try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Salud mental e higiene mental



Salud mental - Higiene mental (considerar como conceptos sinónimos el de "salud mental",que tácitamente se contrapone al de enfermedad mental, y el de "higiene mental"): Término utilizado en Psicología para definir un concepto de vida basado en preservar la salud mental de las personas.

La Salud Mental es parte indivisible de la salud y bienestar de los humanos, bienestar que resulta de la interacción de la persona con ambiente natural y social. Es así que la salud mental se encuentra indiscutiblemente ligada a las condiciones socioeconómicas y culturales. Salud mental:  el estado de equilibrio entre una persona y su entorno socio-cultural. Cuando nos referimos a la higiene mental (o salud mental), ya no estamos hablando simplemente de los problemas relacionados con la enfermedad mental, sino de un concepto que trasciende en mucho el campo de la psiquiatría médica, para abarcar todas las acciones médicas y político sociales tendentes a modificar los diferentes sectores que integran la estructura social (salud, vivienda, trabajo, educación, acceso a la cultura, acceso al ocio y la recreación, derechos humanos, etc.) con el objeto de hacer prevención primaria de la salud y promover el bienestar bio-psico-social de los individuos que integran una estructura social. Dos diferentes fenómenos psicológicos que perturban a la población: Los Fenómenos Psicopatológicos que aquejan a los individuos que enferman mentalmente, los cuales son producto de una multicausalidad dialéctica (bio-psico-social) e implican un cambio cualitativo de la actividad psíquica.

En este campo las acciones de Salud Mental tienden fundamentalmente a la PREVENCIÓN SECUNDARIA Y TERCIARIA: buscando recrear las instituciones psiquiátricas, tratan de evitar las internaciones prolongadas, privilegiando organismos extra-hospitalarios como el hospital de día o los servicios de atención domiciliaria, efectuar estudios epidemiológicos y por sobre todas las cosas lograr la rehabilitación y reinserción social y laboral del enfermo. Este es el aspecto de la higiene mental que se ocupa de la psicopatología y del hombre enfermo mentalmente. Digamos que es la dimensión psiquiátrica de la Salud Mental.

El otro fenómeno psicológico que afecta a la población, son los Fenómenos Psico-sociales, que perturban a todos los hombres enfermos o nó, y que resultan de las condiciones sociales de existencia en la sociedad industrial moderna. Esta es la dimensión psico-social de la Salud Mental, que va mucho mas allá del campo de la psiquiatría médica y que centra su atracción en la PREVENCIÓN PRIMARIA de las enfermedades, a través del desarrollo de las acciones de salud y político sociales. Para hablar del concepto de salud mental es menester hacer referencia primero al concepto de salud propiamente dicha, que etimológicamente viene del latín salus, entendida como “el estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones”. “El concepto de salud esta perdido, porque no puede ser utilizado como único ni como uniforme, se lo debe relacionar con los aspectos individuales de cada persona”. La salud no es solamente la ausencia de enfermedades sino la resultante de un complejo proceso donde interactuan factores biológicos, económicos, sociales, políticos y ambientales en la generación de las condiciones que permiten el desarrollo pleno de las capacidades y potencialidades humanas, entendiendo al hombre como un ser individual y social. La atención de la salud se ha centrado más en la recuperación y/o rehabilitación de la enfermedad, que en la prevención de los factores de riesgo y la promoción de conocimientos, hábitos y estilos de vida que permitan y condicionen un desarrollo más saludable de las personas. Por ello se llegó a considerar que una respuesta integral a los problemas de salud debe ser transdisciplinaria, haciendo una autoevaluación de sus enfrentamientos; esto porque se toma a la salud como consecuencia condicionante del desarrollo integral (Levav, 1992). La salubridad de los hábitos psíquicos se cierne hacia adentro, como puedan ser el manejo del pensamiento positivo y la imaginación creativa, produciendo equilibrio interno. Otros comportamientos tienen carácter psico-social, tales la catarsis emocional y la valoración positiva de rasgos propio y ajenos, que resulta confirmatoria de la valía de cada persona, necesaria para poder integrar autoestima y aun configurar la identidad personal. Cuidar la higiene mental es una labor personal diaria, un hábito que hemos de adquirir y una responsabilidad para con nosotros mismos y cuantos nos rodean. Se habla de salud mental en los ámbitos clínicos,sociales,culturales. En el ámbito clínico, por mucho tiempo se ha homologado el concepto de salud mental con el concepto de enfermedad mental, así cuando se piensa y planifica en salud mental, las propuestas y proyecciones empiezan y terminan en enfermedad mental; también se han utilizado los criterios de la medicina tradicional para referirse a la salud mental (Dávila, 1994). En la psiquiatría se considera que la salud mental “es el estado de equilibrio y adaptación activa y suficiente que permite al individuo interactuar con su medio, de manera creativa, propiciando su crecimiento y bienestar individual, y el de su ambiente social cercano y lejano, buscando mejorar las condiciones de la vida de la población conforme a sus particularidades. En psicología cuando se habla de salud mental se la entiende como un “estado relativamente perdurable en el cual la persona se encuentra bien adaptada, siente gusto por la vida y esta logrando su autorrealización. Es un estado positivo y no la mera ausencia de trastornos mentales”. También se considera un estado normal del individuo. La salud mental tiene que ver con la vida diaria de todos, se refiere a la manera como cada uno se relaciona con las actividades en general en la comunidad; comprende la manera en que cada uno armoniza sus deseos, anhelos, habilidades, ideales, sentimientos y valores morales con los requerimientos para hacer frente a las demandas de la vida. La salud mental depende de: cómo uno se siente frente a sí mismo, cómo uno se siente frente a otras personas, y en que forma uno responde a las demandas de la vida. En cuanto al ámbito social se habla de salud mental comunitaria que implica el desarrollo general de los aspectos psicosociales y conductuales, la percepción de la salud y la calidad de vida por parte de la población, la forma con que se cubren las necesidades básicas y se aseguran los derechos humanos y la atención de trastornos mentales. El movimiento de la salud mental, entendida muchas veces como higiene mental, se inició con el intento de reintegrar a las personas curadas a su vida normal. Se originó con William James y Meyer, quienes implantaron la Higiene Mental en los Estados Unidos. Su propósito era cuidar del enfermo mental y emocional, mejorar el tratamiento y clarificar el papel desempeñado por la perturbación psicológica y mental en la educación del niño, el trabajo, los negocios y la criminología. La higiene mental ganó terreno internacional con la obra de J.R. Rees en el 1º Congreso Internacional sobre Higiene Mental en 1985 que fue cuando se fundó la Federación Mundial para la Salud Mental. Actualmente la Salud Mental ha logrado ser una ciencia multidisciplinaria, se ha desarrollado la psiquiatría social sobre los fundamentos de Freud y Meng. Los objetivos que ha tenido la Higiene Mental se pueden resumir en: el desarrollo de la capacidad de autodescubrimiento; la lucha por la auto-afirmación; otorgar a otras personas el mismo valor que uno reclama para sí; el desarrollo de la capacidad de amar; la ejecución de las funciones normales; la capacidad de emitir juicios apropiados. la salud mental mucho tiempo se ha confundido en la psiquiatría en cuanto a su campo de acción, reducida al ámbito de la enfermedad mental; fácilmente se la extendió en el mismo encuadre, considerándola como un mecanismo de control y poder, para luego, en otro contexto demandarla como algo que pertenece y que es obligación de los demás o de los encargados el proporcionarla o devolverla, sin importar cual el uso o manejo que se hizo de ella, o que factores son imprescindibles para su implementación, manutención y desarrollo. En este sentido la salud mental es entendida como un proceso activo de adaptación permanente, tanto a requerimientos del medio interno como a los requerimientos del medio físico y social. Salud Mental en Psicología Fenomenológica – Humanista - Existencial. Es importante para el hombre una mirada interior, en la cual se busca el retorno a las cosas mismas, tomando como guía a la intuición fenomenológica; esto también para reconstruir el mundo interior de uno mismo. De esta manera la persona puede autocomprenderse y ser autónoma. El hombre es un ser espiritual que se inicia con la realización moral, se desarrolla cuando trasciende y se consolida en las obras concretas que realiza. Este ser espiritual se sirve del cuerpo para lograr su proyecto de vida. El ser humano está en una constante actualización, tiene una tendencia innata hacia los niveles superiores de su salud y realización personal. Esta tendencia es la naturaleza intrínseca del hombre que incluye la tendencia a sobrevivir, a desarrollarse corporal y espiritualmente, a amar, a la satisfacción de sus necesidades, a la sexualidad, al reconocimiento del yo, a la trascendencia, a la actuación creadora, a la autorrealización, a la integración y mantenimiento del orden interno. El hombre que se realiza procura hallar el sentido de su vida, se contempla a sí mismo para comprender el significado de su vida, vive su aquí y ahora, su presente auténtico es el instante, se atreve a ser él mismo, puede realizar todo lo que es y lo que puede ser, tiene la condición de autocomprenderse, autodeterminarse, ser autónomo, reconoce sus límites, es congruente, ve el sentido de encontrarse con el otro, tiene valores, vivencia sus experiencias y se abre a ellas, acepta su responsabilidad sobre sí mismo, siendo realista, se desarrolla en una unidad del cuerpo, alma y espíritu, se explora a sí mismo. El ser humano se sirve del cuerpo para llegar a sus objetivos o a su plena realización.La autorrealización es continua y es tomar decisiones como una opción de crecimiento, implica dejar que el sí mismo emerja con la responsabilidad de mirar dentro. El ser humano tiene libertad de elegir, esta elección es activa y responsable. En la libertad el hombre se busca a sí mismo, puede elegirse a sí mismo, el hombre decide su propio destino, él es aquello que proyecta ser. Toda elección realizada por el hombre es una expresión de la búsqueda de su autorrealización. Cuando el hombre actúa con libertad puede realizar sus propios valores y puede autodeterminarse. Si se acompaña a la libertad con acción entonces se convierte en una elección existencial. Por otro lado en esta libertad el hombre reconoce sus límites. La sociedad sana es en la que todos los individuos pueden alcanzar un alto nivel de autodesarrollo, sin limitar la libertad del otro. La persona gana libertad a través del papel que se le deja desempeñar en su sociedad.El hombre es también un ser-en-el-mundo y un estar-en-el-mundo, que significa convertir el mundo en proyecto de las acciones y de las actitudes posibles del hombre. El mundo es una representación de la realidad. Las cosas del mundo son utensilios en función del proyecto humano. Encontrando una relación entre cuerpo y mundo, uno se encuentra a sí mismo. Consagrarse a la contemplación del mundo implica que uno se diluye con ellos en cuerpo y alma en sus relaciones espiritual-intelectuales. Haciendo un intento por llegar a un concepto que unifique las tres áreas (psicología fenomenológica, humanista, existencial) se puede decir que la salud mental es o existe: cuando el ser humano a través de la observación fenomenológica de sí mismo; intencionalmente, intuitivamente y dejándose dirigir por la tendencia innata actualizante, llega a ser consciente de su ser. Por esta conciencia de sí mismo percibe que esta arrojado en el mundo y que su fin es la muerte; su experiencia anticipatoria de la muerte, no le permite verse aprisionado por las posibilidades mundanas; sino que se percata de su poder de elección, y ve que puede elegirse a sí mismo, ser libre y empezar a actuar para ser lo que es. Esta libertad activa lleva al hombre no solo a transformarse a sí mismo, sino también al mundo y a la sociedad. Salud Mental de acuerdo a la OPS/OMS. La Organización Mundial de la Salud intenta dar un enfoque multidisciplinario respecto a la salud mental, integrando aspectos psiquiátricos, psicológicos y sociales. La salud mental es la actividad de la conciencia, es afectividad, autovaloración personal y actividad de grupo, es voluntad, inteligencia, memoria, atención, pensamiento. La salud mental es parte integral e íntegra de la salud humana, es la esencia que determina el ser. En su Constitución, la OMS (Levav, 1992), define la salud mental como un estado de completo bienestar físico, mental y social. En el área de psiquiatría todavía están los que afirman que la salud mental es la ausencia de enfermedades, aquellos que se atienen a los criterios tradicionales de la medicina en cuanto a salud y enfermedad y protegen la salud mental diagnosticando y tratando las enfermedades mentales. Consideran que la prevención y el tratamiento de los trastornos mentales son problemas estrictamente médicos. Tres principios básicos ha propuesto la O.M.S. para el estudio de esta dimensión social de la Salud Mental: La vida mental es la que da valor a la existencia de los individuos. Las acciones de salud deben tener esto en cuenta. La aplicación de los conocimientos provenientes del dominio de la Salud Mental puede mejorar el conjunto de las acciones de salud. Los trastornos mentales y neurológicos pueden ser prevenidos o tratados, y las incapacidades que de ellos resultan, pueden ser evitadas o reducidas. La atención de salud mental debe considerarse parte de las actividades que se engloban bajo el tratamiento de las enfermedades comunes, y por tanto, es un elemento esencial de toda atención primaria adecuada. La salud mental debe ser objeto de especial interés en todos los aspectos de la acción sanitaria y es un elemento importante de la atención primaria de salud. La concepción de salud mental y su aplicación ya trascienden ampliamente al modelo médico clásico y se integran con el aspecto psicológico y social. El concepto de Salud Mental que privilegia la dimensión social del mismo, exige un equipo de Salud Mental interdisciplinario que privilegie, igualmente, la participación no solo de psiquiatras y psicólogos, sino de sociólogos, antropólogos, terapistas ocupacionales, asistentes sociales, educadores, juristas, arquitectos, urbanistas y todo profesional relacionado a la vida social. La salud mental es el estado que permite el desarrollo óptimo de cada individuo en el orden físico, intelectual y afectivo, en la medida en que es compatible con el desarrollo de otros individuos. Es deber de la sociedad permitir a sus miembros ese desarrollo, asegurando a la vez el desarrollo de la sociedad misma. El hombre mentalmente sano es el hombre productivo, que sostiene con el mundo una relación amorosa y usa su razón para aprehender objetivamente la realidad; el que se siente como una individualidad singular sin dejar de sentir su solidaridad con el prójimo, el que no deja de nacer mientras vive y considera la vida como el más precioso de los dones que ha recibido. La salud mental comunitaria depende de la relación del desarrollo general con los aspectos psicosociales y conductuales, la percepción de la salud y la calidad de vida por parte de la población, la forma con que se cubren necesidades básicas y se aseguran los derechos humanos, y la frecuencia y la atención de los trastornos mentales.Este campo de la salud mental se refiere a las calidades y las modalidades de la vida de las personas como integrantes de agregados sociales que van desde las familias a los grupos organizados y las clases.Dentro de la comunidad se debe coordinar la educación para la salud mental, con el fin de atender las necesidades de esta, para elaborar estrategias y programas para el tratamiento y la rehabilitación de los pacientes con problemas de salud mental que vivan en la comunidad y hacer participar a los dirigentes de la comunidad en las actividades de salud mental. La atención de la salud del paciente es percibida como una responsabilidad compartida entre el médico,el paciente, la familia y otras figuras significativas. El paciente que antes era pasivo, ahora es considerado agente activo en al atención de su salud, capaz de tomar decisiones trascendentes en relación en el uso de sus habilidades para administrarse cuidados.El individuo es visto ahora como agente activo que hace sus propias elecciones. Tiene el propósito de acrecentar el conocimiento de sí mismo y de su desarrollo personal. La OMS sugiere que cada país establezca políticas y programas de salud mental fomentando la aplicación de conocimientos de salud mental en la asistencia sanitaria general,el desarrollo social y el mejoramiento de la calidad de vida;estimulando la participación de la comunidad en el desarrollo de servicios de salud mental y fomentando el espíritu de autoayuda. La política definida de salud mental debe tener tres componentes esenciales: opciones y orientaciones establecidas según prioridades; adopción de estrategias orientadas al logro de objetivos aceptados de común acuerdo y renovación continua de dicha política de acuerdo a los resultados obtenidos, las modificaciones en el contexto social y los nuevos conocimientos. El éxito del campo de la salud mental sería su inclusión en acciones integrales de salud. Las formas manicomiales y segregativas,de asistencia asilar de las problemáticas tradicionalmente abordadas por la psiquiatría ha de reemplazarse por un modelo de atención psiquiátrica que proponga una asistencia que priorice la atención ambulatoria por sobre la internación, y desarrolle dispositivos alternativos tendientes a producir las acciones necesarias para que los sujetos con padecimientos psíquicos desarrollen sus vidas en contextos sociales y comunitarios, respetando sus derechos y autonomía. Un punto en común en el cual coinciden los expertos es que "salud mental" y "enfermedades mentales" no son dos conceptos opuestos, es decir, la ausencia de un reconocido desorden mental no indica necesariamente que se tenga salud mental. O.P.S.(Organización Panamercana de la Salud):es un organismo internacional de salud pública con 100 años de experiencia dedicados a mejorar la salud y las condiciones de vida de los pueblos de las Américas. Goza de reconocimiento internacional como parte del Sistema de las Naciones Unidas, y actúa como Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud. Dentro del Sistema Interamericano, es el organismo especializado en salud. O.M.S.(Organización Mundial de la Salud): especializado en gestionar políticas de prevención, promoción eintervención en salud a nivel mundial.