try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Rol que dempeña el adolescente, roles que asigna a sus padres y grupo de pares



Los roles que asigna el adolescente a sus padres y adultos en general son roles antagónicos, los cuales encarnan figuras de autoridad desafiadas y que no comprenden su condición, entre tanto, el grupo de pares poseen roles positivos los cuales generan apoyo confianza y respeto.
Estos roles paternos son referidos directamente a la autoridad y represión, concibiendo a los padres como figuras que castigan y prohíben, ocultando por momentos el aspecto cuidador y continente que estos desempeñaron hasta hace poco tiempo y que aún pretenden tener. (CAIDA DE LA OMNIPOTENCIA PARENTAL)
Entre tanto los pares, compañeros y amigos son investidos de roles positivos y cómplices, con posibilidad de acompañar y comprender el comportamiento y pensamiento que el sujeto adolescente tiene y que lo pueden ayudar cuando este lo necesite.
Sin embargo los roles propios y que asigna el adolescente a los demás no se dividen únicamente en roles positivos o negativos, ni en los que invisten a los padres y pares, también existe la distinción de lo masculino y femenino en los roles. (RENUNCIA A LA BISEXUALIDAD DE LA INFANCIA, de la oposición fálico - castrado a la oposición femenino - masculino)
La distinción de lo masculino y lo femenino en cuanto a los roles puede ser explicada desde Grinberg. Para este autor: “El hombre sueña “contenidos” dispuestos a “meterse en”, y en las mujeres sueñan “continentes” dispuestos a “recibir a”, como expresión de sus respectivas fantasías inconscientes del esquema corporal, tendencia sexual y rol social”.
De esta forma el hombre amparado en su rol social desempeña papeles impositivos, mostrándose fuerte y dominante, entre tanto la mujer se deja percibir como más sumisa y dispuesta a recibir, en otras palabras más continente.
En las fantasías inconscientes es donde se desvela la distinción que tiene que hacer el sujeto de lo masculino y femenino y sus determinados papeles. Esta distinción es interna en cuanto se somete a perder la bisexualidad (El concepto de bisexualidad infantil trabajado a  partir de la teoría desarrollada por Aberastury y Knobel en su texto: “La Adolescencia Normal”, se refiere a que el sujeto en sus años infantiles posee una bisexualidad dada por el no asumir aún una sexualidad genital determina y un rol completo masculino o femenino, por tanto aún posee comportamientos que pueden ser comunes a ambos sexos. Esta bisexualidad no se refiere a la elección de objeto sexual, sino, más bien a las funciones, roles y características psíquicas de cada sexo.) que lo acompañaba desde sus años infantiles y que lo hacía estar más allá de lo masculino y femenino y por lo tanto no verse guiado a escoger una compañía del sexo opuesto. (EL ENCUENTRO CON EL OTRO SEXO ES SENTIDO COMO TRAUMÁTICO, DA CUENTA DE LA CASTRACIÓN, DE LA FALTA)