try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Pichón Rivière y el grupo operativo: Roles



Roles.

Cuando hablamos de la función del  portavoz en un grupo estamos aludiendo a uno de los posibles roles que los integrantes del mismo pueden asumir. Otros roles alternativos que pueden ser ocupados en la dinámica de los grupos operativos.
Esta noción puede ser estudiada desde diferentes perspectivas desde el momento que constituye un elemento articulador entre diferentes niveles, a saber: el sociológico, el interpersonal y el personal. En este sentido podemos ver que un rol (por ejemplo, el rol de maestro) es definido socialmente, o sea, es resultado de un consenso de tipo social. Pero al mismo tiempo, para que un rol se manifieste es necesario que sea asumido por una persona en particular (vale decir, quienes dan vida a los roles son las personas que lo ocupan). Con igual pertinencia podemos afirmar que la adjudicación de roles es el resultado de procesos de negociación interpersonal.

Cuando decimos que los roles son definidos socialmente, va implícita la idea de que los roles pueden cambiar en la medida que se modifique el consenso originario. De la misma manera, la asunción de un rol determinado brinda una autonomía relativa a quien lo desempeña: diferentes personas pueden representar un mismo rol y sin embargo hacerlo de manera distinta como resultado de sus estilos personales disímiles.  Este margen de libertad no obstante está limitado por el contexto interpersonal del cual surge, puesto que el rol no puede ser entendido sino como función del grupo y por lo tanto no puede reducirse a la conducta individual (de hecho no hay roles que puedan desempeñarse aisladamente: siempre se requiere un rol complementario en el contexto grupal).

De modo tal que el concepto de rol, en tanto desempeña una función de enlace entre niveles, no puede ser asimilado a un concepto rígidamente definido e inmutable, sino más bien debe ser pensado como el producto de una dialéctica entre sujeto, grupo y sociedad.

Etimológicamente, el término “rol” proviene de la palabra francesa “rôle” (rollo) que hacía referencia a las hojas enrolladas que utilizaban los actores medievales a modo de libreto.  La diferencia entre un rol dramático y un rol social radica en el hecho de que en la vida social los roles son vividos más que representados, aún cuando podamos plantear la discusión respecto a la relación entre el rol y la persona que lo asume.

A este respecto existen tres posiciones:

-la primera considera que los roles constituyen un aspecto externo de la persona; la verdadera esencia de ésta radica en un núcleo de valores internos. Esta es una posición de corte idealista.
-la segunda, de carácter opuesto, plantea que la persona es el conjunto de los roles
-por último, la tercera posición busca integrar los puntos de vista previos refiriéndose a una dialéctica entre rol y persona.

Según esta última concepción, cuando el rol asumido es coherente con el núcleo de valores y la dinámica psicológica del sujeto, hablamos, entonces, de personas “transparentes” en su rol (es decir, no están “enajenadas” en el mismo).
Cuando aparece una contradicción entre el núcleo de valores y el rol, en ese momento actuamos como un personaje y no como personas. En nuestra vida a veces actuamos como personas y otras como personajes.

En tren de precisar el concepto de rol, podemos distinguir entre el rol prescripto, que es el modelo de conducta socialmente institucionalizado, el rol subjetivo, o sea, la manera como cada uno entiende el rol que va a desempeñar, y el rol actuado, que se corresponde con la conducta propiamente dicha.

Asimismo es importante distinguir entre rol  y posición. Este último es un concepto estático que refiere al lugar que alguien ocupa en una estructura social o grupal. El concepto de rol, en cambio, es un concepto dinámico que depende de las expectativas y de la tarea que se lleva a cabo.

Ahora bien, desde la teoría pichoniana podemos definir al rol como un modelo organizado de conducta en una red de interacción, ligado a expectativas propias y de los otros.

En el grupo operativo hay tres roles prescriptos fundamentales:

-coordinador
-observador
-integrante

Respecto al rol de los primeros Pichon señala:

“El coordinador cumple en el grupo un rol prescripto: el de ayudar a los miembros a pensar, abordando el obstáculo epistemológico configurado por las ansiedades básicas. Opera en el campo de las dificultades de la tarea y la red de comunicaciones. Su instrumento es el señalamiento de las situaciones manifiestas y la interpretación de la causalidad subyacente. Se integra en un equipo con un observador por lo general no participante, cuya función consiste en recoger todo el material, expresado verbal y preverbalmente en el grupo, con el objeto de realimentar al coordinador, en un reajuste de las técnicas de conducción.”

Además de estos roles prescriptos, surgen entre los integrantes otros roles como resultado de mecanismos de adjudicación y asunción que operan en el acontecer grupal; estos mecanismos son fundamentales para Pichon dado que según su teoría el grupo se estructura sobre la base de un interjuego de roles.

Desde el punto de vista de la dinámica del grupo podemos distinguir los roles funcionales de los disfuncionales. Los roles funcionales son aquellos que crean cohesión, integración y facilitan la resolución. Los disfuncionales son los que crean obstáculos. Todos los integrantes pueden jugar alternativamente ambos tipos de roles. Asimismo podemos agregar los roles ambivalentes que conjugan ambos polos de la contradicción.

Además del rol de portavoz que mencionamos con anterioridad hay otros tres roles de importancia en el grupo operativo:

-el chivo emisario
-el líder
-el saboteador