try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

El vocabulario de Michel Foucault. LETRA C: Conversión



El vocabulario de Michel Foucault. LETRA C.

Conversión
(Epistrophé, Conversion). Epistrophé platónica y epistrophé helenístico-romana. El objetivo común de las prácticas de sí es la conversión hacia sí mismo (HS3, 81). Se trata de un tema originariamente platónico (Foucault lo analiza a partir del Alcibíades I), pero que ha sufrido, como las prácticas de sí mismo en general, una importante reformulación en la época helenística. Además de diferenciar la epistrophé platónica de aquélla de la época helenística y romana, resulta necesario distinguirla también de la noción cristiana de metánoia (término que también se traduce por conversión). Foucault dedica a estas nociones la clase del 10 de febrero de 1982 del curso L’Herméneutique du sujet (197-219). En cuanto a las diferencias entre la epistrophé platónica y la helenístico-romana: 1) En Platón, el movimiento de la epistrophé tiene como objetivo desviarse de las apariencias. En este movimiento está en juego la oposición entre el mundo de las apariencias y el mundo del ser. En la epistrophé de la época helenístico-romana, en cambio, el movimiento de la conversión no se despliega entre dos mundos, sino en un espacio inmanente donde se distingue entre lo que depende de nosotros y lo que no depende de nosotros. 2) La conversión platónica implica el reconocimiento de la
propia ignorancia, para ocuparse de sí mismo; además, este ocuparse de sí implica la liberación del cuerpo. En la época helenística y romana, ocuparse de sí es también ocuparse del propio cuerpo. 3) En Platón, el encaminamiento hacia el ser se realiza a través del conocimiento. En la conversión helenístico-romana, el conocimiento ocupa un lugar importante, pero no fundamental. Epistrophé y metánoia. Respecto de las diferencias entre la epistrophé helenística y la conversión cristiana: 1) A diferencia de la metánoia cristiana, la epistrophé no implica un cambio brusco, sino un protegerse, un defenderse, un equiparse. Se trata de ser señor de sí mismo, de poseerse y gozar de la posesión de sí. 2) En el cristianismo, este cambio brusco implica el paso de la muerte a la vida, de las tinieblas a la luz. El objetivo de la epistrophé es el sí mismo, concebido frecuentemente como una fortaleza. Este sí mismo es pensado unas veces como ya dado; otras, como el resultado de una elaboración. 3) La metánoia está dominada por la renuncia a sí mismo; en la epistrophé, en cambio, no encontramos esta renuncia a sí mismo. La conversión es un replegarse hacia sí mismo, un retirarse (anachóresis) hacia sí. Véase: Anachóresis. Conversión de la mirada. Orientar la mirada, dirigirla correctamente, es un componente esencial de la conversión. También aquí tenemos que distinguir entre la conversión platónica de la mirada (ejercicios de conocimiento), la helenístico-romana (ejercicios de concentración) y la cristiana (ejercicios de desciframiento). Para Platón, la orientación de la mirada tiene como finalidad convertirse a sí mismo en objeto de conocimiento; en el cristianismo, la mirada se presenta como vigilancia de las imágenes, de las representaciones que pueden invadir y turbar nuestra alma; en la cultura helenístico-romana del cuidado de sí mismo, se trata de desviar la mirada de los otros y del mundo exterior. Así, en Plutarco, por ejemplo, nos encontramos con toda una serie de ejercicios anti-curiosidad: abrir el propio cofre (recordar lo que se ha aprendido), caminar mirando sólo hacia delante.
Epistrophê [40]: DE4, 356. HS, 197, 201-203, 207-209, 214-215, 218. HS3, 81.
Conversion [171]: AS, 145. DE1, 191, 524, 601. DE2, 145, 309. DE3, 70, 479, 512. DE4, 51, 356, 410, 675, 714-715. HF, 17, 35, 49-50, 84, 138, 405, 440, 449, 453, 533, 539, 620. HS, 17, 30, 82, 97, 99, 163, 172, 174, 183, 194, 197, 199-209, 215-216, 218, 221, 237-238, 242-243, 247, 249, 257, 277, 295-296, 301-302, 313, 315, 410. HS2, 220. HS3, 81-82. IDS, 70-71, 108, 149, 191. NC, 32, 148, 190. RR, 24, 27. SP, 125, 184, 214, 242.

Volver al índice principal de "El vocabulario de Michel Foucault. LETRA C"

Volver al índice principal de "El vocabulario de Michel Foucault"

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.