 'movilidad' de dicha posición señalarán el grado y naturaleza de adaptación a ese contexto grupal, del que cada sujeto es 'portavoz'".
Así, "la tarea del grupo familiar es la socialización del sujeto, proveyéndole de un marco y un basamento adecuados para lograr una adaptación activa a la realidad en la que se modifica él y modifica al medio en un permanente interjuego dialéctico". Además, como estructura social básica, la familia es el modelo natural de toda situación grupal.
El mencionado carácter estructural del grupo familiar nos permite abordarlo también como unidad de análisis para el abordaje de la enfermedad mental, en el sentido de que podemos aproximarnos a él encarándolo como unidad diagnóstica, pronóstica, terapéutica y de profilaxis. En efecto, los aportes de la teoría guestáltica, las investigaciones de K. Lewin y las investigaciones del mismo Pichon Rivière permiten considerar a la enfermedad mental, no como la enfermedad de un sujeto sino como la del grupo familiar, desempeñando el enfermo el rol de portavoz.
Así, el principio general que considera Pichon Rivière es el que "todo sujeto que enferma psíquicamente es porque ha asumido un rol particular, y en cierta medida operativo, dentro del grupo familiar, al transformarse en el 'portavoz' y 'depositario de la ansiedad' del grupo. De esta manera, al adjudicarle el grupo familiar ese rol y asumirlo él, se consigue un efecto que puede expresarse como superación de la situación de caos subyacente".
"Creada la situación de 'estereotipo' funcionan también 'los mecanismos de segregación', de expulsión o alienación del paciente. Si esto se produce, el grupo cambia su forma y se estereotipa en el sentido de no admitir más al miembro segregado. El 'pronóstico' de la enfermedad de éste está principalmente en relación con la receptividad o no receptividad del grupo. Este suele organizarse para mantener fuera al paciente, realizando a veces verdaderos sacrificios con tal que se mantenga la segregación". La forma de encarar una tarea correctora de esta situación es a través del empleo de la técnica del grupo operativo.
 
Familia y grupo operativo.- La técnica del grupo operativo puede ser aplicada a los grupos primarios, tales como el grupo familiar, en cuyo caso la tarea consiste en curar a alguno de sus miembros. "La familia se organiza, mejor dicho se reorganiza poco a poco, con las características de un grupo operativo contra la ansiedad del grupo acaparada por su portavoz (el enfermo). Los roles se redistribuyen, adquieren características de liderazgos funcionales; los mecanismos de segregación que alienan al paciente disminuyen progresivamente; la ansiedad es redistribuída y cada uno se hace cargo de una cantidad determinada. Así, el grupo familiar se transforma en una empresa y el negocio que realiza es la curación de la ansiedad del grupo a través de uno de sus miembros. La envidia intra e intergrupal disminuye, observándose como cambio de buen pronóstico la aparición de reacciones de gratitud de ambos campos".
En suma, "el grupo es transformado, a través de la 'tarea' psicoterapéutica en un verdadero grupo operativo donde, en base a esclarecimientos progresivos, hay un reajuste en los roles, una mayor 'heterogeneidad' en sus miembros y una mayor 'homogeneidad' en la tarea".
"Las técnicas empleadas por el coordinador o terapeuta del grupo consisten en crear, mantener y fomentar la comunicación, que va adquiriendo un desarrollo progresivo en forma de 'espiral'. De esta manera el grupo aprende, se comunica, opera y se alivia de la ansiedad básica".
"El esclarecimiento familiar que sucede a veces en forma de "revelaciones" tiende a disminuír progresivamente el 'malentendido básico' existente en el grupo. Los sistemas referenciales, las ideologías, comienzan a tener una importancia particular en este análisis grupal; la reducción del 'índice de ambigüedad', debido a la resolución de contradicciones intragrupales ('análisis dialéctico'), constituye una de las tareas principales del grupo. El 'esquema de referencia' del grupo se realimenta ahora, se mantiene flexible, es decir, no estereotipado. La situación de rigidez o estereotipia de la conducta grupal enferma constituye el punto de ataque principal: allí se centra la tarea. El grado de estereotipia logrado por el grupo, después de la eclosión de una psicosis en su seno, configura el monto de resistencia al esclarecimiento y a la curación".
"En el proceso corrector de un grupo familiar, sean cuales fueren las características que éste presente (epileptoide, esquizoide, hipocondríaco) la operación se centrará en el abordaje del núcleo depresivo básico patogenético, del que todas las otras estructuras patológicas resultan intentos fallidos de elaboración".
 
Niveles de análisis.- Pichon Rivière cita a Kretch y Crutchfield, de quienes toma la idea de que la familia, como grupo primario, puede ser analizada en tres niveles diferentes (análisis polidimensional): los puntos de vista psicosocial, sociodinámico y institucional.
a) Desde el punto de vista psicológico o psicosocial, "los problemas típicos a estudiarse serían los siguientes: la conducta del individuo en función de su propio medio familiar, las reacciones de agresión y sometimiento en relación con diferentes tipos de autoridad familiar, el impacto que le significa el ingreso de nuevos miembros en la familia, sus creencias y actitudes como resultado de la educación y experiencias familiares. Los problemas de este tipo deben ser investigados estudiando el campo psicológico del individuo, vale decir, aclarando las nociones e ideas sobre su familia en conjunto y sobre cada miembro en particular (grupo interno)".
b) Desde el punto de vista de la dinámica de grupo o sociodinámico. Aquí, "se investigan los problemas concernientes a determinadas familias según determinadas circunstancias. Ejemplo: peligros exteriores que amenazan la felicidad de la familia, muerte o admisión de nuevos miembros en la familia que acarrean cambios en las relaciones de autoridad, prestigio, etc. Desde este punto de vista es importante medir los 'índices de rigidez o de maleabilidad' del grupo familiar".
c) Desde el punto de vista institucional, "los problemas típicos son los de la estructura de la familia en las diversas clases sociales (medio urbano, rural, clases adineradas, pobres); las transformaciones de la institución familiar debidas a crisis económicas, guerras, cambios de costumbres".
"El estudio de estos problemas se basa en la búsqueda de correlaciones entre los índices de la estructura de la familia y de la fuerza del patrimonio familiar por una parte, y los diversos índices de la situación económica, medio geográfico, matrimonios, nacimientos, etc., por otra. Estos tres niveles se complementan y están en una relación de dependencia recíproca, siendo imposible interpretar los datos recogidos en un nivel sin apelar a aquellos que se han obtenido en los otros".
 
Tipología.- Pichon Rivière toma como base una tipología familiar establecida por Mme. Mincowska, cuyas investigaciones permiten diferenciar en un extremo las familias epileptoides, en el otro las familias esquizoides, y entre ambas, una serie de situaciones intermedias entre las que figura la familia hipocondríaca. Esta clasificación se basa en los diferentes grados de aglutinación, dispersión y disolución de los vínculos intergrupales que es posible observar en los grupos familiares.
a) Familia epileptoide.- La tendencia a la aglutinación aparece como predominante. La familia del tipo epileptoide "elude el desplazamiento, está apegada a la tierra, sus integrantes no emigran o, si se impone el abandono del lugar natal, lo hace el grupo en su totalidad. La estructura familiar es cerrada, rígida, acepta con mucha dificultad el ingreso de un nuevo integrante, el que es ubicado siempre en un status inferior. (En las familias rurales de tipo epileptoide el yerno o la nuera desempeñan siempre las tareas más duras). Los roles son fijos, estereotipados".
"En las situaciones de duelo se hace más notoria la viscosidad del grupo epileptoide: ante la pérdida parecieran aglutinarse con mayor intensidad, y hasta plásticamente es más perceptible este proceso ya que el luto en una familia epileptoide parece más negro y los rituales funerarios más parsimoniosos y lentificados".
"En las fiestas, la familia epileptoide muestra una excitación contrastante con su viscosidad habitual. El epiléptico presenta un umbral bajo de reacción ante el alcohol (alcoholismo patológico). El estallido de un conflicto, con características de violencia súbita y desproporcionada, es un rasgo habitual en las fiestas de las familias epileptoides. En estas situaciones no es raro que el conflicto culmine en un crimen. Estudiando las características de dicho conflicto, observamos que tiene una historia dentro del grupo, historia que, al ser reactivada por algún factor desencadenante, determina el estallido".
"En un grupo que presenta rasgos epileptoides, la labor terapéutica tenderá a promover la discriminación, la toma de una distancia óptima, el esclarecimiento de los malos entendidos y la ruptura de un esterotipo viscoso, según el cual cada integrante es para el otro su propiedad privada".
b) Familia esquizoide.- Al revés que en las familias epileptoides, estas familias presentan una tendencia a la disociación progresiva de los vínculos y a la dispersión. La unidad familiar "es escasa, casi nula. Sus integrantes emigran frecuentemente, rompen la comunicación y desconocen la nostalgia. El arquetipo o modelo de conducta es el pionero, el aventurero, que pierde contacto con su familia, que no escribe. Esto se debe, en realidad, a la intensidad de la internalización, que le permite mantener un diálogo con sus objetos internos, experimentando así una cercanía interior que le impide vivenciar su soledad".
"Al encararse el tratamiento de un grupo familiar con rasgos esquizoides, se apuntará particularmente al establecimiento de una eficaz red de comunicación, para lograr una mayor integración".
c) Familia hipocondríaca.- Posee características "relativamente similares al grupo epileptoide en cuanto a la viscosidad. El personaje central de este grupo, en torno del cual se estructura la red de comunicación, es la enfermedad. Los integrantes establecen entre sí vinculos de características particulares, dándose una codificación en términos de órganos".
"Resulta importante señalar las posibilidades de contaminación que ofrecen estos grupos familiares hipocondríacos, en el sentido de que por su frecuentación pueden reactivar núcleos hipocondríacos latentes en todos nosotros, núcleos que tienen su origen en una posición no esclarecida ante la propia muerte".