try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Las tendencias en el desarrollo de la conducta a grandes rasgos (Gesell - Amatruda)



Las tendencias en el desarrollo de la conducta a grandes rasgos:
Primer trimestre: el niño adquiere el control de sus doce músculos oculomotores.
Segundo trimestre (semana 16 a 28): logra el gobierno de los músculos que sostienen la cabeza y mueve brazos y manos. Hace esfuerzos por alcanzar objetos y los toma, transfiere y manipula. Su cabeza esta erecta y firme.
Tercer trimestre (semana 28 a 40): consigue el dominio del tronco y los dedos. Hurga y ase con pulgar e índice, se sienta y gatea.
Cuarto trimestre (semana 40 a 52): extiende su dominio a piernas y pies y descarta el apoyo accesorio para manos y dedos. Recoge una bolita con precisión adulta. Se para y camina sosteniéndose.
Segundo año: camina y corre; articula palabras y frases, adquiere control de vejiga y recto, además de un rudimentario sentido de la identidad personal.
Entre el segundo y tercer año: habla empleando oraciones; usa palabras como instrumento de pensamiento, muestra una positiva propensión a comprender su ambiente y a satisfacer las experiencias culturales impuestas por éste.
Cuarto año: formula innumerables preguntas; percibe analogías y despliega una activa tendencia a conceptuar y generalizar. Es prácticamente independiente en su rutina de la vida hogareña.
Cinco años: está bien maduro en el control motor. Salta y brinca. Habla sin articulación infantil. Puede narrar un cuento argo, prefiere jugar con compañeros y manifiesta satisfacción por sus ropas y por lo que es capaz de hacer.

Las etapas del desarrollo: etapas de madurez y tendencias al crecimiento. Las edades claves ocupan lugares prominentes en el diagnóstico evolutivo: representan las etapas básicas de maduración a las cuales es posible referir la conducta observada para producir una estimación. La descripción de cada edad clave provee una guía para definir el examen conductual, para identifica los modos  de conducta observados y para interpretar su significación evolutiva en función de pautas normales.