try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Diccionario de psicología social, letra H, horizontalidad y verticalidad



HORIZONTALIDAD / VERTICALIDAD
Conceptos que describen la doble dimensión de análisis del comportamiento en los grupos. La verticalidad es todo lo referido a la historia personal del sujeto, mientras que la horizontalidad es el proceso actual que se cumple en el aquí y ahora en relación con la totalidad de los miembros. En el portavoz se articulan ambas dimensiones, encaje que permite la emergencia del material que debe ser interpretado.
 
Concepto.- El portavoz de un grupo no habla solamente por sí mismo (es decir, únicamente en relación a su historia personal), sino también y al mismo tiempo habla por todos (y de aquí la denominación de este rol); es decir, en él se conjugan la verticalidad y la horizontalidad. La verticalidad está en relación con el pasado del sujeto integrante del grupo, mientras que la horizontalidad, con el presente del acontecer grupal.
Ambos niveles no son independientes. "El portavoz puede desempeñar su rol en virtud de que se da en él una articulación entre su fantasías inconcientes, fantasías que sigue un modelo primario [verticalidad], y el acontecer del grupo en que se inserta [horizontalidad]. Ese encaje permite la emergencia del material que debe ser interpretado. La interpretación tomará entonces esos dos elementos: el vertical y el horizontal".
Más concretamente, "las necesidades, las ansiedades y las fantasías enunciadas por el portavoz y su manera de formularlas hacen referencia a su historia personal, en tanto que el hecho de que las formule en un momento dado del acontecer grupal, señala el carácter horizontal del emergente". Desde ya, el portavoz no es por lo general conciente que está hablando por todos, es decir, que está refiriéndose al acontecer grupal actual (horizontalidad): normalmente cree estar expresando algo propio, del orden de la verticalidad. La interpretación, precisamente, mostrará esta relación entre lo expresado por el portavoz a título personal, y lo que acontece grupalmente.
Por ejemplo, durante una sesión grupal, se arma una conversación donde todos hacen comentarios y bromas acerca de la secretaria del terapeuta. En determinado momento, dentro de la misma sesión, el portavoz comienza a relatar una noticia del día anterior, donde un esposo despechado sorprende a su esposa con el amante y lo mata.
El relato del portavoz guarda relación, indudablemente, con conflictos de su historia personal, es decir, con la verticalidad, pero la interpretación del terapeuta no apuntará en esa dirección sino hacia el acontecer grupal: el portavoz, con su relato, no hace más que denunciar qué es lo que en ese momento está ocurriendo en el grupo: a través de los comentarios y las bromas acerca de la secretaria, los integrantes están expresando sus celos fundados en el común denominador de la fantasía inconciente según la cual el terapeuta quiere más a la secretaria que al grupo. También, están expresando sus deseos de matarla, del mismo modo que, en el relato del portavoz, el esposo engañado mata al amante.
Así pues, lo vertical tiene que ver con lo individual del sujeto, y lo horizontal con lo compartido, con el común denominador que unifica a los integrantes del grupo. Tales rasgos compartidos, cuando son de naturaleza inconciente, son llamados por Pichon Rivière modelos universales del grupo o fantasías básicas universales.
"Lo vertical de cada sujeto, sus circunstancias personales, lo colocan en disponibilidad para establecer la 'falsa conexión', actualización o analogía emocional, operándose un proceso transferencial. Esta disponibilidad lo convierte en el sujeto apto para desempeñarse conmo portavoz de un conflicto, que es vivido como propio pero que denuncia a la vez lo conflictivo de la situación interaccional y la relación con la tarea grupal".
Esta doble dimensión del comportamiento, horizontalidad y verticalidad, se puede comprender a partir de una psicología dinámica, histórica y estructural, alejada de la psiquiatría tradicional que sólo atiende lo fenoménico y descriptivo, es decir, que sólo atiende la dimensión horizontal, o aquí y ahora del acontecer grupal.